Opinión Política Selección del editor

Génesis 27:10-19

“En otrora quedaron estos paisas casi federales… Estábamos ahora en manos de unas cuantas cuestionables familias rotándose el poder entre ellas en una simulación bien orquestada de democracia”


No es EPM y sus finanzas, no son las aseguradoras o las juntas directivas representando intereses de privados, no son los contratos tan auditados en esta pandemia; el génesis de todo esto que hoy le pasa a Quintero Calle es el día 27 del mes 10 en el año 19. Aunque gustándome más 27:10-19, emulando un pasaje de la biblia; y después de todo lo que ese día en Medellín pasaba era casi bíblico, la batalla de David contra Goliat, aunque para ser más precisos David contra el primogénito de Goliat.

Aquel día las pasiones caldeaban, era un domingo de elecciones que evocaba las historias de nuestros abuelos, donde políticos prohombres, símbolos de esperanza, sin más ninguna otra arma que sus propuestas, e ideas lanzadas al aire en discursos pasionales, luchaban ellos contra las mafias atrincheradas en el poder.

En otrora quedaron estos paisas casi federales que lideraron nuestra ciudad buscando el bienestar social y no personal o de privados. Estábamos ahora en manos de unas cuantas cuestionables familias, rotándose el poder entre ellas en una simulación bien orquestada de democracia.

Pero aquel domingo la cadena se rompió, el electorado respondió a favor de un cambio llamado Daniel Quintero; definir el por qué ganó es largo y tendido, que no es el fin de esta columna; ni tampoco relevante para explicar por qué su triunfo tiene hoy tan peculiarmente unida a la clase política y politiquera más tradicional de estas tierras antioqueñas.

La razón de esta unidad es fácil, el miedo, el miedo los hace abrazarse, difamar juntos al unisonó y en consenso; pero no los culpo; es un instinto natural y primitivo el pánico ante lo desconocido, inesperado y tan fuera de su control. Y no era para menos, pues un muchachito del tricentenario se les coló por el centro de los dos favoritos y marcó un gol histórico en votación. Las apuestas seguras fallaron, el trono no sería heredado como lo dictaba la tradición a voces; el piso doce tendría a su cabeza un ocupante sin pedigrí.

La administración se instauró y a la par ataques se iban dando, esporádicos, nada coordinado, más pasionales que racionales. Magistral ejecución de contratos con sentido social ponía a Quintero número uno en el país como el alcalde con mejor imagen, reconocimiento que a este lo recargaba pero que a los huérfanos del poder asustaba; y no por ser Quintero el alcalde, si no por el cambio que éste simbolizaba y el mensaje que podía dar para futuros comicios.

Con esta premisa entonces la tarea era clara, la plaga debía controlarse; un cuatrienio sin participación burocrática era impensable después de años de amamantarse de la teta del estado. Ya fijada la meta el siguiente paso era hallar el momento crucial para empezar el ataque sistemático contra la administración de Quintero el paria usurpador.

Lo que siguió ya todos lo conocemos, las fuerzas de lo oscuro tuvieron su florero de Llorente y ahora utilizan la figura de la veeduría para mimetizarse entre la ciudadanía del común; pero su movimiento más político que veedor no puede librarse de ese hedor a venganza por el domingo de los caídos, aquel 27:10-19.

Vendrán más ataques, buscarán enlodar la imagen del alcalde, igualarlo a ellos y su prontuario, necesitan que para los ojos la gente ese abismo moral que los separa desaparezca y lo vean como un político más, no como el símbolo de esperanza que en verdad es.

Señor alcalde, adueñándome de las palabras de Cervantes “si los perros ladran es porque vamos avanzando”, continúe así que usted es el primero de muchos Danieles y a eso le temen.

Esto fue escrito por

Julián Esteban Puerta Bolivar

Estudiante de derecho, amante a la política y las hamburguesas, defensor de las causas que cree justas, procrastinador, viviendo en honor a mi padre.
@yojulianp

2 Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.