Lo que merece Medellín

Medellín merece un alcalde que cumpla sus promesas, que se preocupe por el bienestar universal en nuestro territorio, que entienda las necesidades de la gente y trabaje en pro de ellas. Nosotros merecemos un alcalde que comprenda que nuestra ciudad se verá beneficiada por el trabajo colectivo, y no por las peleas sinsentido que abordan constantemente el panorama político de la ciudad.


Lastimosamente, hemos visto cómo desde 2020 Medellín ha sido víctima de la improvisación y del desgobierno a manos de la administración de Daniel Quintero, un alcalde que se hizo elegir con la discursiva de proteger a la ciudad, y trabajar constante por ella para permitir su progreso; vaya mentira la que nos tragamos.

Se vendió como el independiente, como aquel que no era manejado por los partidos políticos; pero vimos cómo terminó siendo un lacayo de las casas conservadoras del Valle de Aburrá y un siervo de la politiquería tradicional antioqueña.

Se hizo elegir de la mano de la juventud, prometiendo ser una figura más cercana y fiel a las causas de los jóvenes; pero vimos cómo una de sus primeras órdenes como alcalde fue permitir el ingreso del Escuadrón Móvil Antidisturbios al campus de la Universidad de Antioquia.

Constantemente decía que iba a proteger a todos los ciudadanos de Medellín; niños, niñas, adolescentes, adultos; pero vimos cómo se despreocupó con el debido funcionamiento del programa de Buen Comienzo.

Prometió ser un alcalde que unificaría; pero vimos cómo desde el primer día de su mandato persiguió a sus opositores, y cómo utilizó el canal local para hacer una campaña sucia en contra de esos líderes políticos que no le corrían a los caprichos de esta administración. Se dedicó fue a pelear, y a hacer discusiones banales con sus opositores, y se le olvidó su principal deber: gobernar.

¿Acaso eso es lo que se merece nuestra ciudad? ¿Nos merecemos un alcalde mentiroso, arrogante y falso? Yo creo que no. Medellín merece un alcalde que cumpla sus promesas, que se preocupe por el bienestar universal en nuestro territorio, que entienda las necesidades de la gente y trabaje en pro de ellas. Nosotros merecemos un alcalde que comprenda que nuestra ciudad se verá beneficiada por el trabajo colectivo, y no por las peleas sinsentido que abordan constantemente el panorama político de la ciudad.

Medellín merece un alcalde que entienda la diversidad que tenemos en todos los sentidos, y que acepte construir con esos sectores tan diversificados que favorecen a nuestra ciudad; que le dan luz, y un aire más colorido a nuestro panorama.

Merecemos un alcalde que actúe con legalidad, que sea transparente con sus gestiones y que sea coherente con aquellos principios con los que se hizo elegir; un alcalde maduro, trabajador, interesado en el avance colectivo y animado a la hora de decidir y tomar acciones que representen un aire positivo para nuestra ciudad.

Ahora bien, ¿quién será ese alcalde que merece Medellín? Sé perfectamente que no será alguien que acompañó a esta nefasta administración; sé que no será alguien a quien no le importó la ciudad en estos años, y que permitió que Quintero Calle hiciera todo a su antojo. Sé que SÍ será alguien que hizo control político, que acompañó a la ciudad en esos espacios en que la administración brilló por su ausencia, y que durante el paso de estos últimos años tuvo la gallardía de denunciar esos actos de corrupción que se hicieron muy comunes en esta alcaldía.

Quiero lo mejor para Medellín, y por eso espero un gran encuentro de sectores políticos, sociales y económicos que pretendan cuidar y salvar a nuestra ciudad. Quiero un alcalde que tenga los pantalones bien puestos, y que tenga la disposición de trabajar día, tarde y noche para recuperar aquello que perdió la ciudad en estos años. Quiero un gran diálogo entre ciudadanos que promuevan una idea que se fortalezca como la esencial para el avance de Medellín a partir de 2024.


Otras columnas del autor en este enlace: https://alponiente.com/author/penacanosamuel/

About the author

Samuel Peña Cano

Estudiante de Derecho en la Universidad Autónoma Latinoamericana, activista político, líder estudiantil, un apasionado por la paz y la defensa de los Derechos Humanos, y un intento fallido de músico.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.