Ética en la red

Internet se convirtió en una herramienta de dominio público, lo que a su vez ocasiona que cualquier individuo con un dispositivo conectado a la red puede generar contenidos propios y retroalimentar los ajenos. Es la nueva forma de comunicación que adquiere la humanidad. Pero, el ejercicio de comunicación a través de internet no termina en una simple comunicación por medio de redes sociales, páginas web, mails y demás, sino que ha permeado casi todas las cosas que nos rodean en nuestro tiempo actual.


Desde su aparición la especie humana ha experimentado evoluciones, tragedias, revoluciones, catástrofes, descubrimientos, que han marcado la historia hasta nuestros días. Uno de ellos es el surgimiento de Internet el cual se remonta al año 1958 en EE. UU.  con la creación de ARPA o Red de la Agencia para los Proyectos de Investigación Avanzada.

A partir de dicho suceso internet ha pasado por una serie de metamorfosis en cuanto a su estructura, funcionamiento y utilidad, hasta convertirse en un recurso necesario para la continuidad del desarrollo social, cultural, político y económico, aunque ha traído consigo múltiples problemas de carácter desinformativo las sociedades dependen de este para su comunicación.

Internet se convirtió en una herramienta de dominio público, lo que a su vez ocasiona que cualquier individuo con un dispositivo conectado a la red puede generar contenidos propios y retroalimentar los ajenos. Es la nueva forma de comunicación que adquiere la humanidad. Pero, el ejercicio de comunicación a través de internet no termina en una simple comunicación por medio de redes sociales, páginas web, mails y demás, sino que ha permeado casi todas las cosas que nos rodean en nuestro tiempo actual.

El uso de internet en casi todos los aspectos que enmarcan nuestra cotidianidad se denomina “El internet de las cosas” o “The Internet of Things” esta explica cómo funciona la IoT en el mundo actual, así como su impacto en la sociedad. Su autor, Samuel Greengard, explica el inicio de la era de la IoT y cómo esta ha evolucionado hasta convertirse en una tecnología inteligente y transformadora.

Toda nueva adquisición conlleva una gran responsabilidad, internet por supuesto no podía ser la excepción, pues es una herramienta necesaria, de dominio público, con infinidades de uso y con un alcance ilimitado en el que tal vez el único límite sería la ética. Por ende, la necesidad permanente de abordar internet desde una mirada ética y moral del individuo y su inmersión en la red o lo que ya conocemos por “ética digital” para asegurar que la herramienta más poderosa e influyente de los últimos tiempos termine por ocasionar una catástrofe social sin posibilidades de salvedad.

En la actualidad hablamos de una cuarta revolución digital que llegó para quedarse y cambiar los procesos, no solo de comunicación sino también las formas de adquirir bienes y servicios, al igual que conocer nuevas culturas y/o formas de desarrollo de sociedades que se encuentran geográficamente distantes pero interconectadas por la internet. Entendiendo el concepto de internet, es necesario también optar por una postura crítica y responsable en el uso correcto. Es precisamente donde juegan un papel importante la ética y los autores representativos del concepto ético en la red.

Entendido lo anterior podemos asegurar que la ética digital es el nuevo código social insustituible para dar solución a los diversos y complejos problemas que genera el uso de Internet; tales como:  el derecho de propiedad intelectual, los ciberataques a la seguridad, los límites a la libertad de expresión, la regulación de los grandes datos. Existen numerosos ejemplos que evidencian una gran falla ética en el uso de internet y por ende grandes desafíos al que se enfrentara la humanidad para resolver el problema.

KEGG-Es un dispositivo vaginal para recopilar datos de procesos naturales en la mujer, tales como: la ovulación, menstruación y fertilidad. Lo anterior puede ayudar a la ciencia a ser exacta y al profesional del área de la salud a diagnosticar su estado en cuanto a la reproducción concierne. Sin embargo, surgen preguntas o dudas al respecto tales como: ¿A dónde van a parar estos datos íntimos de una mujer que use dicho dispositivo?  ¿Estos datos son solo de uso médicos o podrían caer en manos incorrectas carentes de la ética suficiente para tratarlos? No existe la garantía a la protección de datos recopilados por el internet de las cosas y ese es un tema que merece toda nuestra atención en un modo de conexión casi total a la red, pues una vez se decide conceder autonomía y poder humano al internet cedemos también nuestra propia intimidad y seguridad.

Los sitios web o empresas para las cuales es imperante obtener tus datos personales y brindarte un servicio acorde a tus necesidades mantienen políticas de tratamientos de datos sensibles que solo será para uso privado de dicha entidad, tales como: Bancos, Telefonías, Cámara de Comercio, entre otras. Sin embargo, se conocen casos donde tus datos han sido obtenidos por otra entidad sin tu consentimiento o autorización, entonces se podría asegurar que hay un mercado de base de datos que monetiza dicha información.

“En cambio, para muchas otras compañías de internet la propiedad de sus datos está en el centro de su negocio y no es probable que divulguen su infraestructura. A priori no hay nada que diga que tiene que ser así. Una empresa con ánimo de lucro podría tratar de crear un negocio ofreciendo una potente infraestructura pública de datos y descubrir ventajas competitivas que no tienen por qué incluir la propiedad de los datos (es mucho más probable que se centren en la logística y en la gestión de la cadena de suministro” Nielsen, M. (2014).

El progreso tecnológico no es el encargado de resolver todos los problemas y males que aquejan la complejidad de las comunicaciones en el mundo, por el contrario, internet sin ética produce resultados nefastos, como Fake New presentes en las redes sociales, medios de comunicación, páginas web, blogs entre otros.

El objetivo principal es monetizar el contenido más no el de informar con veracidad. Que decir de la Bioética y el Transhumanismo, este último es un movimiento que promueve el mejoramiento humano por medio del progreso tecnológico que apenas está mostrando la punta del gran iceberg, donde la ciencia, la internet, el humano y por supuesto la ética juega un papel de importancia recíproca para respetar al ser humano y su sentido último.


Referencia

Nielsen, M. (2014) Big data: ¿a quién pertenece? En: Cómo internet está cambiando nuestras vidas (83 -102).

Bibliografía.

Bello, E. (mayo 2021). Conoce la historia de internet desde su primera conexión hasta hoy. https://www.iebschool.com/blog/historia-de-internet-innovacion/#:~:text=El%20aut%C3%A9ntico%20origen%20de%20Internet,trav%C3%A9s%20del%20Ministerio%20de%20Defensa.

About the author

Alex de Jesús Guevara

Comunicador social y periodista con formación social e integral para afrontar desde la comunicación, la investigación, las exigencias éticas y los diferentes escenarios sociales. Respetando la delgada línea de la imparcialidad.

Personal: Proactivo, atento, aprendiendo más cada día, con capacidad de trabajar en grupo, respetuoso del actuar y libre albedrío de los demás, en busca de crecer y aportar en la organización donde mi perfil cumpla los requisitos y expectativas.

Amante del periodismo de campo, crónicas de temas agrarios y agropecuarios.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.