Internacional Recomendados Selección del editor

Educación a distancia: oportunidad de unos, exclusión de otros

Como en todo, con el tiempo veremos si fue un acierto esta medida o un desacierto, ya que, no hablamos solo de números, sino de vidas que se ven afectadas (para bien o para mal) por las decisiones gubernamentales y que ya han tenido perdedores, como los comerciantes de productos papeleros que han tenido que cerrar o recortar personal tras no haber demanda de útiles escolares para el regreso a clases.


El anuncio del gobierno mexicano federal de hoy, sobre cómo se desarrollarán las “clases a distancia”, nos dejan muchas preguntas, pocas respuestas y más de una reflexión.

El primer punto a cuestionarse es la cercanía que demostraron tener los dueños de las empresas televisoras con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien en muchas ocasiones, los ha descalificado, tachándolos de “conservadores” y miembros de la mafia del poder. Basta leer su libro La mafia que se adueñó de México y el 2012 (2010, Grijalbo) para constatar la forma despectiva a la que se refiere a estos empresarios. Parece ser que el presidente tuvo que recurrir a ellos para “solucionar” el problema educativo en medio de la pandemia mundial. No nos sorprendamos, el actual secretario de educación pública, Esteban Moctezuma, fue colaborador por varios años de la cadena TV Azteca, por lo que se esperaba esta decisión, lo importante es preguntarse: ¿Dará resultados esta estrategia?, ¿conviene pagarle a las televisoras por transmitir “educación”, cuando el afán de este gobierno era quitar los privilegios y contratos millonarios a las empresas televisoras?

El segundo punto para reflexionar es la calidad y capacidad de los programas “educativos” en televisión y radio que se van a realizar. Esperemos que estos programas sean de calidad suficiente, entretenidos y que aborden los contenidos con amplitud, ya que, en mi opinión, no es lo mismo ver televisión (pedagógicamente hablando) que tomar clases presenciales con un docente. Incluso me atrevo a afirmar que no dará resultados positivos en cuanto al aprendizaje real de los alumnos. La única forma en que pueden tomar responsabilidad los estudiantes y sus padres, así como las autoridades educativas, es si programan exámenes presenciales, en grupos reducidos y con todas las medidas de precaución para evitar contagios de COVID-19, ya que, quizá, se siga el mismo procedimiento que el curso anterior: evitar reprobar a los estudiantes que no cumplieron con los requisitos para aprobar (ya fuera por falta de recursos económicos o por ganas de estudiar).

El tercer punto a tener en cuenta es el contexto mexicano: México es un país donde 41.9 % de la población (52.4 millones de personas) viven en pobreza y 9.3 millones en pobreza extrema, para 2018 (CONEVAL, 2018: https://www.coneval.org.mx/Medicion/Paginas/PobrezaInicio.aspx), por lo que debemos considerar que la cifra debe ser similar. Por ende, muchos estudiantes viven en ambientes no propicios para el aprendizaje, tanto económico como académico de los padres, a quienes se les ha encomendado la tarea de guiar el aprendizaje de sus hijos.

No se trata de ignorar la pandemia mundial y regresar a clases como si nada pasara, pero hace falta recalcar que le hizo falta al gobierno mexicano considerar los índices de pobreza y qué porcentaje de estudiantes tendrá acceso a la “educación a distancia”, así como plantearse la calidad de dichos productos con los que los estudiantes, supuestamente, suplirán satisfactoriamente la convivencia en las aulas.

Pero no todo es malo, esta nueva “normalidad educativa” representa una gran oportunidad para fomentar la educación autodidacta y personalizada, ya que cada alumno estudiará a su ritmo, lo que puede permitir un mejor aprovechamiento del tiempo invertido en el estudio real; esta oportunidad es para las clases medias y altas de este país, ya que para las clases bajas, representa una dificultad, que se traducirá en un aumento de la deserción escolar, la cual es sumamente alta, donde, para 2017, el promedio anual de deserción escolar era de más de un millón de estudiantes (El Pais, 2017: https://elpais.com/internacional/2017/12/29/mexico/1514515236_401874.html#:~:text=La%20tasa%20de%20deserci%C3%B3n%20escolar,nivel%20medio%20superior%20en%20M%C3%A9xico.&text=%E2%80%9CNo%20contar%20con%20un%20centro,poder%20asistir%20a%20la%20escuela.)

 

 

Esto fue escrito por

Marco Antonio Gutiérrez Martínez

Mexicano (22 años) al que nada humano le es ajeno. Actualmente estudiante del último semestre de la Licenciatura en Historia (Facultad de Humanidades, Universidad Autónoma del Estado de México).

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.