La verdad de la olla raspada

Es muy común en todos los gobiernos entrantes empezar a señalar al saliente con este estribillo que le dejaron la olla raspada con el fin de realizar un corte de cuentas y comenzar sus ejecutorias con la justificación de una reforma tributaria a partir del 7 de agosto.

También es cierto que los candidatos que ponen su nombre a consideración de los colombianos en una campaña presidencial saben y conocen de primera mano el estado con el que recibirían el país para asumir los retos que se tienen en todos los frentes y sobre todo el estado de las finanzas públicas o por lo menos lo deberían saber.

El gobierno Duque entrega en materia de finanzas públicas un déficit fiscal del 5.6% muy por encima de cómo lo recibió en 2018 con 3.1% sin embargo hay que hacer la anotación en el comparativo sobre el manejo de la pandemia que llevó al gobierno a endeudarse para mitigar el impacto económico como lo hicieron todos los países del mundo (unos más que otros). No hay que olvidar que unos países lo que hicieron fue emitir moneda cosa que pedían los partidos de oposición que hoy serán gobierno además de solicitar más gasto público para una renta básica universal de alrededor de 39 billones de pesos adicionales. Realizar la reducción del déficit fiscal para dejarlo en el 5.6% tardó tan solo dos años de esfuerzos en crecimiento económico algo que estaba presupuestado para el 2027 según el Marco Fiscal de Mediano Plazo.

Rebajó la deuda al 56.6% con respecto al PIB también en dos años de recuperación adelantando 10 años su estabilización. Recuperó la economía en 7 trimestres, lo que al resto del mundo le ha costado 16 trimestres para recuperarse. Se logró emplear alrededor de 2 millones de personas recuperando el 100% de los empleos perdidos por la pandemia. En materia de pobreza monetaria se sacaron a 1.4 millones de colombianos y 1.3 millones salieron de condición de pobreza extrema.

Con respecto al recaudo de impuestos, se logró un crecimiento del 15% del proyectado en lo que va del año 2022 y un 33% con respecto al año pasado. En el 2023 se recaudarán 37.7 billones adicionales, haciendo posible que por primera vez las finanzas sean superavitarias.

Con esta información lo que se quiere es dejar claro cómo se deja la olla. Pero es preciso anotar que Colombia tiene grandes retos en materia fiscal, y es seguir reduciendo el déficit fiscal, deuda y para eso debemos seguir la senda de crecimiento económico, generación de empleos, inversión, exportar más entre otros. Las amenazas que tiene el PGN son el rubro que se destina a las pensiones (en crecimiento), deuda, intereses a la deuda y un estricto ajuste en materia de austeridad. Por eso es importante no perder el impulso que lleva Colombia en crecimiento económico (tercero en el mundo en el 2021 y el primero en América Latina y países de la OCDE en el 2022 proyectado) para que permitan enfrentar los peligros que se avecinan con un panorama mundial tan gris.

About the author

Ciro Alejandro Ramírez C.

Abogado egresado de la Universidad Javeriana; especialista en derecho minero-petrolero de la Universidad Externado de Colombia, derecho contractual de la Universidad del Rosario y derecho de sociedades de la Pontificia Universidad Javeriana. Magister en Gerencia Pública de la Universidad de los Andes, escuela de gobierno Alberto Lleras Camargo. Actualmente, cursa programa de Doctorado en Derecho en la Universidad Santo Tomás.
Representante a la Cámara por el Departamento de Boyacá para el periodo constitucional 2014-2018, miembro de la Comisión tercera constitucional de la Cámara de Representantes. Actualmente es Senador de la República, por el partido Centro Democrático.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.