Educación Opinión Recomendados Tecnología

Platzi: redefiniendo la educación  

Si se garantiza que todas las personas tengan acceso a internet, a un computador y a una plataforma como Platzi que ofrece información de calidad y pertinente, no va a haber excusa para no tener una buena educación.


Este fin de semana, Platzi, la plataforma de educación más grande de Latinoamérica abrió por 72 horas el acceso gratuito a sus más de 700 cursos. El pago de la anualidad está desde $929.000. Como promesa de valor, Platzi les dice a sus futuros estudiantes que el 70% de los graduados duplican sus ingresos. Más de 150 startups se han creado por estudiantes que han pasado por esta plataforma y el 20% de sus estudiantes crean su propia empresa de tecnología (ver). No suena mal.

El modelo de esta plataforma replantea los modelos actuales de educación: para estudiar en Platzi sólo se requiere de un computador o un smartphone con conexión a internet. Cada estudiante decide cuánto tiempo quiere dedicar a aprender, cada quién va a su ritmo, pero eso no exime de estudiar con disciplina. Se hacen exámenes y hay que aprobarlos para continuar con el progreso del curso que cada quién elija hacer.

En Platzi, se actualizan permanentemente los cursos acordes a las nuevas realidades del mercado. Mientras que en la educación tradicional una persona normalmente se demora entre 15 y 17 años para terminar la escuela, el colegio y la universidad -con el agravante de que después de terminar su carrera, es probable que varios de los conceptos aprendidos estén desactualizados- con este tipo de plataformas educativas, lo que se aprende se puede aplicar de inmediato y habilita para entrar al mercado laboral o crear empresa.

Dentro de la filosofía de esta plataforma, está el nunca parar de aprender. Aunque suene a chiste, disponen de apoyo psicosocial para que los estudiantes puedan lidiar más fácil con la presión de muchas veces, sentirse agobiados por la necesidad permanente de aprender y la frustración de saber que esta experiencia nunca va a terminar. Es un replanteamiento al sistema educativo, donde se tiene la creencia de que con un pregrado y postgrado es suficiente para el resto de la vida. En palabras de Freddy Vega, cofundador de esta empresa, “los mejores emprendedores tienen dos cosas en común: nunca se rinden y nunca paran de aprender”.

 Entre las cosas que generó la pandemia, están las brechas que se generaron entre los niños de la ruralidad sin acceso a internet y los que sí tenían. A pesar de que muchos docentes se esforzaron e ingeniaron para enviar sus clases por Whatsapp a través de videos, no es un secreto que así es difícil interiorizar el conocimiento. No hay retroalimentación en tiempo real, los docentes no pueden hacer un seguimiento efectivo y mucho menos profundizar en aspectos claves, lo que puede hacer que esta generación de niños y jóvenes queden con vacíos educacionales que pueda afectar su futuro y máxime, cuando una de las formas para que la población pueda salir del bache de la pobreza y entrar en la clase media es a través de la educación y una posterior consecución de un empleo digno.

Por eso la apuesta de Freddy Vega, marca el porvenir de la educación pública: independiente del lugar, si se garantiza que todas las personas tengan acceso a internet, a un computador y a una plataforma como Platzi que ofrece información de calidad y pertinente, no va a haber excusa para no tener una buena educación que ayude a superar las brechas de desigualdad social. Estará en los padres, niños y jóvenes sacar el mejor provecho y decidir hasta donde quieren llegar y aprender.

Esto fue escrito por

José María Dávila Román

Comunicador Social - Periodista de la UPB con Maestría en Gerencia para la Innovación Social y el Desarrollo Local de la Universidad Eafit. Creo que para dejar huella hay que tener pasión por lo que se hace y un propósito claro de por qué y para qué, hacemos lo que hacemos. Mi propósito es hacer historia desde donde esté, para construir un mundo mejor y dejar un legado de esperanza y optimismo para los que vienen detrás. Soy orgullosamente jericoano.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.