Educación Opinión Recomendados Selección del editor

La necesidad de redes colaborativas en educación

En estas situaciones de crisis, las redes cobran mayor relevancia frente a los obstáculos que dificultan los procesos educativos cotidianos, pues poseen un mayor alcance y, con ello, más posibilidades de expandir los aprendizajes


Al hablar de red no necesariamente estamos hablando de colaboración, por lo cual es importante hacer la distinción. La red es un conjunto de personas o instituciones que se conectan directa e indirectamente, mientras que la colaboración es trabajar en conjunto por un propósito común (Rincón-Gallardo & Fullan, 2016)

Lograr aprendizajes colectivos es uno de los principales objetivos de las redes que se centran en la colaboración. En estas redes los integrantes se transforman en los enlaces del conocimiento, resolviendo problemas de práctica en función de avanzar hacia un propósito común.

Cuando las redes trabajan colaborativamente el verdadero desafío radica en establecer relaciones y sistemas sostenibles que perduren al margen de los proyectos que hicieron posible el comienzo de la colaboración (Azorín & Muijs, 2018).

Para lograr redes educativas que se enfoquen en la colaboración y logren sostenibilidad, se deben considerar los siguientes aspectos:

  • La definición de una estructura que entregue un marco de acción claro a los integrantes
  • Un propósito común definido de manera consensuada
  • Las condiciones y recursos necesarios para el funcionamiento de la red
  • Un liderazgo horizontal que oriente los elementos centrales de la red

 ¿En qué aspectos pueden aportar las redes colaborativas en la actual situación de crisis sanitaria?

La experiencia demuestra que un país afectado por un conflicto puede tardar hasta dos décadas en pasar de la fase inicial de ayuda humanitaria a la de reconstrucción y desarrollo. Si la educación no es una prioridad desde el principio, las probabilidades de una recuperación temprana y sostenible se ven drásticamente reducidas (UNICEF, 2010).

En estas situaciones de crisis, las redes cobran mayor relevancia frente a los obstáculos que dificultan los procesos educativos cotidianos, pues poseen un mayor alcance y, con ello, más posibilidades de expandir los aprendizajes, de generar nuevas redes y, sobre todo, de generar un apoyo que disminuya la sensación de vulnerabilidad de los integrantes.

A continuación, se mencionan aspectos claves que hacen necesario el trabajo en redes colaborativas en la situación actual:

  1. Contención emocional: especialmente en la situación actual, los integrantes de las redes pueden encontrar contención en esta instancia, compartiendo distintas realidades, rompiendo el aislamiento y generando un tejido de apoyo de manera colectiva.
  2. Coordinación eficiente: sin duda las redes permiten definiciones consensuadas de manera más rápida, lo que permite alinear criterios para avanzar y responder de manera eficiente en el contexto de una crisis.
  3. Mayor alcance: en situaciones de crisis es necesario amplificar información y aprendizajes para, por un lado, resolver temas operativos emergentes y, por otro, cimentar prácticas que permitan avanzar en temas estratégicos.
  4. Desarrollo profesional: la instancia que genera el trabajo en red es una oportunidad para enriquecer las prácticas y expandir los aprendizajes, generando un capital que pueda dar respuesta a la situación de crisis y, a la vez, hacer sostenible el trabajo de la red para continuar aportando al mejoramiento educativo.

En resumen, potenciar las redes educativas enfocadas en la colaboración es y será una estrategia clave para enfrentar de mejor manera la actual pandemia y sus efectos en la educación del mañana.

Esto fue escrito por

Alexis Moreira Arenas

Profesor, Magíster en Gestión Educativa, Diplomado en Políticas Públicas, Diplomado en Medición y Evaluación de Aprendizajes.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.