Masivo Cachaco

     

Bogotá, que pasó de ser la Atenas Suramericana a la sometida al Élego Inhumano, ha sabido sortear varias torturas, entre las que se destaca la ausencia de un Sistema de Transporte Masivo. A principios de siglo funcionó el Tranvía, que desafortunadamente sucumbió el 9 de abril de 1948, cuando el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán dio al traste a la guerra infame que ha padecido el país; Santos la define como un conflicto armado que se puede acabar con el diálogo (gesto loable) mientras que Uribe (en su ego armamentista) dice que lo que hay es una simple amenaza terrorista (¿admite que sus ocho años de seguridad democrática no sirvieron?). Después llegaron los trolebuses, que fueron una gran alternativa (sobre todo cuando había paro de latas de sardinas disfrazadas de buses urbanos), se veían pintorescos y serios a la vez con sus cargaderas pegadas a su cableado exclusivo, con tarifas económicas; pero las ansias burocráticas y politiqueras de ciertos sindicatos distritales le dieron su certificado de defunción.

¿Qué vino después? Luego de diez años del monopolio de la cruceta, llegó el Transmilenio como una gran esperanza, liderada en la buena Alcaldía de Enrique Peñalosa; tuvo que enfrentarse a la beligerancia de la izquierda en el concejo distrital (actualmente lo culpan y hasta lo insultan de no haber hecho el metro, pero como dijo Jaime Castro en La Controversia (Canal Capital), quien realmente se le arrugó a este proyecto fue el presidente de entonces, Ernesto Samper Pizano), en el año 2000 empezaron las troncales Caracas y Calle 80 con resultados exitosos, que continuaron durante la segunda administración de Antanas Mockus y los dos primeros años de Lucho Garzón, cuando llegaron las troncales de la 30 y américas. Después llegó la alianza de los Moreno Rojas, el Uribismo en la Casa de Nariño y el Samperismo, originando el famoso Carrusel de la Contratación y por ende, la debacle en la construcción de la troncal de Transmilenio de la calle 26, el cual no solo quedó incompleto (un Portal El Dorado que ni siquiera llega al aeropuerto), sino que provocó un daño irreparable al Parque de la Independencia. Ahora con Petro el Cautelar se han propuesto las troncales de las avenidas 68 y Boyacá, pero todo parece indicar que se quedarán en ilusiones, más adelante se verá el porqué. Nota: ha empezado a funcionar la línea hasta Soacha, un gesto noble pero que se ha vuelto una bomba de tiempo, puesto que por ahorrarse unos pesos, no le hicieron un Portal al municipio cundinamarqués con todas las de la ley, con sistema de alimentación propia; basta con mirar la pelotera alrededor de la estación San Mateo, parece un campo de concentración.

Desde hace dos años empezó a implementarse el SITP (Sistema Integrado de Transporte Público), que si bien funciona a medias y con unos buses aceptables, tiene el gran inconveniente de la guerra de egos entre Angelcom y Recaudos Bogotá. Eso sí, gracias al SITP, la gente ha empezado a tener conciencia de que lo peor es seguir alimentando la famosa guerra del centavo, que deben haber sillas especiales para población mayor, mujeres embarazadas y personas con discapacidad. En la Columna Bogotá Inhumana (30/10/13) se hacía la siguiente reflexión sobre la materia: Parece el reencauche de buses viejos (después de largas jornadas en la guerra del centavo), que se vuelcan, chocan, atropellan, varios choferes siguen con la cruceta en mente. Además, el metro todavía no arranca ni siquiera su construcción (los planos tienen más dudas que certezas), los cables del sur parecen una utopía irrealizable, los buses padrones no es que contribuyan con el mejoramiento del tráfico ni del medio ambiente ni del desarrollo sostenible”. Con lo positivo anteriormente resaltado, los bloqueos a transmilenio (con pedidos de destruirlo), y el cable de Cazucá a punto de naufragar en la politiquería distrital, si queda la sensación de que la administración ha dejado a su suerte los buses azules, rojos, verdes y anaranjados.

¿Lo anterior porqué? El Alcalde Petro, más en un afán de meterse en una imposible campaña presidencial del 2018 (ojo con las sanciones por el caso de la recolección de basuras), salió con los planos del metro pesado y subterráneo para Bogotá; una línea cuyo eje principal son las troncales américas y caracas hasta la calle 100, 27 kilómetros en forma de longaniza (sin ánimo de ofender a nadie) a profundidad; es loable esto, pero tiene sus inconvenientes: en una ciudad hecha sobre cuerpos de agua como Bogotá, ¿no habrían problemas?, ¿porqué no se tuvo en cuenta el corredor férreo cuya base principal es la Gran Estación de la Sabana?, solo se favorecen siete localidades, ¿qué pasará con las otras trece, donde están las demás fases del metro?, ¿porqué tanta prevención contra quienes han hecho de manera respetuosa a este metro (dicen que los planos vienen desde Samuelito) como el mismo Peñalosa y el exministro Rudolph Hommes? Es bien sabido que la financiación del metro corresponde al Estado Colombiano en un 70% mientras que el Distrito se lleva el 30% restante; ¿no se podría pensar en un sistema para integrar a varios municipios de la sabana como en toda metrópoli que se respete? Sería bueno que el gobierno nacional analizase bien la factibilidad de este proyecto, porque no se puede imponer la visión ideológica sobre la técnica, económica, ambiental y sostenible.

 

PD1: La triste historia de pasión del hijo del presidente de la Corte Suprema en un vehículo oficial, el muchacho no pudo desfogar su virginidad ilegal.

 

PD2: El Príncipe Carlos y Camila Parker se gozaron las colombianadas durante su visita.

@Petroides

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-atl.xx.fbcdn.net/hphotos-frc3/t1/1780782_1404465043144690_1197510993_n.jpg[/author_image] [author_info]Pedro José Rivera Giraldo Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (El País, España), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente y Bajo la Manga. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo. Twitter: @petroides. Leer sus columnas. [/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.