El Gran Bazar de Estambul

Saludo a los lectores del periódico Al Poniente desde el Gran Bazar, en Estambul, también conocido como Bazar Cubierto (Kapali Çarsien turco), sitio obligado para quien viaje a esta embrujadora ciudad de Turquía, la antigua Constantinopla, cosmopolita, sorprendente y llena de referentes de la historia del comercio en la humanidad.

Su estructura actual (1) fue ordenada por el sultán Memet II, llamado El Conquistador, en el año 1464, después de la conquista otomana de Constantinopla, al pensar que generaría desarrollo a la ciudad impulsando el comercio. Inicialmente se le conoció como el Bazar de la Seda (Sandal Bedesteni)y poco a poco fue ampliando su oferta a una gran variedad de productos, a líneas como joyas en oro o plata, alfombras, artesanías, productos de cuero, objetos de cobre y metal, especias, delicias turcas, etc.

Con la expansión del Imperio Otomano y con Constantinopla como nodo de comunicación de las culturas más destacadas hasta el siglo XIX, el Kapali Çarsi se convirtió en el principal centro de comercio de todo el Mediterráneo. Esto me llevó a afirmar en mi cuenta de Facebook que:

Aquel que ame (o aquel que odie) el mercadeo, (que los españoles llaman simplemente Marketing), deberá pasar por el Gran Bazar de Estambul alguna vez en la vida.

Ubicado en la parte europea de la ciudad de Estambul, y a su vez la parte antigua de la misma, el Gran Bazar cuenta con unas cuatro mil tiendas y puede recibir hasta cuatrocientos mil personas en un día en las temporadas de mayor número de visitantes a la ciudad. Con cinco dependientes por tienda en promedio, en el bazar trabajan unas veinte mil personas o más. Este impresionante centro comercial tiene veintidos puertas de acceso, sesenta y cuatro calles y avenidas, y diez y seis patios.

El Kapali Çarsifue destruido en diferentes momentos de la historia por incendios y terremotos, y sucesivamente reconstruido a partir de los planos originales, ocurriendo esto la última vez en el año del 1954, y sigue siendo uno de los centros de comercio más grandes del mundo.

Ubicado entre las mezquitas de Nuruosmaniy y Beyazit II en la calle de Divanyolu,uno entra al Gran Bazar y siente como que lo atrae un imán hacia las tiendas cuyas exhibiciones valdría la pena estudiar en un ejercicio etnográfico por varias semanas o meses. No basta un día completo para observar el Gran Bazar detallando sus ofertas, estilo de venta y cultura de regateo.

En una de sus puertas de entrada habilitadas, la puerta de Bayazit, que tiene grabado el monograma del Sultán Apdülmecid, seencuentra la siguiente inscripción:

“Dios quiere a aquel que hace negocios”.

Hasta el momento del terremoto de 1894, cuando debió ser reconstruido, (2), el modelo de ventas en el Kapali Çarsiera una estampa digna de las crónicas de Marco Polo: los mercaderes se sentaban en divanes de madera al frente de pequeños estantes en los cuales se colgaban algunas de las prendas más corrientes, porque las más preciadas estaban guardadas en la parte de atrás. El cliente se sentaba en un diván frente al mercader y mientras compartían un café o un té turco se efectuaba la transacción.

Después del terremoto se diseñaron y construyeron los locales comerciales independientes, parecidos a los de un centro comercial contemporáneo, aunque conservan tradiciones de tomarse un té turco con el cliente y el ejercicio del regateo que hace parte de la compra.

La compra en el Gran Bazar es una conversación amplia y amena con el mercader. Es un ejercicio dialéctico entre el mercader y el cliente donde el vendedor pone un precio suficientemente alto para darle la posibilidad al comprador del regateo. Si no hay regateo, la venta pierde parte del encanto. El mercader pone el precio con la convicción de que el comprador le va a pedir descuento, y lo más sorprendente de este ejercicio interactivo es que si el cliente no pide rebaja el mercader se queda como decepcionado.

gran bazar

Como pasar por el Gran Bazar sin hacer una compra sería como no haber pasado por allí, me acerqué a varias de las tiendas e hice las correspondientes compras. En una de ellas tuve una experiencia muy particular que quiero compartir con los lectores:

Me interesé en una chaqueta de marca y al preguntar por su precio el mercader me dijo que no era el momento de hablar de dinero, que primero yo debía enamorarme de la prenda y que lo último que deberíamos considerar era el valor de la misma.  Inmediatamente el mercader me invitó a tomarme un té turco mientras me iba mostrando todas las opciones de chaquetas en su tienda. Cuando elegí una de mi gusto me pidió 250 liras turcas, y después del correspondiente regateo íbamos en 130 liras cuando le dije que por ahora no me interesaba. Sin ninguna molestia me dijo que diera una vuelta y que me esperaba porque estaba seguro de que yo me llevaba la chaqueta en el corazón…

Ese es el Gran Bazar Turco, un referente de la historia del comercio en el mundo, al cual quiero regresar para caminarlo, observarlo, tomar té con los mercaderes, y tal vez comprar una chaqueta, un tapete, un paquete de especias, una caja de Rahat lokum o delicias turcas, y una pequeña medalla con el típico ojo turco para regalarle a un buen amigo y como consecuencia que este quede protegido del mal de ojo y reciba un toque de buena suerte.

Como el Gran Bazar de Estambul, la antigua Constantinopla, tiene tantas riquezas comerciales y culturales, quedo en deuda con los lectores y les prometo una nueva columna sobre mi visita a este templo mundial del comercio.

@ViajeroReal

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-b-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-ash3/t1.0-9/1512389_1429197034004824_2448223768463337392_n.jpg[/author_image] [author_info]Diego Germán Arango Muñoz Ingeniero Administrador de la Universidad Nacional de Colombia Psicólogo, de la Universidad de Antioquia Administrador Turístico, del Colegio Mayor de Antioquia. Especialista en Mercadeo, de le Universidad Eafit. Especialista en Investigación Social, de la Universidad de Antioquia. Profesor de la Universidad nacional de Colombia desde 1977. Profesor invitado a 35 universidades hispanoparlantes. Consultor en Marketing para más de 350 compañías. Director de más de 3,500 investigaciones empresariales en el campo del Marketing. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

 

 

(1). http://www.estambul-online.com/compras.htm

(2). http://tourquia.com/default.asp?page=informationcontent&id=89

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

3 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I simply want to mention I am just new to blogging and site-building and honestly enjoyed this blog. More than likely I’m likely to bookmark your website . You really come with terrific article content. Thanks for sharing your webpage.

  • Hands down, Apple’s app store wins by a mile. It’s a huge selection of all sorts of apps vs a rather sad selection of a handful for Zune. Microsoft has plans, especially in the realm of games, but I’m not sure I’d want to bet on the future if this aspect is important to you. The iPod is a much better choice in that case.