¿Puede un cristiano ser petrista?

     

«cualquier cristiano es libre de pertenecer al partido que quiera y de apoyar al candidato que bien le parezca, entonces la respuesta de entrada podría ser sí, pero»


Dentro de los sectores cristianos, y en la opinión en general, no se entiende cómo algunos cristianos terminan apoyando a alguien como Gustavo Petro.

Ha sido el caso del supuesto líder cristiano Alfredo Saade, quien participó en la consulta para la escogencia del candidato presidencial del pacto histórico y más recientemente, el Senador del partido cristiano Colombia Justa y Libres, Edgar Palacio, quien al parecer estaría en conversaciones para entrar a esta campaña presidencial, según lo indica un trino del Senador Wilson Arias.

¿Esto significaría que los cristianos tienen cabida en el proyecto político de Gustavo Petro?, o que, ¿por ser un sector poblacional en época electoral se vuelve atractivo, sobre todo por los votos que mueve? Más allá del cálculo electoral, ¿el ideal cristiano concuerda con el petrismo? ¿un cristiano puede ser petrista?

A la hora del té, cualquier cristiano es libre de pertenecer al partido que quiera y de apoyar al candidato que bien le parezca, entonces la respuesta de entrada podría ser sí, pero el asunto de fondo son las graves contradicciones que suscita apoyar a alguien que en muchas ocasiones representa ideales totalmente contrarios a estas creencias.

Y ese debe ser el asunto de fondo a analizar, revisando la historia, no es la primera vez que los cristianos se ven atraídos por políticos e ideologías, les pasó a los cristianos alemanes con Hitler y a los creyentes americanos en la década del 60, con el comunismo.

De hecho, Martin Luther King Jr. el 30 de septiembre de 1962 en la iglesia bautista Ebenezer, desde el pulpito predicó un sermón llamado “¿puede un cristiano ser comunista?”, a lo que respondió: “¡no!, estas dos filosofías son diametralmente opuestas”.

Uno de los puntos que trató King en su mensaje y que nos puede dar luces, frente a la pregunta del título de este artículo es que, para señalar, por qué un sistema de pensamiento está mal y equivocado, se necesita saber lo que dice.

En ese sentido, podríamos hilar delgado e ir las raíces del pensamiento filosófico de las ideas de Petro, y solo encontraríamos comunismo, socialismo, y mucha ausencia de Dios (a Petro lo apoyan los sectores más radicales de la izquierda, partido comunista colombiano), pero sin ir así de lejos, solo es necesario fijar la mirada en lo que han venido proponiendo, y la manera en la cual actúa.

Falta a la verdad constantemente, su twitter está lleno de noticias falsas y mentiras, frente a lo que pasó con su hermano en la Picota, él mismo se ha contradicho. Habla de robar de frente, porque eso es la tal democratización de la tierra o el tomar las pensiones de los que ahorran en los fondos privados, genera constantemente odio.

Su vicepresidenta, que siempre tiene cara de brava, habla de deudas históricas y resentimientos, no defiende a los más vulnerables, porque apoya el aborto, su perdón es selectivo. A los que no piensan como él los lincha mediáticamente y se podría seguir así, porque la lista es larga.

Por eso, cualquier cristiano que asista a una iglesia regularmente, con solo abrir su biblia y comparar el actuar de Petro, podría responder de la misma manera que Martin Luther King respondió, ¡No!, no se puede ser cristiano y petrista, son dos cosas totalmente opuestas.


 

About the author

Luigi Parra Forero

Esposo . Papá. Economista. Maestría en Economía
@UNALOficial. Docente Universitario. Escritor. Menos Estado. Menos Impuestos. (#LOML)

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.