Más voluntad y menos ideología

Después de las elecciones del pasado 25 de octubre los nuevos alcaldes y gobernadores electos han ocupado la agenda informativa del país, algunos siguen siendo recordados por sus contundentes campañas y otros por recibir favores de dudosa reputación.  Se ha generado también una gran incertidumbre frente a quien asumirá los cargos en las respectivas secretarias y dependencias de sus administraciones, y claro está, se ha venido haciendo seguimiento al posible modelo de ciudad que piensan construir. El alcalde electo de Medellín Federico Gutiérrez, Fico, no escapa a esto, y se generó un boom mediático cuando de forma enfática rechazó la invitación de Timochenko a la mesa de negociación de la Habana, Cuba.

He expresado abiertamente que los alcaldes y gobernadores electos no tienen obligación alguna al asistir a La Habana, ni mucho menos que serán ellos los que ayuden a agilizar la negociación, puesto que ya existe un equipo por parte de la institucionalidad que bien o mal está jugando un papel determinante en la finalización del conflicto armado que existe con las Farc. Sin embargo, las declaraciones de Fico me generan cierto sinsabor, aún más cuando sabemos que él será el primer alcalde en asumir el cargo en un posible escenario de post-acuerdo.

Fico se ha convertido en un “ícono” político para el país, con su aparente imagen fresca y renovada, con una  excelente campaña y una aguda habilidad de transformar su discurso logró conquistar a más de un “progresista”. Nadie pensó que antes de asumir su mandato ya estaría deslegitimando las negociaciones de La Habana y desechando a la basura la posibilidad de llegar a un acuerdo de paz a través del diálogo, aclaro, no presumo que ningún alcalde ni gobernador electo se “arrodillen al terrorismo ni al castrochavismo”, lo único que quisiera es un acto de generosidad y reconocimiento al proceso que nos tiene al bordo de la finalización del conflicto con este grupo insurgente.

Al ser un político mediático, sus declaraciones toman más fuerza, no en vano estoy escribiendo esto, pero con las declaraciones de Fico se me viene a la mente el impacto negativo que puede tener en el plebiscito que está a punto de convertirse en realidad, salir con esas declaraciones es comenzar una abierta campaña por el NO, por la NO reinserción de guerrilleros a la vida civil, por la NO justicia transicional, por el NO acuerdo  y reconocimiento de víctimas, por el NO proceso de paz y por ende por el NO llamado posconflicto.

Alcalde, entiendo perfectamente que ganar un plebiscito no genera capital político, ni burocracia ni poder, pero sí nos generará un ambiente de tranquilidad donde la zozobra y el miedo no hará parte de nuestro paisaje. Un plebiscito no es garantía de nada, es incierto lo que pueda pasar en un futuro, pero si le apostamos todos hoy a la reconstrucción de un nuevo país, tal vez sí tendremos certeza del futuro que nos espera. Crea usted también en su propio discurso, el discurso que lo hizo elegir como alcalde de Medellín, lo mínimo que espero es que gobierne tal y como lo prometió, un gobierno para la gente donde cabemos todos. Metámosle a esto más voluntad política y menos ideología, el diálogo es el camino para construir la paz, la paz así como la seguridad no es de izquierda ni derecha y eso usted lo sabe muy bien.

Alcalde, no estoy de acuerdo con que ustedes vayan a La Habana, pero hay que ser sensatos, tuvo usted la oportunidad de mostrar en la mesa sus críticas y miedos frente al proceso, usted en campaña se mostró como un hombre abierto al diálogo, a construir a partir de las diferencias, a construir sobre lo construido, tuvo usted la posibilidad de enseñarle a los “no institucionales” su concepto de paz: “La paz se construye desde las regiones y desde las ciudades, con justicia social, oportunidades, legalidad y Seguridad”. Discutiendo todas estas propuestas podremos dar un paso de lo  abstracto a lo verdaderamente concreto en términos de paz.

Alcalde, usted ya tuvo la oportunidad de exportar el modelo de seguridad democrática, política que usted le suena bastante y en su momento quería aplicar en Medellín, modelo que recibieron algunos países del continente, esto le dejó buenas retribuciones a usted y a sus socios, pero llegó la hora de que importe un modelo de reconciliación y construcción de paz para que nos vaya bien a todos en la ciudad y el país.

A los seguidores del alcalde Fico los invito a que dejen la doble moral atrás, obedezcan a la sensatez y no se conformen con discursos maniatados y ambiguos, simplemente, uno está o no está, al alcalde Fico lo invito a que nos demuestre que si será el alcalde de la paz para Medellín. Alcalde, somos más los que SÍ #Creemos en la paz.

Adenda: Gracias a Daniel Duque (@danielduquev) quien se ha tomado la molestia de invitarme a Al Poniente en repetidas ocasiones.

——————————————————————————————————————————————————————-

Lea más artículos sobre la polémica que desató Federico Gutiérrez al rechazar la invitación de Timochenko de ir a La Habana.

Federico Gutiérrez sí es el alcalde para la paz

Fico y la Paz

Federico ya estaba dañado de antes

About the author

Andrés Chavarría

Andrés Chavarría. Estudiante de Ciencia Politica en la Universidad Nacional de Colombia. Defensor de las libertades individuales. No tengo partido ni caudillo.

1 Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.