Discografía esencial de Charly García

 

“Es capital, único. Un genio. Un creador que se reinventó muchas veces, que nunca se apoltronó y cuando dominaba un estilo, un tipo de formación musical, quería cambiar y empezar de nuevo”.

Así definió a Charly García el periodista Roberto Herrscher en una entrevista publicada por este sitio web el pasado 25 de marzo, a propósito de los 40 años del último golpe de estado en Argentina y de la censura que sufrieron la música y otras artes.

Sí, Charly García es un genio en metamorfosis permanente y para corroborarlo basta con escuchar su extensa discografía. Por tal motivo, y aprovechando su cumpleaños número 65, me dispuse a hacer una lista en la que reuní algunos de sus discos más esenciales.

Cabe aclarar que esta lista es arbitraria, como todas, y que en ella se quedaron por fuera los álbumes que grabó junto a Sui Generis, La Máquina de Hacer Pájaros y Seru Girán, sus proyectos musicales más reconocidos. La razón es muy simple y práctica: por cuestiones de tiempo y espacio no pude reseñarlos, aunque me habría encantado hacerlo.

La lista, por tanto, se concentra en el Charly García solista, particularmente en los discos donde aparecen sus temas más conocidos y memorables. No hay que tomarla como una imposición, sino como una invitación a conocer la obra de un hombre que se atrevió a ser él mismo, pero que estuvo abierto a las transformaciones.

Yendo de la cama al living (1982)

Faltaba un año para que en Argentina terminara la dictadura militar, que desde 1976 gobernó al país gaucho con mano homicida, y Charly García presentó su primer álbum en solitario, en el que también participaron los inigualables Luis Alberto Spinetta, Pedro Aznar y León Gieco. Yendo de la cama al living suena elegante, nostálgico y a la vez contundente gracias a la acertada mezcla entre el piano, la guitarra eléctrica y demás instrumentos musicales.

Las ocho canciones que lo conforman critican sin misericordia a los militares y a la clase media bonaerense, temas recurrentes en el delirante universo del músico argentino. Una vez publicado el disco los aplausos de seguidores y críticos no se hicieron esperar, y al ex integrante de Sui Generis, La Máquina de Hacer Pájaros y Seru Girán no lo bajarían de un trono que desde hacía tiempo estaba reservado para él.

Canciones destacadas: “Yendo de la cama al living”, “No bombardeen Buenos Aires”, “Yo no quiero volverme tan loco” e “Inconsciente colectivo”.

Clics Modernos (1983)

 

Arriesgado y refrescante, así puede definirse a este disco publicado en 1983 y con el que Charly se atrevió a hacer algo impensable hasta ese momento en el rock argentino: componer canciones cuyas letras fueran profundas, pero que tuvieran ritmos bailables y pegajosos.

Con la ayuda de sintetizadores, baterías electrónicas, samples y hasta saxofones Charly dio rienda suelta a su ingenio musical para expresarse en contra de los vejámenes cometidos por la última dictadura militar. Clics modernos fue grabado en la ciudad de Nueva York y contó con la impecable producción de Joe Blaney, admirado por sus trabajos con The Clash, Ramones y Prince. Aunque en un principio no fue muy bien recibido por el público, el tiempo lo colocó en un glorioso pedestal y hoy es considerado uno de los mejores discos del rock iberoamericano.

Canciones destacadas: “Nos siguen pegando abajo”, “No soy un extraño”, “No me dejan salir” y “Los dinosaurios”.

Piano bar (1984)

Algunos expertos consideran a este álbum la obra maestra de Charly García. Y vaya que sí tienen razón, porque con Piano bar su autor no sólo alcanza el clímax compositivo, sino que también eleva al rock a la máxima potencia. Incendiario, político y mordaz, son los calificativos que se vienen a la cabeza después de escuchar a todo volumen las 10 canciones que conforman a esta joya rockera que sacude las neuronas hasta hacerlas explotar.

Para el momento en que el disco salió a la luz Charly tenía la reputación de genio indiscutible del rock argentino, pero también de “hombre escandaloso” que era preso de la ira cuando fallaba el sonido en un concierto, insultaba a los periodistas que le hacían preguntas impertinentes o se bajaba los pantalones en pleno escenario luego de que algún fan le gritara “puto”. Quizás el temperamento explosivo de García era afín al vértigo sonoro desatado por su tercer disco como solista. Quizás, aunque es mejor que cada quien saque sus propias conclusiones.

Canciones destacadas: “Demoliendo hoteles”, “Raros peinados nuevos”, “Tuve tu amor”, “Rap del exilio” y “Cerca de la revolución”.

Parte de la religión (1987)

https://www.youtube.com/watch?v=KMcCcSg4rM0

Unos dicen que no es el mejor disco de Charly García. Otros, por el contrario, afirman que es el más prolijo de su carrera artística. Pero más allá de las discusiones un tanto bizantinas Parte de la religión no podía obviarse en esta lista por una sencilla razón: es un álbum maduro y la prueba de cómo él logró mantenerse con elegancia e imponencia en una escena sedienta de cambios y poco dada a mirar hacia atrás.

