Opinión Política

El Cannabis: la salvación de la economía de Colombia

Tomada de: El Mundo

No habrá quien detenga el negocio legal de la Marihuana medicinal; es la nueva economía verde. La Marihuana ha sido perseguida con fiereza desde hace cientos de años, y ha sobrevivido con dignidad. Los que la fuman o la usan no la niegan. El Cannabis Medicinal ha sido legalizado en más de 60 países. Cada día, el cannabis se mete más a la sociedad, en fabricación de alimentos, en medicina, en veterinaria y en uso industrial, como el cáñamo y el bioplástico. La Comisión de Estupefacientes de la ONU, suaviza la fiscalización internacional del cannabis para facilitar su uso terapéutico,

Cambiar las 200.000 hectáreas cultivadas en Coca, por 200.000 hectáreas de marihuana medicinal, con el liderazgo del gobierno, y el apoyo de sectores empresariales del cannabis, sería la revolución más grande de Colombia. Paz, nueva economía legal campesina, y en esencia, el surgimiento de una nueva economía. Hay que convertir la maldición de la Coca en la bendición del cannabis medicinal.

Se crearían tres millones de empleos legales en el campo. Los campesinos tendrían seguridad social, vacaciones, cesantías, jubilación. Las mujeres campesinas tendrían una oportunidad digna de laborar y ser independientes económicamente.

El mercado mundial del cannabis medicinal es cerca de U$30.000 millones de dólares anuales, y crece al 20% anual. Se estima que Colombia puede aspirar a tener entre el 40 al 50% del negocio internacional. Con solo el 20%, serían más de U$6000 millones de dólares anuales que ingresarían a Colombia legales, suficientes para acabar con la pobreza y el subdesarrollo en menos de 10 años. La importancia de estos nuevos ingresos, se observan al compararlos con la economía del Café, que  está alrededor de U$2.000 millones de dólares. El Cannabis medicinal necesita estimulo, orden, regulación y control, o sino no habrá avances.

El tamaño de la economía de Colombia, y el de sus grupos económicos, es incapaz de generar empleo y bienestar para derrotar la alta inequidad. Si no se buscan nuevas economías, no hay futuro. Una nueva economía potente es la del cannabis medicinal, y también otras opciones rurales o de tecnología que hagan el milagro de traer al país más de U$6.000 millones de dólares anuales durante 10 años.

En EEUU la mayoría de los estados legalizaron la medicinal y crece el número de estados que legalizan la marihuana recreativa. Curiosa hipocresía: EEUU, líder del libre comercio, no deja importar marihuana ni medicinal ni recreativa. El rey del capitalismo se vuelve proteccionista para evitar fuga de capitales. Con el fin de buscar más mercado internacional, Colombia debe hacerle la propuesta a EEUU, que le compre todo el cannabis medicinal que se cultive y produzca en los territorios que suplanten cultivos de coca.

Para gobernar bien un país, es necesario ir al futuro y regresar a construir el presente. El presente se construye con la mirada en el futuro. Desde el futuro, se observa que el mundo está en el derrumbamiento de todos los rituales. Lo que antes era inamovible, ahora se está derrumbado. La marihuana medicinal llegó al mundo para quedarse. Y en el futuro cercano, el país se debe preparar para ver como reglamentar el uso de la marihuana recreativa, pues en 5 años, estará legalizada en más de 50 países. En Colombia está legalizado el cultivo de marihuana. Está legalizado el consumo de marihuana. Y no está legalizado el comercio de la marihuana. Solo falta legalizar el comercio. Colombia y el mundo están muy cerca de dar el paso de legalizar la marihuana recreativa. Ya ha sido despenalizada su uso en casi todo el mundo. La tendencia es que la gente disminuya fumar cannabis, y se pasen a usarla en dulces, tortas, bebidas, cocteles, alimentos, cenas refinadas, todas legales y pagando impuestos para las regiones. Los que fuman marihuana le tienen más miedo a la mamá, a la familia, que a la policía; por eso fuman en los espacios públicos. Cuando se legalice, lo harán en sus casas y no en los parques.

A futuro, no habrá quien detenga la legalización del mercado de la marihuana recreativa. El mercado mundial de la marihuana recreativa supera los U$ 200.000 millones de dólares. Si los países aprueban el uso de la marihuana recreativa, Colombia no puede llegar tarde. Nadie imaginó que en el siglo 21 la salvación de Colombia podría ser la vilipendiada marihuana. Si se llegara a legalizar y regular, los departamentos y los municipios podrían recibir más dinero por impuestos al cannabis que lo que reciben por las fábricas de licores, los cigarrillos y las loterías. El tabaco y los licores antes eran ilegales; sino se hubiesen legalizado hoy los departamentos no existirían en Colombia. La camiseta verde de la marihuana medicinal ya está en juego. Toca esperar cuando el mundo pone a jugar la camiseta amarilla de la marihuana recreativa.

Colombia tiene la oportunidad futura de ser un país millonario, progresista y de los grandes del mundo, gracias a la nueva economía del cannabis, perseguido en otras épocas. Colombia pasará de ser la potencia brutal e ilegal de la coca, a ser la potencia mundial y legal del cannabis medicinal.

Esto fue escrito por

Luis Pérez Gutiérrez

Político, ingeniero Industrial y empresario colombiano. Fui alcalde de Medellín entre 2001 y 2003 y gobernador de Antioquia en el periodo 2016-2019.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.