Porque hoy en día ser de izquierda es “COOL”

Ser de izquierda es cool, por el simple hecho que está de moda.O por lo menos eso se llega a evidenciar en las redes sociales dentro del contexto colombiano. Estos medios comunicativos ya se han configurado como la forma más efectiva de emprenderse en la accidentada opinión pública del país y, aun así, no se han sabido utilizar de la manera más apropiada. Debemos de estar agradecidos ya que esto ha permitido avances en la comunicación masiva multipropósito, sin embargo, en un país conducido por la difamación noticiosa como Colombia, las redes sociales se han convertido en el instrumento mediático de las ideologías políticas, con el único propósito de incidir en el carácter de las personas por medio del odio y los insultos. Las poblaciones más jóvenes tienden a adaptarse eficientemente a estos espacios como resultado de la apropiación de las nuevas tecnologías para divulgar su opinión contribuyendo así a la democracia, pero se ve totalmente corrompido con el espectro fantasmal de las fake news e información fraudulenta. Ese es el mayor problema que tiene la izquierda colombiana, la desinformación y la ignorancia que seduce a sus víctimas engañando vilmente mediante las nuevas modas.

Lo que comenzó como la desaprobación de una reforma tributaria vendida por el gobierno como necesaria para sostener la economía colombiana, se convirtió en el recrudecimiento de una violencia invisible para algunos sectores de la población, y representado por un paro nacional. Muertes, represión policial, saqueos, bloqueos y protestas, evidencian la situación social que vive el país alimentada principalmente por el odio en las redes sociales, principalmente inundada por jóvenes de posturas políticas de izquierda.  Un estudio presentado por el grupo de diarios de américa (GDA) con el apoyo del Fondo de población de Naciones Unidas (UNFPA), presentó los resultados de un análisis realizado en 11 países de Latinoamérica acerca de las tendencias políticas digitales en grupos focales de la generación z (personas menores de 23), que arrojaron datos arrolladores sobre las posturas políticas en Colombia. En comparación con los demás países analizados, Colombia lidera la encuesta de jóvenes con más tendencias políticas de izquierda, con el 81,2 por ciento de los encuestados, a comparación de países como Uruguay (76%), Argentina (68%), Brasil (12%) y Venezuela (0%). 

No es raro encontrar publicaciones en redes sociales simpatizando a una u otra ideología política, debido a que es una manera de hacer publicidad para los representantes de estos, sin embargo, es demasiado extraño encontrar simpatizantes jóvenes de ideologías de derecha. No me malinterpreten, no estoy tratando de vincular a todos los jóvenes solamente con posturas de izquierda, sino ellos son los principales participantes en las discusiones del país que tienen por delante. Las nuevas generaciones participan en el discurso político como pueden, con los medios que están a su disposición para declararse rebeldes ante el gobierno. ¿El medio de las protestas vinculadas al paro nacional? Las redes sociales.

He visto en este panorama demasiadas publicaciones en contra de lo que es los medios de comunicación y la información que suministran, que no es lo que de verdad muestran, solo culpando a los manifestantes, pero, ¿de verdad utilizan recursos lógicos para pensar en los medios como parcializados? ¿Acaso que muestren las escenas macabras de gente desangrándose en la mitad de la calle? La labor de un periodista es ser lo más objetivo posible, sin caer en juicios de valor. Los argumentos que distan a canales como RCN o caracol de lo que pasa “verdaderamente” en el país, no pueden tener un velo que les dice que hace. Se sabe de primera mano que los derechos de las personas están sobre todo y nada se puede oponer a ellos, el problema radica en cuando se hacen juicios de valor anticipadamente para insultar, lo que se hace actualmente en las redes sociales. 

Ahora bien, estos medios sociales que se imparten en las calles tienen un apogeo más radical, apareciendo en las pequeñas pantallas de dispositivos electrónicos de cada persona interesada en expresar su opinión. La opinión en cierta medida no puede ser regulada por nadie, en tal caso se incurriría en una censura de la personalidad de cada uno. La relatividad que existe en la política no puede ser mayor que una propiedad del carácter de una persona. El caso del paro nacional es bastante peculiar, debido a que reside y demuestra, la idea de que se puede incriminar a las personas utilizando su opinión, ideologías o como lo quieran llamar, y las consecuencias que pueden llegar a tener en la incidencia política del país. Los resultados de la encuesta de la GDA presentada anteriormente, reconoce la notable presencia de tendencias de izquierda en nuevas generaciones que de una u otra manera son populares dentro de estos grupos sociales.