Charly no dejó su esencia rock, pero no fue renuente a experimentar con otros géneros. De ahí que en algunas canciones puedan escucharse algunos parajes sinfónicos y hasta sonidos africanos que le dan un toque cosmopolita y vanguardista. Las letras de las canciones, aunque un poco más reflexivas y contemplativas que las de los tres anteriores discos, mantienen la ironía corrosiva con que él observa al mundo, el propio y el de otros.

Canciones destacadas: “Buscando un símbolo de paz”, “Rap de las hormigas”, “Adela en el carrusel”, “No voy en tren” y “Rezo por vos”.

Filosofía barata y zapatos de goma (1990)

A inicios de los años 90 Charly recibió un duro golpe que por poco lo deja sin fuerzas. Su amada Zoca, una brasilera estudiante de danza que él conoció en 1977 durante un viaje por Brasil, se marchó de casa sin decirle nada y para nunca más volver. Destrozado, Charly compuso un álbum con el que no sólo desahogó todo su dolor, sino que también mostró el lado más vulnerable y sensible de su personalidad.

Introspectivo y ecléctico,  Filosofía barata y zapatos de goma es para los seguidores más ortodoxos el último destello de genialidad de Charly, ya que los álbumes siguientes sonarían cansados y delirantes en demasía. Pese a la buena recepción que tuvo, el álbum no estuvo exento de polémicas, ya que una versión rockera del himno argentino no cayó muy bien entre los guardianes del orgullo nacional y el músico tuvo que ir a juicio por “ofensa a los símbolos patrios”. El pleito judicial fue solucionado a su favor, aunque después recibiría otro golpe que lo destrozó: su familia decidió internarlo en un centro de rehabilitación para acabar con su adicción al alcohol y las drogas. La debacle del genio apenas comenzaba.

Canciones destacadas: “Filosofía barata y zapatos de goma”, “Reloj de plastilina”, “Me siento mucho mejor” e “Himno Nacional Argentino”.

Say no More (1996)

https://www.youtube.com/watch?v=F9hmzRBeOb8

Hay que hacer una precisión: Say no More es un álbum difícil de escuchar y por momentos puede volverse bastante agotador para los sentidos. La mayoría de los temas, 14 en total, son instrumentales y en vez de contar una historia con inicio, nudo y desenlace, desatan una conversación incontenible en la que se atraviesan sueños, pesadillas y delirios. Baterías, bajos, guitarras eléctricas, violines, violonchelos, saxofones, gaitas, sintetizadores, conversaciones telefónicas y otros efectos especiales se juntan de forma anárquica para crear un sonido denso que evoca lugares oscuros y amenazantes.

Podría decirse que el álbum, el décimo en la carrera solista de Charly, hace las veces de espejo que refleja la decadencia de un hombre atormentado por los excesos, los titulares sensacionalistas y otras salidas en falso que por poco lo llevan al abismo. Pero en medio de tanto caos ahí está la música y Charly se aferra a ella para hacer catarsis.

Canciones destacadas: “Estaba en llamas cuando me acosté”, “Cuchillos”, “Say no More” y “Casa vacía”.

Influencia (2002)

Charly García llegó al nuevo milenio con un álbum que de nuevo tenía más bien poco, pero que por fortuna abrazaba con estrepito al rock electrizante y sugestivo que lo hizo tan célebre años atrás. Mientras Argentina resistía sin éxito los traumáticos coletazos del corralito financiero, Charly se dedicó a componer algunos temas inéditos, hacer covers (“Influenza”, de Todd Rundgren) y nuevas versiones de “Encuentro con el diablo” y “Happy and Real”, temas que grabó con Serú Girán y Pedro Aznar respectivamente. Además, tomó prestada una frase de la canción “Sing This All Together” de los Rolling Stones que incluyó en el tema “El amor espera” y contó con la voz y guitarra del flamante Tony Sheridan para grabar “I’m not in love”.

Si se definiera a Influencia con dos palabras esta serían ególatra y digno. Charly, además de hacer un collage sonoro con sus influencias musicales, se muestra como un músico influyente cuya genialidad es imprescindible para el panorama musical argentino y, por qué no, latinoamericano. Y razones de sobra tuvo para mostrarse así, aunque en el fondo estaba dispuesto a ser otro, a cambiar el curso de su vida  después de jugar a la ruleta rusa tantas veces.

Canciones destacadas: “Tu vicio”, I’m not in love”, “Influencia” y “Encuentro con el diablo”.

 

About the author

Felipe Sánchez Hincapié

Medellín, 1989. Artista plástico, periodista, melómano y fumador empedernido. Ha participado en diferentes exposiciones realizadas en Medellín como Castilla pintoso, organizada por el colectivo venezolano Oficina # 1, en marco del Encuentro Internacional Medellín 07 (MDE07). Hizo su práctica en el periódico El Mundo de Medellín y ha publicado sus textos en publicaciones como Cronopio, Revista Prometeo, Cartel Urbano y Noisey.

2 Comments

Click here to post a comment