Medellín: Un Viñedo de Guerra, Una Cosecha de Miseria

“Vos, la Medellín que se sigue debatiendo entre la vida y la muerte, la Medallo de los 80´s la que no dejo de ser en los 90´s, la que sigue siendo en los 2.000, la meretriz de los paisas señores de la guerra, la que subasta la dignidad, la que santifica y justifica la desigualdad, la Medellín de los 8´s, los fusiles y los 38´s, La Metrallo de Antes, la Metrallo de Ahora, la Asesina de Mañana”

Y a Medellín la han convertido en un territorio de cultivos, en esta ciudad la institucionalidad se ha dedicado a cultivar populismo y clientelismo, la ciudad se ha encargado de cultivar ilegalidad y mantenerla en legitimidad, en esta ciudad hoy por hoy se vienen cultivando proyectos de desarrollo y de guerra que pretenden, sea la frenta a la miseria que corroe y carcome a la “Tasita de Plata”.

Durante los últimos meses esta ciudad no ha hecho más que vestirse y trasvestirse en una multiplicidad de acontecimientos que dejan en vilo y en duda, eso de que somos la Medellín, donde todos vamos por la vida, acontecimientos que niegan y dejan en intenciones,  el que seamos un Hogar Para La Vida, donde se mantiene latente la pregunta de ¿un hogar para la vida y por la vida de quién? ¿De quién pueda y tenga capacidad adquisitiva para ostentarla, para comprarla? A la par de esto, la ciudad viene haciendo eco y gala de propuestas y apuestas desarrollistas con las cuales se pretende concretar el olvido y la impunidad. Esto con respecto al asesinato de 3 Jóvenes Hombres Menores de 25 años, en diversas y diferentes circunstancias pero en el mis lugar, y con la misma regularidad de momento y horario, registrado en el Mirador Hacienda Montecarlo, de la comuna 3.

Primero quiero referir lo último, lo que está de moda, lo que muchos develan como innovador y que otros denunciamos como burla y mal administración; hago referencia al actual proyecto bandera de nuestro no muy querido Alcalde, la UVA (Unidad de Vida Articulada) propuesta de infraestructura articulada a los estándares de inversión en cemento que ha caracterizado a Medellín, estas se verán alzadas en las desgracias y las realidades de empobrecimiento y sometimiento de nuestras comunas y periferias, que es como cosa rara donde se alzaran estas mega propuestas, con el fin quizá además, de negarnos la ciudad, de negarnos el habitar la centralidad y entendida por muchos de nosotros y nosotras como una estrategia que permita cercar y vedar las periferias y las lomas populares que narran un sinfín de historias y memorias que soportan a la Medellín que des-conocemos.  Con una inversión de 150 mil millones de pesos, la Alcaldía de Medellín y EPM se han puesto de acuerdo para parir 20 elefantes blancos en diversas zonas y territorios de la ciudad de Medellín y sus corregimientos para apuntarle a la construcción de un “nuevo tejido social”  ¿Cómo así y el que existe es que ya no les sirve, o no es tejido, y no es social?, se preguntara usted, y yo le responderé que efectivamente No, no les sirve, ya no es tejido y hace muchos años olvido eso bonito, eso social.

Si bien este proyecto esta categorizado y estructurado para la “atención integral” en materia de deporte, recreación y cultura para la diversificación y el desarrollo de actividades comunitarias e iniciativas sociales, en espacios que a juicio de muchos durante muchos años fueron golpeados por los estragos del tiempo y las odiseas del conflicto armado urbano, donde por décadas los espacios que serán objeto de esta intervención fueron estratégicos para la guerra descomunal y narcoparamilitar que asedia a Medellín, en esta línea me cuestiona la formulación de estas propuestas partiendo de los imaginarios de los que parte la administración para llevar a cabo este derecho de dinero,  -que no sé por qué pero me recuerda mucho el “Puente de Londres, Perdón el Puente de Mingo”, -si ese el puente de Guadua más innovador-  y articulador del transitar entre los barrios granizal, nuevo horizonte y santo domingo 1 principalmente, el cual termino siendo una trampa para la vida de los y las habitantes, luego zona de tolerancia y “plaza de vicio” el cual termino cayendo por efectos aún desconocidos por la administración y las munidades y lo traigo a colación porque entre esas maravillosas ideas de intervención del recurso publico estas administraciones no se han dedicado más que a hacer de estos recursos sus “domingos”, sus “ligas” sus “loncheras” que como colegial pre-adolescente derrocha la economía justificándose en “necesidades” irreales y partiendo de supuestos en LA GRAN MAYORIA DE VECES.

