Opinión Política Recomendados Tendencias

¿El fantasma de la constituyente?

“Estado a su amaño”

Recientemente hemos visto como un partido de gobierno arrinconó a su presidente, todo indica que la asesoría política del doctor Duque parece querer dirigirlo a la mano dura del 2002, este se ha caracterizado por ser respetuoso de los órganos del poder público en especial del congreso, donde sacrificó rápidamente su capital y sometió a desgaste político a algunos sus ministros, no obstante esto no ha sido impedimento para que su partido de gobierno en su ala más radical cada vez que pierden un pulso bien sea en las cortes o en el congreso planteen la necesidad de refundar el Estado a su amaño mediante una asamblea nacional constituyente.

El caso es que este fantasma siempre ha sido su opción para desconocer los demás poderes públicos. Los últimos meses miembros del partido de gobierno han iniciado la campaña de desprestigio de las cortes, por sus ojos ya pasaron la Corte Suprema de Justicia quien estuvo en el espectro mediático por el llamado a interrogatorio que hizo al jefe político del partido de gobierno, de forma hostil sometieron al escrutinio y sembraron dudas sobre el entonces presidente de esta corporación el doctor Barceló, yo puedo entender que no compartan las decisiones que se tomen bien sea en la CSJ y la Corte Constitucional, pero de ahí a instar a cuestionar la imparcialidad de los magistrados deja mucho que decir de un partido y un gobierno que ha construido un discurso en “defensa de las instituciones”, en lo que han llamado el fortalecimiento del Estado de Derecho, una lucha sin duda hipócrita, puesto que no es concebible la idea de fortalecer la institucionalidad y al mismo tiempo atacarla cuando esta no responde a sus intereses, algo que me queda claro es que en su incapacidad de generar consensos les  resulta más fácil a su modo de ver debilitar las instituciones para justificar su tan anhelada constituyente.

Esto fue escrito por

Juan Camilo Henao Carmona

Estudiante de derecho, crítico, con intereses en temas políticos internacionales, nacionales y regionales con buen conocimiento del lenguaje, sintaxis y gramática, disciplinado y riguroso al momento de realizar mis análisis.