Lo que supone estar en contra

     

Ante un panorama confuso, por el que una parte del país sigue suspirando de alivio, y la otra de impotencia, seguimos recibiendo noticias que prolongan un episodio que suponía ser más breve y menos alarmante.

Ya muchas líneas se han dedicado al hacker Sepúlveda, a Andrómeda, a las agresiones de Uribe y de la Cabal, a los comicios presidenciales de hace casi tres meses. Pero detrás del avispero vuelto a revolcar, lleno de declaraciones obtusas y polarizaciones ―que marcan cualquier evento político― se encuentra una riña de institución y oposición en la que tanto ciudadanos como servidores públicos han respondido con alegatos y violencia.

No sé en qué momento un partido político, que se dividió en dos por el cambio metodológico de acabar con Las Farc, se convirtió en el foco de un país que, como en una gallera desordenada y saturada de escándalo y bochorno, se reúne cada que puede a observar un par de aves del mismo corral, una más desplumada que la otra, darse picotazos sin piedad.

Los dos lados tienen argumentos para estar en contra, que no hace falta repetir. Así como muchos colombianos ha sacado a relucir sus intereses cuando se pone el tema Santos-Uribe, o Santos-Zuluaga, o U-Centro democrático; cuando los líderes del redil están cansados, los gallos de reemplazo se preparan para salir al ruedo con las jugadas más sagaces y los trinos más agudos.

El problema no es este. La Selección Colombia y el show mediático que significaron las pasadas elecciones bien nos supieron entretener en los últimos meses. Lo que ahora preocupa es ese nombre monumental que se le dio al uribismo, incubándose desde la primera reunión en La Habana, y gravándose el pasado 25 de mayo.

Oposición es un término que en Colombia, esta vez, se ha quedado corto. Se ha encasillado en la coyuntura, en un 45% de la voluntad de los votantes, que de ninguna manera representa la mitad de la población colombiana, y que más que creer que dialogar no funciona, obedecen a la ideología de un expresidente que solo descalifica a su reelecto sucesor.

Y estas no son conjeturas flojas: cuando alguien se queda sin argumentos recurre a la violencia. Una violencia igual de amenazante como la que nos ha dado ya sesenta años de sangre y dolor.

¿Qué sucedería si se rompen los diálogos de paz? ¿O si Santos decide darle las concesiones que Uribe pide a gritos, empezando por garantizar la protección que recientemente le fue retirada? ¿Qué ocurriría si Sepúlveda no miente y el hacker Carlos Escobar es la ficha clave para destapar que la culpa es de los dos bandos?

Oposición no es simplemente contemplar la inmediatez, diferir en un proceso que puede cambiar el rumbo de uno de tantos ámbitos que componen un Estado. Oposición es defender con argumentos unas ideologías estructuradas que propongan revolucionar el modus operandi del actual gobierno, en todos sus matices.

Un partido político que merezca llamarse oposición no se gana a sus seguidores a partir de rencores acumulados e invitaciones a despreciar lo que finalmente la democracia generó. La oposición se mantiene en su puesto, procurando tener participación política, aplaudiendo lo que su rival haga bien, y reclamando lo que considere mal con la inteligencia que requiere aspirar a administrar un país, no un chiquero.

Nota: Petro está llevando leña al monte ―en un sentido adverso, por supuesto―. Pero ahí está, haciendo las veces de oposición silenciosa que revoluciona sin éxito, pero revoluciona.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://fbcdn-sphotos-h-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xpf1/v/t34.0-12/10668602_10152741882892994_1167649703_n.jpg?oh=0c2769aafc97c16748e49fb00d289516&oe=5408613D&__gda__=1409839916_c1989b4d89771c5717bc08de1eb66da6[/author_image] [author_info]Sara Ruiz Estudiante de sexto semestre de Comunicación social en la Universidad Eafit. Indagadora, bailarina y escritora. Amante de los relatos de ciudad, las manifestaciones artísticas y los por qué de lo que acontece, en especial en Colombia. En las letras encuentra el canal y resultado de sus grandes aficiones. [/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.