¿PARO CAMPESINO O PARO ARMADO?

«Nadie sabe con la sed que el otro bebe» es un dicho popular que nos invita a reflexionar sobre los demás, sobre situaciones que sabemos  ocurren y que podemos  medir y calcular,  pero jamás comprenderemos  en su  verdadera  intensidad  por el simple hecho de que las experiencias personales son eso, personales; de cada quien.

Entonces para entender lo que sucede en el Catatumbo hay que ir al Catatumbo.

«El trueno del Catatumbo» se disipa entre el fogonazo de fusil de los violentos, que paradójica mente, parecen entender  y apreciar mejor que el mismo gobierno,  el valor estratégico, económico y social de esta región; es por ello que hoy pelean a muerte por apoderarse de ella.

El pasado 30 y 31 de Julio una comisión de verificación humanitaria internacional, de la cual tuve oportunidad de hacer parte como delegado colombiano, junto a delegatarios de  Bolivia y Venezuela,  visitamos el municipio de Tibú, departamento de norte de Santander (región del Catatumbo)  para constatar la  debacle humanitaria que  viven sus habitantes gracias al PARO ARMADO, al cual algunas organizaciones no gubernamentales direccionadas por las FARC quieren hacer pasar como un «paro campesino»

Allí, pudimos constatar lo que es vivir el desabastecimiento, la impotencia y la zozobra propios de un secuestro masivo y en la propia casa, «¿si uno de su propio pueblo no puede salir tranquilo a Cúcuta o a la vereda, como se llama eso? Eso es como estar secuestrado en la casa» me dijo  una señora entrada en años con actitud de indignación. También un campesino me dijo: «el que no vaya nos cobran multa de $500.000 pesos» – ¿Quien cobra esa plata?- «a eso lo cobra esa gente, la guerrilla y hay que mandala con el de la junta»  Y es que la consigna de los que  lideraron y participaron de los bloqueos en la uno, campo dos y la cuatro, principales salidas del municipio de Tibú,  es impedir a toda costa la movilización de los habitantes, menos si es por motivos comerciales, de sustento  o salud,  es igual, la consigna es que todos asisten y nadie pasa.

Como amante de la tierra,  he sido defensor de la movilización campesina y no solo defensor, sino también participante de ella, como lo hiciera en las movilizaciones del pasado paro cafetero desde Bolombolo en el suroeste antioqueño.  Cuando se ha vivido esa experiencia y se ha marchado entre seis mil campesinos, familias  completas de típicos caficultores, movilizándose pacifica y ordenadamente para exigir sus derechos sin violencia,  con nada más que su vos y los carteles; y luego se observa como lo hice en uno de los puntos de bloqueo en el Catatumbo, a algo más de 70 sujetos encapuchados, con fusil, pistolas, bazucas no convencionales, bolsas de asido y garrotes engrampados , moviéndose entre los arbustos con evidente entrenamiento en guerra de guerrillas;  a uno le queda muy clara la diferencia entre campesinos y terroristas, se hace evidente  la diferencia entre un paro campesino y un paro armado.

Cabe mencionar, que organizaciones como la asociación campesina del  valle del río Cimitarra ACVC y la asociación campesina del Catatumbo  ASCAMCAT,  organizaciones gestadas por las FARC para el manejo y cooptación de masas campesinas en el Magdalena medio, bajo Cauca, Antioquia y ahora norte de Santander,  son las responsables de la organización y manutención logística de los bloqueos, organización que según pudimos constatar a través de entrevistas a los pobladores y carteles de protesta expuestos en los principales centros de comercio de Tibú, son repudiadas por sus habitantes quienes les consideran  responsables de la crisis humanitaria que sufren, declarando literalmente  que se sienten «secuestrados por ASCAMCAT» ONG que a propósito, aparece mencionada en los computadores incautados en la operación Odiseo,  donde fue abatido Alfonso Cano, súmele a esto, el que esta ONG ASCAMCAT,  sufriera el pasado 02 julio 2013  la captura de un presunto miembro,  Helivanet Uribe Pérez,  detenido en el municipio del Tarra por  el ejército nacional  portando una granada de mano de 40mm y cinco cartuchos de 9 mm con los cuales aparentemente pretendía hacer un atentado a un puesto militar. (Muy campesino él)

Me preocupé cuando supe por los medios de comunicación, la cantidad de heridos en la manifestación, incluso cuatro muertos, uno escucha la noticia y se le queda la idea de que seguramente existieron excesos por parte de la fuerza pública, sin embargo la visita  in situ nos deja clara otra realidad y es que la totalidad de heridas en las manifestaciones son producto de la inadecuada manipulación de explosivos y armas  no convencionales, también cabe resaltar los 51 heridos de la policía nacional, algunos presentaban quemaduras con asido, laceraciones craneales y mutilaciones en los dedos producto de machetazos, además de  perforaciones producto de  tatucos rellenos de tuercas y piedras. También pudimos detectar a miembros del medio alternativo de comunicación PRENSA RURAL en compañía de una delegación de «verificación humanitaria» canadiense,  incitando a los manifestantes a atacar a la fuerza pública. «Definitivamente esto es otra cosa» pensé cuando lo vi con mis ojos.

Y es que la táctica  de la combinación de todas las formas de lucha le permite al terrorismo  disfrazarse de movimiento social para combatir al Estado amparado cínicamente en la figura campesina y capitalizando sus necesidades, lo cual   termina empeorando la situación del verdadero campesinado que es   estigmatizado por el accionar de las milicias de las FARC, ELN y un reducto del EPL que aun delinque en esta región. Violando leyes internacionales y el principio  de distinción al mezclarse  entre los civiles que en definitiva y según las entrevistas realizadas, no les interesa y muchos no conocen siquiera lo que es una ZRC, su clamor se limita a exigirle al gobierno escuelas, hospitales y carreteras, presencia integral del Estado,  ni más ni menos.

ANÍBAL GUERRA B. Activista defensor del Campesino, del obrero y el estudiante. Defensor de la institucionalidad, las FFAA, la Familia y Tradición. Asociación de Víctimas de la Guerrilla Terrorista (AVGT) Movimiento Dignidad Cafetera Fundación para la Educación, Libertad y Democracia (FELD) Fundación Héroes Visibles.
ANÍBAL GUERRA B.
Activista defensor del Campesino, del obrero y el estudiante. Defensor de la institucionalidad, las FFAA, la Familia y Tradición.
Asociación de Víctimas de la Guerrilla Terrorista (AVGT)
Movimiento Dignidad Cafetera
Fundación para la Educación, Libertad y Democracia (FELD)
Fundación Héroes Visibles.

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

4 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.