Opinión

En Santa Memoria

Inmarcesible es el alma de nuestra tierra,pues ha parido a justos, artistas, arquitectos, libertos e ingenios que han modelado  la causa de la patria; fugaz sueño de 3 colores, desde  las fraguas en Vargas y  Boyacá. Testigo es el hecho de la proclamación “Libertad y Orden”. Admiración llegá en el conjunto de las razas, que construyen mausoleos de memorias, con muestras del arte de ser colombiano, emanan melódicos cantos desde el fuego alegre, el viento incesante con justa razón, dicen, Colombia,Viva, Orgullosa y Osada.

Aun así la desgracia, cierne en cadenas, sobre los inocentes, débiles y justos,pues la melada soberbia de un puñado de politicastros, emanan   una gran pérdida  del sueño de nueva tierra de paz y orgullo. Es instinto  , desde los ocasos de la mente, la rebelión natural. Una que zambulle en fluctúa energía , que eriza y dice, “No mas!”, es la osadía de levantar cabeza rampante  como el picaflor y dejar de agachar como gallinazos.

En santa memoria, de los héroes de nuestra tierra, desde caciques, cimarrones y mártires. Nos dicen: levantad la palabra, renaced a la brazos de  la gran comadrona, en tiples, pasiones de tambora, entones de juglares y dulces poetas. Alegría viene, pues el orgullo del constructo de tan ecuánime renacer,es gran meta que inspire al mundo y ser un terruño adorado entre naciones.

Que nuestro gentilicio, haga levantamiento,desde los pequeños rincones, donde el derecho no existe, sino el conformismo aprendido de un ahorcamiento sobre la esperanza del ser ciudadano de ley. Este sentimiento,  de la tierra rampante, de sangre bravía, que no distingue de bandos interesados de pocos o muchos, sino la unión  guerrera de la raza. La tierra Osada de Colibríes.


Esto fue escrito por

Iván Santiago Molina Ascanio

Mi nombre es Iván Santiago Molina Ascanio,oriundo de la ciudad de ibagué. Mis intereses, van desde la investigación en temas de innovación y tecnología; también la historia que conlleva a la memoria histórica de una pueblo,sobre todo el de nuestra hermosa nación, a pesar de su sufrimiento, mantiene viva la esperanza, para aquellos que la han perdido, se cierne en cadenas de indiferencia y desilución. Pero es memoria eterna, la defensa de este lecho que, la divina providencia, ha mantenido generación tras generación.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.