Opinión Poder Política Selección del editor

La degradación de la democracia representativa

Los ciudadanos en las calles están haciendo reclamaciones y demandas que ya no les interesa gestionar a través de los partidos políticos, ni que sean escaladas al gobierno por medio de sus representantes. Las calles y la cacerola se han convertido en los instrumentos para exigir un diálogo directo con el ejecutivo.


En los últimos años diferentes hechos son indicio de la degradación de la democracia representativa.  La ciudadanía no se siente representada por los políticos. Desconfían de sus intenciones y desprecian sus actuaciones. Basta recordar la sorpresiva y destacada votación del referendo anticorrupción en contraste con los resultados alarmantes frente a la cantidad de votos en blanco, votos nulos y tarjetones no marcados que se contabilizaron por miles en las pasadas elecciones regionales.

Los ciudadanos en las calles están haciendo reclamaciones y demandas que ya no les interesa gestionar a través de los partidos políticos, ni que sean escaladas al gobierno por medio de sus representantes. Las calles y la cacerola se han convertido en los instrumentos para exigir un diálogo directo con el ejecutivo. A pesar de actuar por derecho constitucional, esto no prueba que tengamos una democracia fuerte. Por el contrario, las constantes movilizaciones ciudadanas desnudan la incapacidad de contener el poder en los escenarios establecidos como parte de la democracia representativa, que parece debilitarse cada día más.

En consecuencia estamos experimentando la erosión del poder, donde cada ciudadano quiere ejercitar de manera directa la cuota parte del poder que le corresponde bajo la égida constitucional que predica la soberanía popular. En el que los partidos políticos pierden cada día espacio entre los electores y la política sustentada en la burocracia del poder es fuertemente cuestionada y repelida por la ciudadanía.

Estamos frente a la emergencia de los micropoderes, así definidos por Moisés Naím, en el que actores pequeños, desconocidos o antes insignificantes han encontrado las formas de socavar, acorralar o desmontar a quienes han ejercido el poder hasta ahora de manera mas o menos asegurada. Se trata de activistas sociales, nuevos movimientos políticos con propuestas alternativas, una ciudadanía que dispone de variadas formas de informarse y de medios de comunicación diferentes a los tradicionales.

Es probable que la vanidad y la arrogancia de la élite política obnubile su entendimiento y no le permita comprender que tenemos una ciudadanía diferente, que no solo está protestando contra el gobierno de Duque, sino que apelan al ejercicio de la democracia directa para dar una bofetada a sus representantes que viven bajo el espejismo de un poder que se degrada de a poco.

Esto fue escrito por

John Fredy Arango

Politólogo y Abogado Especialista en Derecho Administrativo y Contratación Estatal. Colaborador en diferentes medios de comunicación escrita como columnista y caricaturista. Apasionado por los asuntos políticos y la filosofía política.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.