En los tiempos difíciles, mantener la esperanza

     

“los ciudadanos sí que debemos practicar la resiliencia, la solidaridad y la voluntad de avanzar enteros (e íntegros) en medio de tantas amenazas que quieren quebrarnos: autoritarismo, egoísmo, radicalismo, pesimismo inmovilizador, nuevas y viejas violencias”.


Quiero comenzar esta breve columna llamando como siempre a leer las noticias con pensamiento crítico, pero también con la sensibilidad y la creatividad a las que nos retan los tiempos difíciles.

Una reciente medición de Invamer Poll, señala que el 77% de los colombianos encuestados considera que las cosas en el país están empeorando, siendo la corrupción, el costo de vida, la inseguridad y el desempleo, los temas que más les preocupan. El buen rumbo de la economía, que es una condición indispensable para el optimismo de la gente, ha llegado a niveles de pesimismo de hasta 91% tras el inicio de la pandemia del Covid-19.

El medio ambiente, un tema frente al que existe cada vez más consciencia e interés por parte de los ciudadanos, sobre todo con las alarmas encendidas por el calentamiento global, también es preocupante para los encuestados ya que el  80% considera que está empeorando.

Aquí aprovecho para dar un dato importante sobre el tema: un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de la ONU, reveló que las emisiones de gases de efecto invernadero han calentado el planeta en 1,1º centígrados desde 1850-1900 hasta la actualidad… un nivel nunca antes visto en los últimos 2000 años. De no tomarse acciones para limitar el calentamiento por debajo de +2 ºC, e incluso a +1,5 ºC, respecto a la era preindustrial, muchos de nuestros ecosistemas podrían desaparecer, según el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (Ipcc en inglés).

Este escenario natural de pesimismo entre los colombianos, se ha visto reflejado en la caída de la imagen del Presidente de la República que llega a niveles históricos de 75% de desaprobación. Si a esto se le suma la reciente noticia de que el peso colombiano continúa siendo para el 2021 una de las monedas que más pierde valor (en lo que va del año se ha devaluado 11,4%), la impopularidad del primer mandatario puede seguir a la baja.

Ahora más que nunca la política debe reajustarse a las necesidades más apremiantes de la gente, entre ellas el empleo, la seguridad, el medio ambiente y la corrupción. Los gobernantes y líderes de todos los sectores no pueden bajar la guardia en su esfuerzo por salir de una crisis que nos invade de desesperanzas. Y los ciudadanos sí que debemos practicar la resiliencia, la solidaridad y la voluntad de avanzar enteros (e íntegros) en medio de tantas amenazas que quieren quebrarnos: autoritarismo, egoísmo, radicalismo, pesimismo inmovilizador, nuevas y viejas violencias.



About the author

Santiago Orozco Carmona

Politólogo y Magíster en Estudios Políticos de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín; diplomado en docencia, currículo y didácticas y en convivencia escolar. Es fundador de la corporación Por la Gente Somos Más y Creador de El Líder Sos Vos. Se ha desempeñado como investigador y escritor en el área de las ciencias sociales, políticas y humanas; docente de básica primaria, secundaria y media durante más de dos años; docente universitario, asesor de despacho y coordinador del Programa de liderazgo "El Líder Sos Vos" de la Secretaría de Educación de Medellín durante el 2016-2019.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.