Periodistas contratistas del Estado

     

Es tan grave la censura a la prensa impuesta por un gobierno como las relaciones contractuales de periodista con el Estado que fuerzan a trastocar, u omitir, opiniones lo que podría constituir una clara prostitución de la profesión y de la conciencia.

Los millonarios contratos de la fiscalía colombiana con reconocidos periodistas como es el caso de Natalia Springer, revelados por el diario capitalino El Espectador, son tan vergonzosos e inexplicables que el tratar de justificarlos se pone de presente la indebida participación del ente fiscalizador en asuntos que no son de su resorte.

En defensa de su reprochable actitud afirmó la periodista contratante, ahora catalogada como simple analista: “mi trabajo no tiene que ver con la paz, a la fiscalía no le corresponde eso” cuando todo el país ha percibido la clara injerencia de la figura del fiscal en los diálogos de La Habana.

El asunto develado por el diario capitalino es tan oscuro como los temas, acuerdos y compromisos, que se estarían consignando en la mesa de La Habana. Sobre ellos ese tipo de indebida relación contractual crea la natural suspicacia de que podría generarse el cercenamiento de la capacidad de crítica u opinión en contrario de parte de los periodistas favorecidos con los abultados emolumentos.

El gobierno en su afán desmedido de llegar a una paz a cualquier costo, cada día crea más suspicacias, y confirma que los enemigos de la paz no son quienes en desarrollo de la democracia critican o censuran algunos procedimientos, para alcanzarla, sino la ambigüedad que, con irregulares actuaciones, se crea sobre lo que acontece en la mesa de negociaciones.

¿Con que autoridad podría un periodista criticar la compra-venta de votos, por ejemplo, si con su accionar estaría dando la impresión de la compra-venta de su opinión y su conciencia?

 

[author] [author_image timthumb=’on’]https://pbs.twimg.com/profile_images/425384359353266177/3EYnbsvW.jpeg[/author_image] [author_info]Ricardo Buitrago Administrador de empresas, nacido en la ciudad de Barranquilla con amplia trayectoria en el sector empresarial y gremial. Columnista del diario El Heraldo durante varios años, hasta que la dignidad en respeto a la libertad de opinión motivó mi renuncia. Consultor empresarial y editor del blog “Desde mi Caribe colombiano”.[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.