El Salario Real

Hace un poco más de un año se celebró con júbilo un aumento de dos dígitos en el salario mínimo (10.07%) un acontecimiento que no se veía desde el 2001. Se anunció como el último gran logro del Gobierno Duque encaminado a recuperar el poder adquisitivo para los más de 13 millones de trabajadores (formales e informales) en Colombia que devengan un salario mínimo (o menos) según el DANE. Aún así la alegría duró poco y el entorno macroeconómico e interno del país específicamente la arrasadora inflación que se vivió durante el 2022 rápidamente se consumió la aparente platica de más que estaba entrando a los hogares colombianos. A continuación espero desde mi perspectiva por qué se da esta situación.

Primero quiero definir y por ende diferenciar el salario nominal frente al salario real. El salario nominal en términos económicos es aquel que se percibe como contraprestación por los servicios prestados a los empleados mientras que el salario real refleja como el salario nominal se materializa ante el costo de vida del empleado y toma en cuenta como variable principal el índice de precios al consumidor, mejor conocido como el IPC. En otras palabras para el 2021 el aumento fue del 10.07% nominalmente pero ante la inflación del 5.62% (DANE. 2021) el aumento real fue del 4.45% que representó $44,500 pesos.

Ahora viene un segundo aspecto importante a considerar y es justamente la inflación, que es entendida como el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios en un país durante un periodo de tiempo sostenido. Esta variable incide entre otras en la discusión para el aumento del salario mínimo anual pero es un dato que es calcula mes a mes y anualmente de manera vencida, es decir con cifras que ya se reflejaron en el mercado. Además el cálculo de la inflación tiene a su vez una canasta de bienes y servicios que alimentan su cuantificación ponderada pero si se revisa de manera desagregada podemos visualizar como en noviembre de 2022 tuvimos un aumento del 27.08% en el costo de alimentos y bebidas mientras que el IPC figuró en 12.53% para el cierre del mes. Ambas cifras demuestran no solo la distorsión entre la cifra final y uno de sus componentes más importantes como lo son los alimentos y bebidas sino como el aumento real del salario es atragantado por completo por la inflación. Es como si estuviéramos jugando al gato y al ratón y no alcanzamos nunca al ratón y al contrario año a año estamos cada vez más lejos.

En conclusión el salario real y el poder adquisitivo de los colombianos está cada vez más deteriorado y empeorará durante el 2023 si además sumamos otros aspectos tales como: el alza generalizada de los demás bienes y servicios que están atados al Salario Mínimo (copagos, tarifas de transporte público, etc.), el efecto progresivo que se seguirá reflejando en la economía tras la eliminación al subsidio de la gasolina, el impacto de la reforma tributaria, las elevadas tasas de interés y la restauración de algunos impuestos (por ejemplo el impoconsumo) que se terminará trasladando a los consumidores y usuarios finales. Será un año difícil y más aún para los más de 13 millones de trabajadores que forman parte de la población que perciben el salario mínimo o menos. A todos nos debe de quedar resonando que no hay calidad de vida, progreso o inversión cuando se vive a diario sin saber si se tendrá el dinero para poner comida sobre la mesa o si alcanzará para cubrir los gastos y mucho menos hay tranquilidad mental cuando no se tiene más remedio que recurrir a más deudas para subsistir. El tiempo dirá qué medidas tomará el gobierno y las entidades económicas del país para revertir y contrarrestar esta situación. Para muchos en este 2023 la esperanza está puesta en un cambio y la idea de que este año será distinto a los anteriores por lo cual los aspectos económicos no son la excepción.


Otras columnas del autor en este enlace: https://alponiente.com/author/szapata94/ 

 

 

About the author

Santiago Zapata Serna

Soy un curioso innato, apasionado por la lectura y en general los temas financieros y de economía en general. Me encanta una buena conversación y de vez en cuando escribir sin tinta lo que se me viene a la mente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.