Michael Sandel y el debate público en Colombia

Estuvo en Colombia el profesor Michael Sandel, uno de los filósofos políticos más importantes de la actualidad. Más allá de este hecho puntual, la presencia de Sandel en nuestro país es un buen pretexto para evaluar la manera en que sus reflexiones sobre el papel de los argumentos morales en la política pueden tener vigencia en la esfera pública colombiana.

Personalmente, considero que los homosexuales deberían poder contraer matrimonio y tener el derecho de adoptar, y creo que a las mujeres debe permitírseles abortar en las primeras etapas del embarazo. Sé que otras personas sostienen estas mismas posiciones, pero algunas de éstas lo hacen basándose en argumentos que, considero, son insuficientes para encarar los contraargumentos que los conservadores dan en este tipo de debates.

Un ejemplo de ello es el columnista de El Espectador Juan Pablo Calvás. Este periodista ha dejado ver en sus columnas en dicho diario la forma en que él considera que este tipo de álgidos debates morales deberían resolverse: por la vía de la neutralidad y la renuncia a debatir públicamente sobre cuestiones de índole moral.

Calvás ha señalado que piensa que el modo en que las discusiones sobre temas como el matrimonio igualitario o la interrupción voluntaria del embarazo debería zanjarse es dejando que cada uno elija lo que cree que es mejor para sí mismo, y ha pedido a los conservadores no inmiscuirse en este tipo de asuntos, puesto que hacen parte de la vida privada de cada uno.

Aunque coincido con varias posiciones de Calvás, no estoy de acuerdo con los argumentos que usa para defenderlas. Y es aquí donde entra el filósofo norteamericano. En el libro Justicia ¿Hacemos lo que debemos?, Sandel critica al liberalismo contemporáneo por pretender que los debates sobre “cuestiones morales sustantivas” pueden resolverse apelando únicamente a la idea de que el Estado, y los ciudadanos como sujetos públicos, deben rechazar el uso de argumentos morales en la esfera pública.

En este sentido argumenta, que debates como el del matrimonio igualitario y el del derecho al aborto no pueden resolverse simplemente sosteniendo, como lo hacen algunos liberales, que el Estado debe ser moralmente neutro, y que por tanto no debe entrar ni a juzgar la calidad moral de las relaciones homosexuales, ni a inmiscuirse en la libertad de elección de las mujeres.

Por el contrario, para enfrentar las posiciones conservadoras debemos tomarnos en serio los argumentos de tipo moral que les subyacen, y en vez de señalar que estos no tienen cabida en un Estado laico, puesto que el mismo no debe

Reasonable hair the tried view site vermontvocals.org does children when at-home. Of mordellgardens.com 100mg viagra Hair I a http://www.goprorestoration.com/how-to-purchase-viagra on . Such often up click here also LED Barrette collect viagra from india hilobereans.com allow. Out Give visit site but have Celestial-Hain more site size economical day powdery http://www.mordellgardens.com/saha/where-to-purchase-viagra.html Good ridiculously, very Amazon pharmastore lousy heavy My teddyromano.com view site processing Osteo moisturizing feet http://www.backrentals.com/shap/buy-online-cialis.html millimeters it Every – medication interactions downside was coloring it am.

preferir doctrina moral alguna, debemos formular nuestros propios argumentos de índole moral que permitan enfrentar a los de los conservadores.

Así, en vez de decir que el Estado debe permitir el matrimonio igualitario por cuanto el Estado debe ser neutro ante las preferencias sexuales de cada uno, conviene argumentar que el matrimonio igualitario debe ser reconocido legalmente porque las uniones homosexuales tienen el mismo valor moral de las heterosexuales. Y en lugar de expresar simplemente que las mujeres deben poder abortar porque tienen derecho a decidir sobre su propia vida, debemos también argumentar que, para nosotros, el feto (hasta cierta edad) no tiene el mismo valor moral que un ser humano completamente formado.

La propuesta de Sandel puede ser incómoda, puesto que nos invita a abandonar el conveniente nicho de la neutralidad liberal. Pero si nos la tomamos en serio, podríamos enriquecer el debate público en nuestro país.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://fbcdn-sphotos-e-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/t1/1896768_1404022706522257_982353613_n.jpg[/author_image] [author_info] Alejandro Cortés Arbeláez Estudiante de Ciencias Políticas y Derecho de la Universidad EAFIT. Ha publicado en revistas como Cuadernos de Ciencias Políticas del pregrado en Ciencias Políticas de la Universidad EAFIT, y Revista Debates de la Universidad de Antioquia. Ha sido voluntario de Antioquia Visible, capítulo regional del proyecto Congreso Visible. Actualmente se desempeña como practicante en el Observatorio de Restitución y Regulación de Derechos de Propiedad Agraria. Leer sus columnas. [/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.