¡Liberales demócratas de Iberoamérica, Uníos!

Luis Guillermo Velez Alvarez economista

Los días 18 y 19 de febrero se realizó en Bogotá el Encuentro por la democracia y las libertades promovido por el Foro Madrid. Participaron liberales demócratas procedentes de varios países de la Iberosfera, vinculados a la política, unos; otros a la academia, al periodismo o a organizaciones de la sociedad civil. También era amplio el espectro doctrinario de las asistentes, unidos en la defensa de la democracia, la libertad y el estado de derecho, hoy amenazados en toda Hispanoamérica por el socialismo totalitario agrupado en el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla.

En 1990, Lula Da Silva y Fidel Castro fundan el Foro de Sao Paulo para organizar las fuerzas de la izquierda latinoamericanas que atravesaban por una situación de desconcierto y orfandad en medio de la crisis del socialismo real que llevó a su derrumbe en Europa Oriental y la Unión Soviética y a su transformación en capitalismo despótico en China.

En la fundación del Foro participaron unos pocos partidos, solo uno de los cuales, el Partido Comunista de Cuba, estaba en el poder. Hoy, 123 partidos y movimientos de 27 países son miembros activos del Foro y están en el gobierno en once países, ocho de los cuales conservan aún formas democráticas – México, Honduras, República Dominicana, Panamá, Perú, Chile, Argentina y Bolivia – mientras que otros tres – Cuba, Venezuela y Nicaragua – se han transformado en feroces dictaduras.

En Colombia hacen parte del Foro el movimiento Marcha Patriótica, Colombia Humana, Partido Alianza Verde, Partido Comunista Colombiano, Partido Polo Democrático Alternativo, Partido de los Comunes, Unidad Democrática, Presentes por el Socialismo y Movimiento Poder Ciudadano.  También las Farc y el ELN participan en encuentros del Foro y comparten plenamente su ideología. La FECODE, Asonaljudicial y la CUT son unos sindicatos de industria abiertamente politizados y controlados desde hace mucho tiempo por los partidos del Foro.

El documento programático fundamental del Foro de Sao Paulo es el llamado “Consenso de Nuestra América”, elaborado por el Grupo de Trabajo del Foro, reunido en Managua, en febrero de 2017, bajo el liderazgo de los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega; Venezuela, Nicolás Maduro; y Cuba, Miguel Díaz-Canel. He aquí su declaración inicial:

“Este documento es el resultado de un trabajo desarrollado a partir de un conjunto de ideas y conceptos con el objetivo de contribuir al desarrollo de los procesos progresistas y revolucionarios en las diversas regiones y países de América Latina y el Caribe. A la fecha es ya un documento colectivo de partidos y organizaciones del subcontinente. El nombre hace referencia a una unidad tanto declarativa, como en torno a un programa y a una práctica política”

El objetivo del Foro es transformar las relaciones de producción capitalistas, acabar con la propiedad privada, implantar la propiedad estatal e imponer desde el estado la ideología y los valores comunistas.

 “Reconocemos los éxitos de estos más de veinte años de trabajo de la izquierda organizada en el Foro de Sao Paulo, y casi veinte luego de la victoria del presidente Hugo Chávez. Hay balances positivos de la colosal batalla económica y social librada, aunque no pudimos transformar aún las relaciones de producción capitalistas”

“El Estado debe poseer empresas que sean productivas, eficientes y sanas, sobre todo en áreas estratégicas como: Energía, Finanzas, Telecomunicaciones, entre otras”.

“Esta estrategia supone asignar al Estado un rol central en la construcción de objetivos y en la fijación de sistemas de incentivos y la construcción ideológica y de valores”

No es exagerado afirmar que el Foro de Sao Paulo es una especie de Quinta Internacional Comunista como las que en el siglo XIX lideraron Marx y Engels y en XX Lenin, Stalin y Trotsky. Después de estar centrada en Europa y también en Asia y África, la lucha por el socialismo y el comunismo se ha trasladado con gran intensidad a Latinoamérica.

Los liberales demócratas de América Latina cometimos el error de menospreciar el Foro en sus inicios convencidos de que el derrumbe del socialismo real arrastraría en su caída a sus seguidores del resto del mundo. Sucumbimos, quizás, frente a la apresurada predicción del inevitable triunfo del capitalismo y la democracia liberal planteada por Fukuyama en su célebre libro sobre el fin de la historia y el último hombre.

Con el Encuentro Regional por la Democracia y las libertades, los liberales demócratas de la Iberosfera empezamos a enmendar ese fatídico error que tanto sufrimiento nos ha costado. En este encuentro nos expresamos el mutuo apoyo en las luchas que enfrentamos en cada uno de nuestros países, luchas que, a pesar de sus aspectos idiosincráticos, giran alrededor de principios de carácter universal que todos compartimos pues son el fundamento de la civilización, el progreso y la vida pacífica:

  • La libertad como valor político supremo,
  • El derecho de propiedad como fundamento de todos los derechos,
  • La responsabilidad personal como norma de actuación en la vida social,
  • La democracia entendida como multiplicidad de partidos, alternancia en el poder y respeto por el estado de derecho y
  • El rechazo a la violencia como forma de ejercicio de la política.
  • Aunque en el marco de estos principios pueden coexistir múltiples visiones de la vida política y social, es claro que son incompatibles con el modelo de sociedad comunista por el que propenden los partidos y movimientos del Foro de Sao Paulo y del Grupo de Puebla.

Si queremos mantener y ampliar la democracia y las libertades en los países donde aún las tenemos y recuperarlas donde las hemos perdido o se han debilitado, debemos enfrentar sin ambages a esas organizaciones totalitarias.

About the author

Luis Guillermo Vélez Álvarez

Economista. Docente. Consultor ECSIM.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.