Opinión Recomendados

La crueldad del Yo

la inconsciencia no puede sobrevivir donde la luz de la consciencia permanece viva


Son muchas las innumerables veces que el ser humano ha sido su propio verdugo, su propio juez e inquisidor. Es tal la experiencia mental de inconciencia en que vive el individuo con la identificación de un Yo terriblemente cruel y condenatorio, que muchas veces acaba por influenciar acciones autodestructivas en la misma persona que terminan en acciones autodestructivas desde la inconsciencia.

La mente es una herramienta de nuestra supervivencia en el plano de existencia actual; más sin embargo no es nuestra identidad, y aunque se debe reconocer que tienen la capacidad magistral de crear cosas maravillosas para el beneficio de la humanidad, también tiene el poder de hacer bombas atómicas y generar destrucción. Lo que se pasa por alto al reconocer estos resultados, es que todo esto nace de la suprema necesidad del ego de hacerse evidente y alimentarse del reconocimiento de su poder individual y colectivo.

Las mujeres desde una posición más específica, están generalmente más identificadas con el ego manifiesto en el dolor, por su condición de mujeres, suelen ser más sensibles y delicadas a la experiencia de la acumulación de dolor inconsciente que el ego reclama para su manifestación.  Esto se debe a su biología, ya que su experiencia con el alumbramiento, la excesiva dureza de la cultura social y su profunda conexión con las emociones de otros, especialmente de sus seres más cercanos, hace que el Ego representado en el dolor se exprese con mucha más tendencia reclamando su lugar protagónico en el escenario de la vida  , por el otro lado el hombre mucho más identificado con el animal cazador , suele ser mucho más adicto a sus pensamientos lógicos planos de escalas negros y blancos con prejuicios y segmentación permanente , excesivo ruido mental que lo mantiene atrapado en sus creaciones y proyecciones más apasionantes según sea su gusto, aunque al final viene a dar el mismo resultado, el Ego reclamando su dominio sobre el individuo, por supuesto todo esto suele llegar en algunos casos a ser contrario entre los dos sexos, sin embargo en el plano general es así.

El reclamo del ego por atención ha sido “el cruel Yo” que más arraigado ha estado en la humanidad, y hasta que no logren las personas identificar este estado de inconsciencia y desidentificarse de él, seguiremos experimentando los mismos patrones de autoeliminación en el ser humano.

para analizar esto desde el punto más objetivo, tendremos que poner en contexto la humanidad desde sus inicios, y como a través de los años ha sido condicionada para la supervivencia, nuestros antepasados luchaban con la gran decisión de permanecer en una cueva o salir y por alimento y correr el riesgo de ser devorados por algún hambriento animal, y todas estas cosas han sido en su proporción efectos que han desencadenado colateralmente en estructuración neuronal con amplios grados de control por parte del cerebro primitivo y límbico, el miedo ha sido parte del desarrollo de la historia  y de la propia cultura, sin embargo aunque es muy difícil por lo menos en la cultura occidental correr el riesgo de ir a nuestra oficina y cruzarnos con un animal potencialmente peligroso , como un tigre, si hemos desencadenado otro tipos de miedos , ya que hemos creado otro tipo de peligros mismos, que vuelven a colocar en el escenario otras patologías, daré un ejemplo con esto, existe un temor normal y existente en las personas a conducir un vehículo; la amaxofobia es el miedo irracional a conducir vehículos es decir la sensación que bloquea e impide conducir, debido al miedo a sufrir un ataque de pánico mientras esté en medio del tráfico de la calle. Es decir, es “miedo al miedo”.

Esta y otros tipos de fobias y miedos han generado una alerta en los profesionales, ya que patologías como estas y otras más extrañas han venido emergiendo durante el último tiempo, miedo a la soledad o a no ser aceptado.  lo preocupante acá no es solamente el estado de desequilibrio de una persona expuesta a estas condiciones, sino la alta incapacidad de autorregulación que presentan las personas durante los tratamientos.

El cerebro humano ha sido condicionado de tal forma que casi instintivamente se han construido sus respuestas , aun las más cognitivas y racionales donde opera el Cortex cerebral. Debido a esto existe una gran necesidad y demanda de empezar a estudiar áreas donde se eduque y proporcione a las personas herramientas para la autorregulación. Por supuesto que sabemos que nuestro primer escenario debe ser la familia, los cuales deben brindarnos las herramientas para poder hacerlo y poder combatir cualquier tipo de miedo y que también sea útil para los desbalances emocionales.

El gran significado de todo esto es que, nuestra área límbica está conectada con sectores inmateriales e invisibles de nuestra mente que pueden permitirnos equiparnos para los desafíos de nuestra limitada mente. Estudios muy serios de universidades en el mundo e instituciones alrededor de la sociedad científica han demostrado que los ejercicios de introspección, mindfullnes, la meditación y por supuesto la oración, sirven de gran ayuda para la estimulación cerebral y mejoramiento y producción de proteínas reguladoras en el cerebro.

Esto también es una invitación para que los centros educativos y formativos de la primera infancia se incorporen dentro de sistemas de equipamiento neuroeducativo para los niños, y así ser un muro de contención que disminuya las grandes cantidades de adultos con patologías y desequilibrios mentales en todas sus proporciones y riesgos.

Un sistema condicionado por muchos factores externos que se decantan en la sensación colectiva de un clima social hostil, egoísta y altamente desconfiable.

Ese es el lugar donde habitamos hoy; sin embargo, tengo noticias buenas para todos aquellos que han vivido en esa zozobra casi adherida a sus huesos por la incertidumbre y la percepción que tienen hoy del clima social donde vivimos. Quiero decirte que no tienes que vivir como un termómetro reaccionando de acuerdo  a la temperatura colectiva que te rodea, los que han logrado conocer y practicar los hábitos de la mente educada a través de la consciencia observadora y alerta, se han convertido no en termómetros , sino en termostatos, esos que tienen el poder dentro de sí mismos para crear el clima , para influenciar la sensación colectiva del resto , aquellos que se han comprometido con provocar un cambio de adentro hacia afuera, por medio del poder de conocer y usar las leyes de la mente a su favor, cada persona tiene el potencial de no ser arrastrado por el clima social que los medios de comunicación mediatizan o de las conversaciones pesimistas de oficina o el egoísmo en el tráfico de la autopista y los problemas familiares.

Si has comprendido hasta este momento que eres un ser espiritual, viviendo una experiencia en la carne solamente y que tienes el control sobre lo que dejas salir o entrar dentro de ti, haz logrado subir la montaña de la consciencia , derribaste los patrones que te ataban a un mundo que vive en automático rodeado de temor por el clima social que diariamente los está amenazando, este es el poder embrionario y creativo de una persona que se ha desconectado de la matrix del cuerpo del dolor y ha tomado el control, no para reaccionar , sino para crear.

El clima social seguirá existiendo, por supuesto que sí, nuestro desafío es crear un clima social con nuestras propias vidas que refleje la luz donde hay oscuridad, pues la inconsciencia no puede sobrevivir donde la luz de la consciencia permanece viva.