Opinión Política Recomendados

El gobierno de Quintero en perspectiva y prospectiva

El 22 de octubre de 2020 el alcalde Daniel Quintero escribía en el portal de Web de Telemedellín lo siguiente “Medellín ha logrado administrar la curva de contagios gracias al uso de tecnología, la cultura ciudadana y la capacidad de anticipar: fue la primera ciudad en hacer obligatorio el uso del tapabocas, esto nos dio tiempo para fabricar ventiladores y cumplir el plan mil de UCI… Parecería posible que si hubiéramos implementado esta estrategia desde el principio nunca hubiéramos tenido que salir a la cuarentena total”

Con lo anterior, el alcalde Quintero buscaba explicar sobre las decisiones que se venían tomando desde la Administración Municipal y acallar las críticas, que se le hacían sobre la diferencia que presentaban sus datos frente a los mostrados por la Gobernación de Antioquia.

Hoy, 10 de enero del 2021, la ciudad de Medellín y el departamento de Antioquia se encuentra en toque de queda por la alta tasa de contagio: 9849 casos activos por la COVID-19 y la ocupación de más de un 85% de camas UCI. Además, es importante aclarar que el número de camas UCI disponibles en la ciudad no se acerca a los 1.000 y las medidas que se han tomado no han mostrado tener la eficiencia y eficacia que dice el señor alcalde, prueba de ello es el fracaso de la aplicación Medellín me Cuida.

Por otra parte, cuando llevamos más de un año de gobierno de #MEDELLÍNFUTURO, la ciudad se ha visto sumida cada día en una polarización, desinformación y pérdida de confianza en las instituciones por actitudes y decisiones de Quintero Calle y su gabinete municipal, quienes, ante la crítica e inconformismo ciudadano, responden con burlas, agresividad y señalamientos que llevan cada vez más a una división entre las personas de a pie que habitamos esta hermosa Villa.

Quienes hoy gobiernan la ciudad,  con sus formas han llevado a problemas jurídicos a nuestra empresa insignia EPM, han acusado veedurías ciudadanas como TODOSXMEDELLÍN de estar patrocinada por partidos políticos de oposición, mentido sobre la fiesta de cumpleaños de la hija del alcalde en plena pandemia o con el tema de los seguimientos y perfilamientos a un grupo de ciudadanos, defensores de derechos humanos, líderes sociales, empresariales y medios de comunicación, haciendo creer que perfilar y categorizar a las personas con apelativos de “alerta”, “para hacer seguimiento”, “Cibermilitantes” y demás, solo era un “monitoreo de redes”.

Alcalde, deseo preguntarle ¿Cuándo hallará gusto en la sinceridad? ¿Cuándo mostrará una actitud prudente, serena y responsable ante las declaraciones y decisiones? Recuerde que, como líder de nuestra ciudad, su papel es gobernar para todos los habitantes y no solamente para los 300 mil que votaron por usted, que debe gobernar con eficiencia y eficacia buscando reducir la pobreza e inequidades de quienes más lo necesitan, impulsar la economía y la academia, construir una estrecha y fuerte confianza ciudadana con el gobierno, universidad y empresa. Usted como alcalde  tiene el deber de realizar rectamente las funciones que ha adquirido con ejemplo y buen juicio, y no, gobernar para el aplauso pasajero de hombres que en años ignorarán su nombre, olvidarán muy prestos e incluso quienes ahora lo elogian, vituperarán muy en breve.

Por último, una nota recordatoria: la fama y el poder son pasajeros como todos los seres que en la tierra nacemos, vivimos y al final desaparecemos.