La humanidad es mujer

     

 “Hemos crecido en un mundo masculinizado, olvidando que la mujer fue quien creó la cultura”

 

La humanidad es mujer, y la felicidad es mujer, y la vida es mujer, y la luna es mujer, y la mar es mujer, y el agua es mujer; y también las dudas y la guerra, pero también la paz y la esperanza. Hemos crecido en un mundo masculinizado, olvidando que la mujer fue quien creó la cultura, pues mientras el hombre buscaba el sustento para sobrevivir materialmente, era la mujer, quien alrededor de la hoguera, forjó la palabra, y de ahí el mito y de ahí el arte, forjando el sustento de la humanidad en la trascendencia de su propia especie. 

Pero seguimos viviendo en un mundo masculinizado. Cientos de mujeres siguen siendo excluidas en muchos ámbitos sociales, muchas siguen recibiendo salarios por debajo del promedio laboral, otras tantas siguen siendo invisibilizadas en sus angustias y minimizadas en sus reclamos. Pero fueron las mujeres quienes siguieron moviendo las industrias, mientras los hombres se iban para las guerras; fueron mujeres quienes protestaron para tener un horario laboral justo y para tener seguridad social y salud.

La democracia nació en el seno del hogar, fue la mujer quien buscó implantar la equidad en los alimentos y en los momentos de solaz, pero fue excluida de las decisiones sociales importantes para las comunidades, ni siquiera se le permitía elegir o ser elegida; debieron pasar siglos para que la mujer recobrara este derecho, y muchos otros más. 

Dicen que el siglo XXI es el siglo de la mujer. Pero en realidad, todos los tiempos han sido de la mujer; han sido protagonistas en la génesis del Mundo y también en el camino hecho un éxodo; han formado a la humanidad y han demostrado que son mucho más que el significado de una flor, han sido también tronco y enseña; han superado todos los miedos y las debilidades. Hoy por hoy, pese a todo los intentos por seguir invisibilizándolas, en todas las facetas del quehacer humano, sabemos que siempre habrá una mujer gestando ideas, desarrollando proyectos, descifrando enigmas, componiendo grandes obras artísticas. Reconocidas en las diferencias, sabemos que no podemos ser lo uno sin lo otro, hombres y mujeres, en un plano de igualdad y en el reconocimiento equitativo de lo que hacemos. Mujeres, forjadoras de la humanidad.

About the author

J. Mauricio Chaves-Bustos

Escritor de cuento, ensayo y poesía. Facilitador en procesos de diálogo para construcción de paz. Columnista en varios medios escritos y virtuales.