Nuestra democracia está en vilo

     

A raíz de las elecciones de Senado y Cámara que pasaron recientemente, podemos ver que en Colombia la democracia esta en vilo y que el dicho “el que cuenta es el que gana” se cumple a la perfección.

Es inaceptable que nuestro sistema de votación dependa todavía de humanos y que estos puedan hacer lo que quieran sin ningún control. Esta conclusión la saco ya que en varias mesas de votación se perdieron votos pues el único control que pueden hacer los partidos es por medio de testigos los cuales no se pueden pagar y deben realizar la función de manera gratuita.

Otra de las limitantes que se tienen es que los partidos solo pueden tener un testigo de votación por mesa, por ejemplo, en la elección de Cámara en Antioquia solamente puede haber un testigo para que cuide los votos de los 17 candidatos de cada partido, pero en el ejercicio quien pone el testigo es el candidato más fuerte de la lista y solo le interesa que cuiden sus votos y no los de los otros.

Esta ultima limitante hace que los candidatos más débiles no puedan cuidar sus votos y es por esta razón que siempre llegan los políticos con más maquinaria y se hace muy difícil una renovación en política.

Creo que al estar en el siglo 21 debemos utilizar la tecnología como aliada para los comicios, pues el problema no esta solamente en la dependencia de humanos en el proceso de conteo sino también en lo difícil que es para una persona del común votar en las elecciones de Cámara y Senado.

En estas elecciones habían más de 8 tarjetones y solo en las consultas presidenciales es fácil identificar el candidato por el cual se quiere votar en los otros se resumen a una lista o a un número.

Es inminente un cambio en la forma de realizar las votaciones en Colombia, pues es necesario que cada ciudadano sepa a quien le sumaron su voto, que las caras de los candidatos se puedan ver para saber por quien se esta votando y que se tenga un sistema que cuente electrónicamente y después se verifique con el conteo de los votos físicos.

About the author

Santiago Toro Sierra

Economista, Abogado y Magister en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad EAFIT.

Mi corta vida profesional se la he dedicado al sector público realizando una práctica ad-honorem en la Corte Suprema de Justicia en el 2016, entre el 2017 y 2018 me desempeñe como asistente del alcalde de Rionegro, para pasar a ser asesor en materia de seguridad de dicho municipio en 2018. En el 2019 fui nombrado Secretario General de la Empresa de Desarrollo Sostenible del Oriente – EDESO, y en el 2020 fui asesor de la Empresa de Desarrollo Urbano de Sabaneta - EDU Hábitat. Actualmente soy asesor del municipio de Guatapé.

Soy un fiel creyente y amante de la política la cual creo que debe servir para mejorar el bienestar social y no a intereses egoístas.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.