#Diasdeplaya en los ojos de un extranjero

Cédula de extranjería num 415183

«Una noche en la playa» podría ser el título de una nueva comedia de los hermanos Marx, pero no, ni siquiera Eric Rohmer reincidiría en regresar a la playa para contarnos otra historia sobre la condición humana.

La playa que recorrí hace unas pocas noches era la playa que he caminado una y otra vez para visitar el centro de la ciudad de Medellín.

Y me gustó, pero no me reí. Y me convenció, pero no logró emocionarme.

Hay un enorme esfuerzo humano para recuperar eso, la humanidad, las luces y el espíritu del centro urbano de Medellín. Prado, Hospital San Vicente, Jesús nazareno, El Chagualo, Estación Villa, San Benito, Guayaquil, Corazón de Jesús, La Alpujarra, Centro Administrativo, Calle Nueva, Perpetuo Socorro, Barrio Colón, Las Palmas, Bomboná N°1, Boston, Los Angeles, Villa Nueva, La Candelaria, San Diego, son barrios que forman parte del territorio comunal de La Candelaria. Todos ellos, con un peso histórico para/con la ciudad evidente, obvio, y que el ciudadano apenas conoce o se atreve a conocer. Y adjunto todos los barrios de esta zona porque se merecen igual trato de recuperación. Poco a poco.

En estos días decembrinos se está tomando conocimiento por recuperar a La Playa, una de las arterias del centro de esta ciudad. Recuperarla en su formato original, (una quebrada), o transformarla en un paseo peatonal. Y el impulso es gigantesco. La programación cívica y cultural tuvo un buen parto, hay programadas actividades de todo tipo para deleite de visitantes, peatones, curiosos y habitantes de la zona, pero, más allá de una buena programación, persiste el raquitismo popular para responder a una propuesta tan hábil como esta.

La noche de playa que devoré, y para ser precisos la de un jueves 11 de Diciembre que despertó con un cielo pintado de capote gris, resultó ser un atracón de chivas que se asemejan algunas (y repito, no todas) de ellas a puteaderos sobre ruedas donde al que se sube le facilitan todo tipo de aguinaldos que rozan la delgada linea roja de la legalidad. Con las chivas, engalanadas siempre con esa sobredosis de luces y esa borrachera de sonidos, se mezcló una ciclo ruta que entraba dentro del programa de estos días de playa, y hubo ciclistas, si, no muchos, pero los hubo y fueron atendidos con ganas, obsequiando a todo quijote que portaba su rocinante de dos ruedas con camisetas, hidratación, y un objeto que no entendí: silbatos. Lo puedo interpretar que se utilicen para una manifestación popular, en una protesta pacífica, pero para una concentración de bicicletas con el único objetivo de disfrutar las calles de la ciudad montados sobre las inquietas y calladas dos ruedas, no lo capté. Más ruido. El postre fue una brutal invasión de pseudo motoristas y cuatri moteros sacados de una copia italiana de serie B sobre Mad Max,  desafiando todas las leyes de civismo urbano. El vandalismo mental que se vomitó fue de antología, tacos, desorden, y alboroto.

Uno cree en la ausencia total y absoluta a la credibilidad que merece el respeto y el civismo que debería tener una ciudad para la vida y que regala innovación urbana como Medellín, pero uno termina pensando que por muchas convocatorias urbanas de ciclistas, peatones, ciclovías, paseos para ir a correr con la pareja, la familia o el perro, o por muchos encuentros para recorrer el centro histórico de la ciudad, la actitud no es la de actuar cívicamente en las vías o en las calles, la conducta que se maneja es la de ocupar estos espacios porque estamos los ciclistas, o los moteros, o los deportistas o los orientalistas o todos los «istas» existentes y se hace lo que a uno le da la real gana, y tampoco. En más de una ocasión uno ha intentado cruzar una ciclovía un domingo de calma y ha sido «echado» con la mirada iracunda de algún héroe de la gimnasia porque como no hace deporte el que cruza la vía, se convierte en un invasor, y esa actitud, como que no.

Falta mucho, muchísimo.

Esa noche en la Playa, ese jueves 11 de Diciembre, finalizó recorriendo los túneles,  flotando sobre el puente imaginario que esta pintado sobre el asfalto, soñando con la caleta y sus sombrillas y sus sillas playeras y su arena sobreviviendo a las inclemencias climáticas, bañándose con el color azul de un océano, teñido también sobre el asfalto, jugando a ser Gene kelly bajo los paraguas que sustituyen a un arco iris ante la fachada del Teatro Pablo Tobón…ganas, muchas ganas las que hay, y mucho esfuerzo tal vez derrochado, pero al menos, se intenta, que en esta ciudad, ya es mucho.

Terminé siendo el Tadzio veneciano de postal señalando a ese horizonte que algunos de esta ciudad están marcando, un horizonte rumbo a una Medellín mas humana.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://alponiente.com/wp-content/uploads/2014/12/Manel.jpg[/author_image] [author_info]Manel Dalmau Etxalar Nacido en un pequeño pueblo del pirineo catalán cuyo nombre es La Pobla de Segur. Adoptado en la ciudad de Medellín en 1998, paisa chivado desde Enero del 2010. Periodista, documentalista, historiador, dinamizador cultural y onanista compulsivo. Forma parte del equipo de la casa Museo otraparte desde el año 2010. El “NO” de su gorra es un adverbio positivo y un morfema ácrata. Es un “NO” a la intolerancia, al desajuste social, al abuso, es una invitación para que todo aquel que lo lea, se invente su propio NO. Es un yonqui de la tertúlia y un borracho de silencios. Intenta soñar. [/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

4 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I just want to tell you that I’m beginner to blogging and site-building and absolutely enjoyed you’re web page. Most likely I’m planning to bookmark your blog post . You certainly have outstanding stories. Kudos for sharing with us your website.

  • I think this is among the most significant information for me. And i am glad reading your article. But want to remark on few general things, The web site style is perfect, the articles is really excellent : D. Good job, cheers

  • The new Zune browser is surprisingly good, but not as good as the iPod’s. It works well, but isn’t as fast as Safari, and has a clunkier interface. If you occasionally plan on using the web browser that’s not an issue, but if you’re planning to browse the web alot from your PMP then the iPod’s larger screen and better browser may be important.

  • Thank you so much for providing individuals with an exceptionally nice possiblity to read from this web site. It is always very awesome and as well , packed with fun for me and my office fellow workers to search your site on the least 3 times in a week to find out the fresh tips you have. Not to mention, I’m also certainly astounded with all the magnificent creative ideas served by you. Certain two tips in this posting are unequivocally the most effective I’ve ever had.