Ser de izquierda es cool, por el simple hecho que está de moda. Pensar en el capitalismo como la vía necesaria para impulsar la economía, bajar los impuestos a las empresas al igual que a todos los sectores, estará favor de la privatización, bajar los subsidios de las personas, y pensar en el bienestar e imagen del servidor público no es posible en un país tan polarizado como Colombia. Ya no se dice en las calles, estúpido, ignorante, hijueputa. No se discute de la situación del país, se insulta a punta de términos como uribista, mamerto o tibio. ¿Desde cuándo la opinión divide tanto a las personas a tal manera de categorizarse de una manera ilógica? Si es así, pueden decirme tibio si quieren, pero la verdad es que no tenemos que entrar a esta situación cuando por algunos el país se está desangrando a punta de personas inocentes, tratando de lanzar opiniones a un supuesto gobierno sordo.

About the author

Julián Cárdenas Pedraza

Estudiante de periodismo y opinión pública de la Universidad del Rosario. Redactor del medio universitario Plaza capital.

5 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Insinuar que se es de izquierda porque los jóvenes son manipulables y están sumergidos en un mar de noticias falsas es tan inocuo que desdibuja cualquier argumento.

    Además, pensar que el descontento nacional es simplemente a un asunto de ideología es tan poco cool como tu comienzo como columnista.

  • Que maravilla… Excelente columna! , lo importante es que tu comienzo de columnista es aprender a redactar y generar relevancia en tu opinión creando debate…que cool!

  • Respeto mucho la opinión y postura de cada uno, pero moda? En serio? Usted por lo menos vive en colombia? El florero de llorente fue la reforma tributaria, pero cree usted que vive en un país digno, sigo Alponiente por sus diferentes perspectivas, pero en serio que este tipo de inclusiones me hace reflexionar sobre la información que nos dan, creo que los jóvenes de ahora no nos sentimos ifentificados ni con izquierda, ni con la derecha, no somos centro, ni una mezcla de todos, es ahí donde esta el error, el país ya viene muy mal desde el 7 de agosto del 2002, creo que este artículo subestima las convicciones e ideologías de los jóvenes que estamos a favor del paro, quisiera poder sentarme con la persona que escribió este artículo u debatir sobre los propósitos de el actual paro nacional y exponerle porque esto no es una moda de “izquierda”, es ofensivo, por lo menos para mi, no se está en paro por las reformas, no se está en paro porque queremos más subsidios para estudiantes ni cosas gratis, estamos marchando por el desgobierno que tenemos desde la fecha mencionada anteriormente, estamos marchando porque nuestro país ya no es nuestro, estamos marchando porque tengamos acceso a las mismas oportunidades, es importante que todos tengamos las mismas oportunidades y que lo que nos diferencie sea las CAPACIDADES, hablo por mi, es con mucho respeto, pero polarizar y hablar de lo que está pasando como una moda y que se perdió el norte es algo que me inquietó bastante y la realidad que viven las personas que marchan y pensamientos ideológicos, nada tienen que ver con lo que expresa este post.

  • Esta opinión es valida como todas, porque los jóvenes que no están en la U confían mas en un meme, que en un libro, por razones que tenemos investigar mas a fondo. En Colombia hay mas de 10 millones de jóvenes en Colombia de los cuales el 33% están en condición NINI; andan en el día a día el rebusque o el subempleo, y esta falencia social que viene creciendo con la vista gorda de los padres de la patria, por la acentuación del conflicto armado en los campos que ha desplazado mas de 4 millones de personas en 6 décadas con 4 décadas de narcoguerra complicando mas el escenario. Y aquí esta el grueso de las protestas. Del estrato 1 solo el 10% llega a la universidad y como dice el Dr Linas «una persona sin educación es carne de cañón». Fácilmente manipulable a las ideas de un sistema fallido y mas aun cuando hay billete de por medio para sabotear. Si uno observa no hay una solicitud concreta con argumentos «estamos cansados», «somos héroes», «la reforma», «cambio climático y los animales» , «corruptos» «legalicen drogas» , ETC ETC, no hay cabezas visibles y estructuradas, por tanto no hay una representación para un consenso. Unos se sienten afines a las promesas de unos partidos políticos y otros la mayoría no quieren nada en los extremos. El gobierno no tuvo un ministro de hacienda que buscara los recursos de otra manera con una reforma menos exhaustiva y con pedagogía para exponer a los ciudadanos la necesidad del pais en materia económica. Porque venimos de un anterior gobierno que comprometió muchos recursos a futuro, con la caja vacia y lo asesto la pandemia donde todo el mundo entro en recesión. Ya estamos todos en un barco con muchos polizones abordo, dos motores incendiados por provocaciones y uno a media marcha, adicionalmente una roca bloqueo y averió el casco, se esta evacuando el agua. Si no ponemos todos de nuestra parte nos hundimos y quien nos dará salvavidas?.