EL TERRORISMO NO TIENE CEREBRO

Hoy Colombia asiste a un nuevo episodio que desnuda el accionar criminal del grupo terrorista FARC. No les ha bastado con asesinar civiles colocando bombas, ni mutilar campesinos con minas que acaban con sus vidas. El secuestro del general Rubén Darío Alzáte al que las FARC se refieren como “trofeo de guerra” y al que otros muchos incautos han llamado infamemente “retención”, es otra afrenta al pueblo colombiano, no más que grande que el delito de lesa humanidad que con esa acción se comete mientras se negocia la paz en Cuba.

Tenía que venir el secuestro de un alto mando militar para que el gobierno de Santos se diera cuenta que el terrorismo había vuelto a asomar la cabeza después de patalear en el lodo por 8 años. Los casos de asesinato, secuestro y reclutamiento de menores iban en ascenso pero como las víctimas eran simples parroquianos como usted y yo a la larga para el gobierno no importaban, pedir limosna para el posconflicto en un viaje ridículo por Europa sí lo era.

Pero el momento llegó y un presidente hipotecado tuvo que parar la farsa, negociar mientras la ilegalidad viola el DIH a  todas luces. No le quedó más opción a Santos que suspender el proceso de paz (la base de su gobierno). Pedir que los negociadores no viajasen a Cuba fue la acción, mientras tanto el general Alzáte iba selva adentro privado de su libertad y las lágrimas de su esposa muy dolida eran un fuetazo a una Colombia dormida, que ha permitido el ascenso nuevamente de ésta bandola de criminales a la realidad pública, apoyados por sus simpatizantes en la sombra, quienes desde el mismo congreso mueven sus hilos.

Es bien sabido por el pueblo colombiano que el terrorismo a lo largo de los años ha cometido torpezas que han acabado con diferentes ilusiones de paz, las cuáles han desencadenado en retrocesos claros en seguridad, vidas de soldados y civiles, también política anti-drogas. El gran problema del secuestro que sufrió el General Rubén Alzáte a manos del grupo terrorista FARC es que sigue minando la confianza de los ciudadanos en este proceso de paz, que a la larga goza de una gran desaprobación. Aupados por el estatus político que les ha dado éste gobierno los terroristas han demostrado que se han fortalecido políticamente y militarmente también.  Volvieron a territorios donde la ley y el estado los había sacado varios años atrás. Eso sí, como siempre han hecho las FARC, tapando su actividad delictuosa con su lenguaje trasnochado e hipócrita.

Diferentes grupos políticos y personajillos afines al terrorismo y la combinación de las formas de lucha hoy vociferan a mil voces la petición de una tregua. Parece que por pereza mental olvidaron la traición de las FARC al gobierno de Pastrana cuando éste accedió a negociar así. El pueblo colombiano no puede caer en esa trampa y es totalmente indebido que el presidente Santos ceda en ese punto. Las FARC han demostrado que no son de fiar así que el único camino es seguir negociando en medio de la guerra con el costo político y humanitario que esto significa, o pedir el cese unilateral de toda actividad delictiva a las FARC, siendo ellos los que están en la ilegalidad y atentan contra el estado de derecho y la democracia.

En conclusión este es un momento único e irrepetible para reestructurar los diálogos de paz y colocar condiciones claras y puntos serios para continuar, comenzando por la liberación inmediata de los ciudadanos secuestrados a los que han privado de su libertad, entendiendo que el pacto que firmaron el gobierno y las FARC al principio de los diálogos, en el cual la agrupación terrorista se comprometió a no secuestrar, dejar de reclutar menores etc. Ha sido violado descaradamente por parte de ésta agrupación.

Amanecerá y veremos, parece que el cerebro de los terroristas no da para cumplir compromisos. Sólo para reclutar niños y asesinar campesinos.

@Rafaristizabal

[author] [author_image timthumb=’on’]https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xap1/v/t1.0-9/14271_1483422371915623_5337744746105607011_n.jpg?oh=86de84d93e8b4b44bca7340657559b8b&oe=548A6C44&__gda__=1419409593_0233513d710c6b8de21028364462c035[/author_image] [author_info]Rafael Aristizábal Bogotano. Estudiante de Comunicación Social y Periodismo, Bloguero, con las metas claras y el sueño de una Colombia distinta y mejor. La lealtad antes que todo.[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.