Cultura Selección del editor

No soy un “ciudadano de bien”

Foto: Guillermo Ossa / EL TIEMPO
Fresco en muro de París, basado en cuadro de Delacroix

¿“Ciudadano de bien”? No, señores de la buena conducta, no soy un “ciudadano de bien”, qué pena.

Salgo a protestar por los abusos del gobierno

No estoy de acuerdo con los que roban tierras

Ni con los que se cagan en los derechos obreros

Y empeñan al país y venden las empresas públicas.

No soy un “ciudadano de bien”. No estoy de acuerdo.

Ni con usted, banquero y avaro y agiotista

Ni con el que da las gabelas a la corrupción

Ni con el que traza puentes que jamás inauguran

Ni con los que diseñan puentes que se caen antes de inaugurarlos.

Me avergonzaría si fuera un “ciudadano de bien”,

Es decir, uno de esos que ama la esclavitud

O uno de los que esclaviza.

Me gusto, así como soy: pura desobediencia

Me gusto así, sin narcisismo, por la repulsión que ustedes me provocan:

“Ciudadanos de bien” que son asesinos, torturadores, explotadores.

Ni riesgos que ustedes hagan parte de mis afectos.

No soy un “ciudadano de bien”, pero me simpatizan los legendarios ladrones de bancos

No soy ciudadano de bien, pero me gusta preguntar, como un poeta alemán:

“¿Y esto de dónde? ¿Por qué esta cuenta tan alta?”

Ciudadanos de bien eran los creadores de los campos de exterminio

Y los que arrojaron la muerte atómica a Nagasaki e Hiroshima

Y qué buenos ciudadanos eran los que desde sus cómodas oficinas

Mandaron a exterminar niños y ancianos con napalm y bombas.

No soy un “ciudadano de bien”, que se arrodilla ante el verdugo

Y besa los pies malolientes del dictador.

Para no serlo, me bastan el grito, el desdén por los atropelladores y la cabeza en alto, como los estudiantes aquellos que “rugen como los vientos”.

Cuando usted define que es un “ciudadano de bien”, me asalta la sospecha.

Yo no lo soy. No creo en los “ciudadanos de bien”. Y su doblez me asquea.

¿Que quién soy yo? A usted que le importa. Sepa, en todo caso, que solo soy un ciudadano.

Señores de la buena conducta, no insistan: no soy un “ciudadano de bien”.

 

La libertad guiando al pueblo | Significado e importancia en la historia
La Libertad guiando al pueblo, obra de Eugène Delacroix

Esto fue escrito por

Reinaldo Spitaletta

Bello, Antioquia. Comunicador Social-Periodista de la Universidad de Antioquia y egresado de la Maestría de Historia de la Universidad Nacional. Presidente del Centro de Historia de Bello.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.