Opinión Selección del editor

Los planes de desarrollo bajo la teoría del Cisne Negro

Nassim Nicholas Taleb es un ensayista libanes autor de un libro llamado el  Cisne Negro en el cual plantea una posición en la que indica que las cosas son improbables que sucedan.  Los acontecimientos que tienen un fuerte impacto para quien lo observa y que en principio no se había previsto,  lo acaba incorporándolo en su conocimiento porque pretende con esto,  poderlo  proveer o anticipar en otros.

Para Taleb,  la paradoja de los fenómenos que por mucho que no lo hayamos visto antes, no quiere decir que no pasen.  Tal es el caso de la pandemia del Covid19 el cual según la teoría de este autor libanes,  es un cisne negro puesto que es un suceso que se caracteriza por su rareza, su gran impacto y su predictibilidad retrospectiva y  que ha tenido repercusiones en la economía, la sociedad, la manera de gobernar, la tecnología entre muchos otros elementos.

Partiendo de lo indicado por Nassim Taleb vemos como los planes de desarrollo en un municipio que no son más que la hoja de ruta donde se plasman los proyectos más importantes de una ciudad, se han presentado en su mayoría con una gran desconexión para la realidad actual y es precisamente por el enfrentamiento de esta pandemia lo cual puede generar en muchos de ellos limitaciones para la   solución a las reales necesidades de una  sociedad que está inmersa en torno al covid19.

Los ediles que no entienden de cisnes negros y que por lo general se encuentran fuera de una coalición, han aprovechado la oportunidad para atacar los planes de desarrollo de su municipio, algunos dirán que los diagnósticos son pobres y que las metas no se ajustan a la realidad actual. Dar la razón o no en momentos del coronavirus para una hoja de ruta que se presenta en una localidad, es un riesgo,  y por lo tal  debe ser considerada más por su estructuración actual y que sean fáciles de identificar como proyectos que propendan el bienestar social.

Muchas administraciones realizaron cambios considerables en sus planes de desarrollo antes de radicarlo en su Concejo Municipal  y lo mismo parte indudablemente por la pandemia, más cuando apenas estaba comenzando por lo que algunas líneas estratégicas que se presentaron en su momento, tuvieron que reajustarse.

Si bien los planes de desarrollo deben ser consecuentes con los programas de gobierno de una administración y fue el soporte para que el constituyente primario se motivara a respaldarlo a través de un voto, es necesario tener presente que existe una preocupación que se vive en estos momentos por parte de la comunidad en general frente a una pandemia que se convirtió en todo un cisne negro.

Indiferente de las líneas estratégicas que se presenten en cada municipio en sus planes de desarrollo, el seguimiento y control por parte del Concejo debe basarse en el entendimiento del cisne negro. Analizar y evaluar los planes de manera especial es un deber del edil y más cuando los planes deben servir en estos momentos en la recuperación de una economía que ha sido golpeada considerablemente por una pandemia.

 

Esto fue escrito por

Mauricio Correa Taborda

Trabajador Social, Comunicador Social Periodista. Especialista en Estudios Políticos. Magíster en Gobierno. Estudiante de doctorado en Estudios Políticos

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.