También me cuestiona por múltiples factores que sujeto a profundas reflexiones me surgen con relación a la dinámica particular y territorial de donde geográficamente se ubican, con relación a la idea de seguridad que profesan y la otra que reflejan, reflexiones con respecto a que esta, sea una dinámica sistemática que ante la evidente CARENCIA ABSOLUTA DE AVANCE Y COMPROMISO SOCIAL NO EMPRESARAIAL, se perpetúen en las agendas de las administraciones feriadas de turno de la ciudad como salidas de emergencia para lograr extender una cortina de humo  las dinámicas de despojo, desarraigo, desempleo a grandes magnitudes y con carácter diferencial de edad y de género, ante los altos niveles de pobreza que aquí se siguen asistiendo y de los cuales se sigue haciendo herencia y estados absolutos “porque dios lo quiso así”. Todo con el afán de “Dignificar la pobreza y mantenerla” para no “Dignificar la vida y erradicar la pobreza”, por que como dice el Personero de Medellín Rodrigo Ardila, “Que la pobreza bien repartida sea bienvenida”.

En esa lógica, intento lograr descifrar los intereses que puede llegar a tener el señor Alcalde y las elites económicas dueñas y señoras de la ciudad con la implementación de esta nueva propuesta de derroche presupuestal y legalización de la criminalidad como agentes de seguridad y vigilancia en nuestros barrios, como ya viene pasando con relación a  la regulación de las dinámicas de convivencia que hacen estos actores en espacios como las canchas sintéticas, parques bibliotecas y ahora con las UVAS que se le han “entregado a la ciudad” ¿o a la ilegalidad?, me surge esta duda, ya que cuando observo lo que pasa en una UVA, en la primera entregada por el Alcalde. Me doy cuenta de que son los paramilitares vieja data los que determinaron las buenas y malas prácticas para este sitio, son hoy los niños del paramilitarismo “desmovilizado” los que a cachazos, insultos, amenazas, improperios, golpes e intimidaciones condicionan que estéticas, que prácticas y que personas pueden o no hacer uso explícito de dicho espacio.

Me llama la atención dimensionar lo que implica en materia del “Derecho a la Ciudad” que aquí se profesa, pero que a la vez se mancilla con las limitaciones que esta ciudad sigue generando para que nosotros, los nadie, los ningunos, los ninguneados podamos caminar, transitar, habitar a esta NUESTRA DESPOJADA CIUDAD , lo digo porque sujeto a esto hace ya más de 4 meses fueron totalmente exterminadas muchas rutas de transporte urbano-popular que hacen y han hecho parte vital de nuestras historias comunitarias de vida, rutas de la zona nororiental, y centro oriental desplazadas y suplantadas por las nuevas estrategias de Transporte Integrado, y colonizado por la Cultura Metro, las cuales entre muchas otras cosas, no han hecho más que dificultar el acceso a nuestros barrios y consigo, el acceso al centro. Esto reflejado en las dinámicas de sus rutas, las cuales a demás trasgrediendo “Fronteras Invisibles” hoy están poniendo en riesgo la vida de los pobladores de las lomas y esquinas de los barrios populares de Medellín.

En esa dinámica me cuestiona que esta administración y a las que vienen a heredar políticas mal hechas y mal pensadas, sigan en la lógica de despojar la dignidad de las comunidades, me cuestiona entonces que en materia de habitar el territorio la administración con sus políticas de desarrollo este cercando el acceso de la ciudad que se convirtió en portafolio de servicios, eso no es más que la clara muestra que a Medellín la sigue y la seguirá flagelando la desigualdad, que seguirá siendo esta ciudad la “gallina de los huevos de oro” del discurso Neoliberal del Guerrerista y Competitivo Desarrollo.

Por ultimo hago un llamado urgente a que esta ciudad no siga naturalizando el desarrollo que a bala y miedo se viene alzando como titanes nefastos de la Concentración de la Riqueza, el desplazamiento, y la inequidad social que se pasea entre las esquinas y por las lomas de las comunas populares de esta, tu ciudad, mi ciudad.

“Juan Albañil, hombre vecino, cuanto ha soñado con la llamada igualdad, Juan Albañil pero dile a tus hijos, que en el cemento no hay porvenir…Pero cuantos condominios ese hombre va construyendo, y mañana es la misma puerta, de ahí mismo lo van huyendo, que sí, que si…Y en los andamios de la vida, con palustres de hermandad, fabricaremos algún día la casa de la igualdad, y digo yo.” Juan Albañil, Cheo Feliciano

 

[author] [author_image timthumb=’on’]https://alponiente.com/wp-content/uploads/2013/07/kanabico.jpg[/author_image] [author_info]Yerson González Líder y Actor Juvenil Zona Nororiental Integrante del Movimiento Social Juvenil y Comunitario Objetor Por Consciencia y Antimilitarista “Kanabico Objetor Insumiso[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.