Promoción a la salud mental

Es una prioridad garantizar que la comunidad en cuarentena, no se esté viendo afectada, por un posible aumento de cuadros de estrés que pueden derivar después a trastornos de ansiedad y depresión; se debe recurrir a un profesional en psicología, como una medida preventiva que se tendría que contemplar desde ahora 

El panorama reciente que se presenta con la llegada del COVID-19, ha puesto sobre la mesa la importancia de invertir en la salud. A pesar de la preocupación por el coste que pueda representar en la economía, aún no se puede predecir cuál sería, entonces, el precio a pagar por el posible deterioro de la salud mental debido a un escenario que estaría surgiendo por la pandemia que nos afecta hoy.

La vida en cuarentena

En el mes de mayo, la OMS (Organización Mundial de la Salud)  advirtió sobre un posible deterioro en la salud mental derivado por el panorama poco alentador que provocaría el aumento, a largo plazo, en trastornos psicológicos. Es por esto que invitaban a gobiernos, a concientizar a la población, con el apoyo de los expertos, como parte de un servicio esencial debido a la magnitud de la crisis.

Para nadie es un secreto que el distanciamiento físico es una medida preventiva importante y, cuando menos, la solución efectiva hasta el momento. Pero, también la situación es compleja para algunas personas que debido al aislamiento se ven afectados, ya que por sus trabajos no pueden continuar laborando pues implicaría desacatar la medida social. Esto hace que el impacto económico afecte a millones de hogares, familias, empresas; haciendo que crezca el riesgo de endeudarse y, hasta en algunos casos, renunciar o perder sus trabajos. Sumado a lo anterior, los expertos hablan de que esta crisis financiera pudiera superar a la vivida en el 2008; desatando una realidad que no todos estarían preparados para enfrentar, en especial países en desarrollo, como Colombia.

La otra cara de la moneda también muestra cómo las personas que ejercen trabajos en el sector de la salud, también estarían lidiando con un escenario de inseguridad y vulnerabilidad – esto por los casos que se han presentado de ataques al personal médico- que los expone día a día a la probabilidad de contagiarse. Ante este escenario incierto, la preocupación no se hace esperar; por tanto, el temor podría traer otro efecto en la salud de las personas creando estigmas sociales, por la falta de comprensión causando temor entre los afectados como en el resto de la población.

Tomar medidas para la prevención no solo se pueden limitar en favor de la crisis económica que se sabe es un hecho; asimismo, se debe apoyar y atender esas fracturas que hoy vemos tiene el sistema de salud; pues una emergencia como esta, nos brindaría la oportunidad de cambiar ante otra posible contingencia. 

Otro efecto secundario estaría al acecho

Sin duda alguna, hoy se abre un debate: “¿Por qué es importante acudir a un psicólogo?”  Según explica Caterine Castro, psicóloga y especialista en cuidado paliativo y enfermedad crónica evolutiva de la Fundación Universitaria Sanitas, quien considera que acudir al psicólogo es importante porque permite un acompañamiento confidencial y seguro, en el cual se exploran sentimientos, creencias, y comportamientos para brindar las herramientas que permitan afrontar dicha situación. Además, agrega que el objetivo de la terapia es proporcionar un espacio terapéutico que facilite la sanación emocional.

Por poner un ejemplo, la muerte de un ser querido, según explica Castro, la sanación emocional permite comprender que el daño existe (la pérdida) pero ese daño no me controla, y por lo tanto mi respuesta va a ser el cuidarme más, el ser precavido con las normas, el poder contar mi historia de vida y permitir que otros aprendan de ellas. De no sanar la respuesta, ante esta situación, se puede convertir en una depresión, distanciamiento social, rechazo de emociones etc.

Es una prioridad garantizar que la comunidad en cuarentena, no se esté viendo afectada, por un posible aumento de cuadros de estrés que pueden derivar después a trastornos de ansiedad y depresión; se debe recurrir a un profesional en psicología, como una medida preventiva que se tendría que contemplar desde ahora.

Castro, también explica que “El Covid, es sin duda una situación socio-sanitaria que nos moviliza de forma “obligatoria” a cambiar nuestros patrones de vida; de esta manera acudir a un servicio de psicología permitirá proteger nuestra salud mental, y con ello, me refiero a cuidar nuestros pensamientos, acciones y sentimientos” afirma la psicóloga.

De ser así, nuestro entorno se convierte en una parte fundamental para tener un control y cuidado de cómo se actúa a través de la relación que se tenga con uno mismo y con los demás, para ayudar a cuidar del bienestar de cada quien. Un ejemplo sería establecer rutinas que permitan conectar y disfrutar de aquellas actividades de ocio; como el ejercicio físico, leer, aprender algo nuevo, cocinar; así cómo aprovechar el uso de las tecnologías que también se han vuelto aliadas en medio del confinamiento.

Visualizar un escenario probable es prevenir el riesgo; así mismo, evitar el aumento de posibles casos de ansiedad, aunque parezca excesivo, pero podría sacar a la luz, la falta de atención que existe en nuestra salud mental. Así acudir a la atención que brindan los profesionales, es clave para tomar conciencia de su intervención en la sociedad. Pues, la próxima crisis que podría generarse de no atender con prontitud este posible escenario, será  la falta de atención integral en la salud mental.

About the author

Catalina Bonnet Toro

De vez en cuando soy o como me gusta llamarlo "juego" a ser hija, bogotana, recientemente, intento de escritora de cuentos. Mi profesión lleva el nombre de Comunicadora social y periodista. (Es así como me presento ante la sociedad al menos). Amo pasar mis ratos de ocio viendo películas, o en compañía de un buen libro.

4 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Cata excelente artículo y me parece bien que abran espacios para reflexionar y contar con la ayuda de un profesional en este tiempo que no ha sido nada fácil el distanciamiento físico con nuestros seres queridos ya que fue un cambio brusco que nadie se esperaba