Opinión

El riesgo de que el remedio sea peor que la enfermedad

Normalmente, cuando escuchamos a dirigentes públicos hablar de emprendimiento, vemos como la justificación para invertir en este rubro está basada en la generación de empleo, pero también vemos que debido a la alta tasa de mortalidad del emprendimiento el objetivo de generar empleo no cumple las cifras deseadas por las autoridades.

De esto surgen varios interrogantes: ¿Por qué hay tanta mortalidad de los emprendimientos en la ciudad?, ¿Para qué Medellín debe invertir en emprendimiento?, ¿Cómo se debe invertir en emprendimiento?, ¿Qué pasa con los emprendedores que no continúan con sus iniciativas?, entre otros.

Para intentar acercarse a una respuesta a estas preguntas se necesita más de un artículo, por lo que en esta primera entrega quiero empezar abordando la principal consecuencia del ecosistema de emprendimiento actual que se promueve en la ciudad.

Si bien la mayoría de entidades que promueven el emprendimiento esperan generar iniciativas que den mucha rentabilidad y empleo, también hay que pensar ¿qué espera el ciudadano al emprender?, pues espera una independencia económica, no tener jefes, ganar reconocimiento, entre otras cosas. Ahora, ¿qué pasa cuando la mayoría de estos ciudadanos deben cerrar sus proyectos porque no dieron resultado?

La frustración de no lograr lo que se espera y el deseo de no volver a emprender son algunas de las consecuencias del “fracaso emprendedor”, consecuencias que están teniendo un impacto negativo que puede llegar a ser irreversible: tener en Medellín una burbuja del emprendimiento.

Esta burbuja se explica de la siguiente manera: Si de todas las personas que emprenden, la gran mayoría fracasan, tenemos una gran masa de emprendedores que posiblemente no quieran volver a emprender y éste camino que hoy muchos admiran va a tener un viraje en su percepción y muy pocos van a querer tomarlo.

Como un efecto dominó, el hecho de que tengamos una burbuja en el emprendimiento nos puede llevar a algo aún más grave, generar un nuevo círculo de pobreza. Hay una gran población de emprendedores que no tuvieron éxito (población que está aumentando de manera exponencial) que no tiene ingresos fijos, porque normalmente por el tiempo que emprendieron no recibieron salario y al fracasar engordan el 10% de personas que buscan empleo en la ciudad.
Sé que esto puede sonar un poco alarmista, pero después de algunos años en este medio creo que es necesario dar un viraje a como se entiende el emprendimiento en la ciudad, ya que no sólo está estancado, sino que está generando impactos negativos que no se esperaban.

Este problema necesita más análisis, por lo que los invito a comentar sobre este artículo y los próximos que realizaré, en donde intentaré abordar las preguntas que quedaron pendientes por responder.

Esto fue escrito por

Camilo Ruiz Vargas

Director Corpoemprende – Curador Global Shapers Medellín – Asesor en Emprendimiento e Innovación Social.
Convencido de que el emprendimiento es la mejor herramienta para resolver los problemas sociales.

5 Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.