Filosofía Opinión Política Recomendados Selección del editor

Eros y democracia

“…este Genio tendrá un objeto último para salvar a la democracia en el 2022: la posesión constante de lo bueno… y convertirse también en un amor de inmortalidad”


Hace poco, leía un tweet de la precandidata al Senado Isabel Zuleta, sobre Eros y poder, algo jocoso sobre la capacidad de combinar la vida política y la fuerza líbica, posterior a ello me quedé como Sócrates, esperando que la musa me iluminara, sobre cómo comprender en contexto la política actual como un escenario de Eros. Buscaba en la dinámica de los diálogos actuales entre los oradores del poder los diferentes discursos, algo extensos entre estos personajes que de manera coloquial abogando al rito popular del banquete, (campañas políticas) hacen memoria a la doxa, la retórica y la argumentación, y como no a los grandes líderes que Colombia a formado en la fuerza del poder. En este escenario me encontraba en un acto de reminiscencia para explicar cómo podría vivirse la política desde la esencia del Amor (Eros.) Ahora bien, ante tal situación es necesario servirnos de la recreación de personajes con el fin de abordar de manera explicativa y con un carácter fuertemente filosófico – político el dilema existencial en que me introdujo el Tweet.

Sale en primera escena Fedro (Uribe), quien reviste el amor desde el dogma de la divinidad, partiendo de la premisa sobre la ausencia de los padres de Eros, por lo cual hacer memoria del pasado, es la mejor estrategia para explicar en forma de Teogonía el detalle sobre el origen del todo político, donde en un inicio solo existió caos (Inseguridad), luego la tierra (despojos), pero en una temporalidad casi igual existía desde siempre el Amor (La Seguridad Democrática), ya que se necesitaba del deseo (El Poder) para dar existencia a las cosas y por lo tanto, ese deseo nace solamente de la fuerza de Eros. Así pues, el Amor en este hilo narrativo, se convierte en la mayor dignidad política, siendo además eficaz, para que los hombres en su totalidad sean virtuosos y felices (un país seguro). Ahora bien, el amor para Fedro debe de llegar al límite del gozo y de la valentía, donde el que ama (Militante del Centro Democrático) debe llegar al punto de ser capaz de dar la vida por el Amor, como lo hizo Aquiles, Alcetis, Orfedo.

Terminada la intervención de Fedro, se dispuso Pausanias (Cualquier candidato de Centro) quien desarrolló su intervención a través de la figura de Afrodita como una duplicidad entre lo celeste y lo vulgar (los supuestos polos de Izquierda y Derecha) , descripción que llevó a deducir la coexistencia de  dos tipos de Eros, uno terrenal y otro celeste, sin embargo, no se puede concebir al Amor sin una Afrodita (Candidato de centro.) Siguiendo las líneas del discurso, nuestro Pausanias expone el significado del hombre vil (Mamerto u Uribista) como aquel, que prefiere amar más su cuerpo político que a la misma alma, por lo cual, se considera a este sujeto como un hombre mancebo. Ahora bien, por el contrario, existe el hombre virtuoso (El de Centro) que a la vez es estable en su condición y por lo tanto es sabio, razón por la cual se considera hombre de virtud que bien sabe sobre el entregarse al pueblo, lejos de los dos polos, podrá alcanzar el significado de lo bello (la presidencia).

Las nociones y concepciones se siguen desarrollando en el Banquete, momento en el cual, después de ser expuesto el Eros ligado a lo vulgar y lo celeste, Erixímaco (Los candidatos de firmas – independientes) pone de manifiesto al Eros como una armonía entre los opuestos, es decir se puede ser de izquierda, de derecha e incluso de centro, pero el hombre (candidato político) tiene que saber comportarse entorno a sus pasiones para no caer en el desenfreno de ser de izquierda o de derecha. De este modo, se concibe que, por fuera de esta armonía, lo existente es un Eros enfocado en la maldad (lo malo de la política)

Pasando a uno de los discursos más profundo y que en nuestro cuento cobija gran importancia para la intervención de Sócrates (Petro), como personaje principal; la musa me trajo al diálogo a Aristófanes (Velasco) quien coloca en la mesa de la discusión el mito del andrógino, con el fin de crear ese escenario de la necesidad que tiene el hombre (ciudadanía) de la complementariedad para llegar a la plenitud (Liberales en el Pacto Histórico), ya que el amor en resumidas cuentas es ello, una constitución de un todo, llamado amor (Pacto Histórico). Ahora bien, ¿Cómo se llega a ese todo? Realmente el mito nos ayuda a vislumbrar el origen del nudo político actual como un ente que en sus inicios se encasillaba en un trípode de género político, es decir, varón, – varón (Democracia), mujer –mujer (Participación), hombre – mujer (Partidos políticos) que con el accionar de la Constitución del 91 fueron separados en mitades, pero en la necesidad de volver a ser la totalidad, los hombres (ciudadanos) entraron en una especie de sinsentido del poder, hasta el punto de empezar a desaparecer de la acción política, razón por la cual Zeus (el poder), para evitar la extinción inventa el amor (Eros) con el fin de que las fuerzas políticas busquen su mitad, por ello el Pacto Histórico.

Ante tan excelente discurso de Aristófanes, Sócrates (Petro) inicia su intervención desde su acostumbrada mayéutica con dos preguntas fundamentales que contrapuntearan con los demás discursos; ¿es el Amor amor de algo o de nada? … ¿desea el Amor aquello de lo que es amor o no? Nuestro político para mantener la línea discursiva de los expositores anteriores, también hace uso de un mito, donde encasilla al Amor como un Genio, el cual fue engendrado entre Metis (pobreza del pueblo) y Poro (El dinero y el poder económico) en el Banquete de la democracia colombiana,  donde se celebraba el nacimiento de Afrodita (La belleza política), de aquí que se deduce que Eros (el poder) es un intermedio entre lo moral y lo inmoral; por lo cual este Genio tendrá un objeto último para salvar a la democracia en el 2022: la posesión constante de lo bueno… y convertirse también  en un amor de inmortalidad.

Así pues, la belleza que debe residir en cualquier cuerpo (pueblo) que a la vez es hermana de la que reside en el otro, por tal razón, Eros y política serán la esencia del debate electoral. En simples palabras, el que encarne el valor Erótico de la política podrá llevar a su amado a las urnas con un voto efectivo.

Esto fue escrito por

Sergio Augusto Cardona Godoy

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.