Ministerios contra la propiedad y la independencia de gas   

Oil pump jack and wellhead on an oil field. Mining and petroleum industry. Power generation concept. Oil and gas industry theme.

“Ecopetrol, una de las 300 empresas más grandes e importantes del planeta dio a conocer una gran noticia, realizó el descubrimiento de un nuevo mega-yacimiento. GORGON-2 será vital para seguir fortaleciendo la seguridad energética de Colombia. Pero poco y nada le importa esto a la ministra de la tiranía ambiental.”


Dos ministras del gobierno nacional, de Minas y Energía Irene Vélez, y de Agricultura Cecilia López; han sido las de la gran controversia durante toda la semana. Y no por una causa menor. La primera por proponer  que no sigamos siendo independientes energéticamente y la segunda por su reforma agraria ligada al “capitalismo”. Cuando de una manera enfática y radical, el capitalismo, la base ideológica es la creación de riqueza respetando la libertad del individuo y respeto a la propiedad privada. Pero veamos qué es lo que plantean las dos.

En primer lugar la Ministra Vélez de Minas, con su fundamentalismo y reaccionario ambientalismo plantea que “Colombia no firmará más contratos de exploración de gas”. Inclusive, afirmó que, “si se acabaran las reservas de gas, Colombia podría importar ese combustible desde Venezuela o desde cualquier otra parte”. Una tontería geopolítica y globalista por donde se vea. La ministra plantea una despreciable dependencia de gas a gobiernos extranjeros como el régimen dictatorial venezolano. Para empezar porque ningún país, en este momento se puede dar el lujo, de vender su independencia a un gas foráneo.

Lo planteado por la ministra puede darnos unas consecuencias como por ejemplo: una familia que pague hoy $30.000 en su factura de gas tendría que desembolsar $120.000 o $150.000 si es por gas natural importado. Y ni qué decir de las industrias que son altamente dependientes de ese combustible, como la de alimentos, pinturas, ladrillos, confecciones, entre otras. El presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón ha mencionado que “Es importante que Colombia siga buscando y produciendo gas, y siga siendo autosuficiente”. Sobre todo hoy más que nunca que Ecopetrol, una de las 300 empresas más grandes e importantes del planeta dio a conocer una gran noticia, realizó el descubrimiento de un nuevo mega-yacimiento. GORGON-2 será vital para seguir fortaleciendo la seguridad energética de Colombia. Pero poco y nada le importa esto a la ministra de la tiranía ambiental.

Mantener y aumentar las reservas de gas natural es una tarea que Colombia no debería descuidar, la riqueza gasífera podría garantizarle al país el abastecimiento que hoy está en duda en gran parte del mundo. Países de Europa, como Alemania y España, que dependen del gas ruso están ad portas de un invierno en el que no contarán con suficiente gas para calentar sus viviendas, mientras que la crisis energética los tiene con escasez de hielo en un verano insoportable. Toda esta situación podría ser espejo de lo que pasaría si la Nación renuncia a explorar y explotar más gas. Europa es un espejo de lo que NO debemos hacer a nivel energético. Colombia no debe renunciar al fracking lo cual, sin esto el país renuncia a $324 billones. Colombia no es un país petrolero, aún más razones para no detener la práctica o seguir con el yacimiento convencional.

En segundo lugar, la ministra López de Agricultura, tiene para Colombia algo muy preocupante, en entrevista con la FM con Luis Carlos Vélez, afirmó que “se acaben las tierras improductivas en Colombia”. Propone un Catastro Multipropósito, esto reúne la información sobre el registro y la propiedad del suelo, características físicas, modelo econométrico para la valoración de propiedades, zonificación, sistemas de información geográfica, transporte, etc.

La ministra ha buscado hacer una redistribución de la tierra cual marxista del siglo XX. Además la ministra mencionó que se va a reevaluar los dueños de predios y tierras desde los años 40, como si en esos años hubiera existido una notaría para registrarlos, tierras las cuales por cierto los dueños son pequeños y medianos campesinos. Una expropiación delicada, es como mencionar: o producen lo suficiente para pagar el impuesto o el Estado se las compran. Obvio le descuenta lo que debe de impuestos. Robo puro, duro y cínico.

La ministra es solo el reflejo de un estado absolutista e intervencionista. Puro camino de servidumbre. Y por último, respeto al Cauca y las invasiones a las tierras y propiedad de Asocaña por parte de los indígenas, la ministra afirmó que se debe llevar a un “diálogo” y las dos partes deben “ceder un poco” y que la premisa de “lo mío es mío”, así no es y no funciona. Entonces de que les sirve a los campesinos y dueños de fincas los títulos de propiedad. ¿Ceder ante los invasores? ¿Ceder ante la izquierda reaccionaria? ¿Ceder ante el populismo? ¿Negociar mi propiedad privada? Solo un demente lo haría, un partidario del repugnante estado de bienestar o un comunista redomado.

Ante estas dos ministras, que solo es un 20% de un régimen comunista y resentido social. Solo nos queda a los colombianos de la oposición, como bien Churchill diría: no nos queda nada que ofrecer más que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor.

About the author

David Esteban Bravo

Soy Coach Empresarial y de vida. Estudiante de 10 semestre de derecho, militante del partido Centro Democrático desde el 2014, miembro de debate y vocero del 'NO' en el plebiscito del 2016, miembro del equipo de precampaña de Rafael Nieto Loaiza de 2017 y 2022. Jefe de debate de jóvenes de Iván Duque en Pasto, Nariño en 2018. Y por último, soy Económicamente liberal y políticamente de derecha.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.