Opinión

Departamento de Urabá

No más ruegos a la Alpujarra
Pero hay algo extraño que quizás es la mayor causa de su aislamiento; se encuentra en medio de una disputa política entre líderes de Antioquia y Chocó

El Golfo de Urabá, una de las zonas más exóticas de Colombia, de cuyos relatos hay una infinidad, es exuberante en Fauna y Flora, así como en la amabilidad de su gente. Pero hay algo extraño que quizás es la mayor causa de su aislamiento; se encuentra en medio de una disputa política entre líderes de Antioquia y Chocó, no es fácil desplazarse desde Medellín hasta allá, y es imposible desde Quibdó (si acaso por el Río Atrato, si los problemas de órden público lo permiten). Es una región que se podría convertir en una alternativa naviera y comercial frente a Barranquilla y Cartagena, con todo ese mar que posee, y que en la teoría, se encuentra más cercana al interior del país, pero la ceguera politiquera y económica desde el Valle del Aburrá ha impedido que aflore la solución a esa necesidad prioritaria. Tan solo miran a Rionegro para las carreras hípicas y los caballos de paso fino. Los blancos de la Bella Villa no miran con respeto a los morenos de Urabá, ni siquiera a la grande Catherine Ibargüen. No hay derecho.

Políticos de izquierda y derecha han querido hacer de las suyas por allá, la pelea del führibismo contra el radicalismo del polo y la unión patriótica, pero los egos han hecho que Urabá, por ser una región con riqueza y desarrollo potencial, sea objetivo de grupos ilegales. Para la muestra, en los 80s Pablo Escobar la convirtió en su principal plataforma de exportación de cocaína. Las Farc, los Castaño Gil, las bacrim y el ELN han querido realizar sus desagradables trabajos por allá; basta con mirar la vergonzosa lista de crímenes y masacres que han ocurrido y que han traído consecuencias como: San José de Apartadó, lugar donde ocurrió la terrible masacre del año 2005, se ha convertido en un lugar aislado, donde quien entra no puede mencionar el nombre de Colombia, porque genera una zozobra en la población viviente, mejor dicho, no puede ser de origen macondiano. A propósito de este tema, ¿Por qué el Gobierno de la Seguridad Democrática no miró al Golfo entre 2002 y 2010? Dicen que hubo pactos politiqueros entre los seguidores del Falso Mesías y los encapuchados al servicio de ciertos terratenientes.

Otro punto para tratar es el cultivo, producción y exportación del banano, principal fuente de ingresos regional. Este asunto es manejado desde La Alpujarra y sus alrededores de forma no muy sana, que se diga. Hay muchos intereses, tanto legales como ilegales que se manejan ahí, lo cual ha traído consecuencias desastrosas y que ha dejado mucha sangre, sudor y lágrimas derramadas a diestra y siniestra. Basta con mirar el caso de Chiquita Brands y sus supuestos vínculos con grupos paramilitares, incluso teniendo entre sus posibles testigos al expresidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez. Si la cosa es así, es porque tiene más de verdad que de mentiras. Falta mucha investigación y camino por recorrer, que se aclare todo, que sepa la verdad, que se castigue a los culpables, y que haya reparación total a las víctimas. No puede ser que mientras alguien llore desde un cambuche lejos de su región, se sigan matando líderes comunales en Apartadó, Acandí, Turbo y demás. Esto se podría reflejar en el libro de Martin Vigel “Cierto Olor a Podrido”. No puede seguir la usurpación de tierras a campesinos, afros e indígenas, por parte de ricachones traquetos, quienes están dispuestos al todo vale con tal de hacer valer su poder, sin importar las consecuencias que podría traer, gracias a ciertas palancas que tienen a lo largo y ancho del país. Hasta altos magistrados de las Cortes tienen sus asunticos pendientes por allá, para la muestra, uno que pertenece al Tribunal de Tierras de Cundinamarca, célebre por aprobar las medidas cautelares que regresaron a Gustavo Francisco Petro Urrego al Palacio Liévano de Bogotá, el año pasado.

En los últimos días han aparecido noticias que hablan sobre la posible ampliación de la vía que conduce desde Medellín hasta Urabá. Se puede leer lo siguiente en El Colombiano: “El vicepresidente les anunció a los habitantes desempleados de Cañasgordas, Santa Fe de Antioquia y Uramita, para que se incorporen a los trabajos, porque serán capacitados en forma gratuita por el Sena y la obligación de los contratistas es involucrar mano de obra de la región”. No hay que ir muy lejos para entender que es una de las epístolas del ideario de la Campaña Política del 2018 para que el Virrey, perdón, Vicepresidente Germán Vargas Lleras, llegue a la Casa de Nariño.

Propuesta: crear el Departamento de Urabá, segregando las costas sobre el Golfo de Antioquia y Chocó, para que le puedan apretar las Dulzainas al Gobierno Nacional, con miras a sus compromisos con la región. Se abre el debate.

PD1: ¿Las Farc, sin armas, porqué le temen tanto al veredicto del pueblo colombiano en el plebiscito?

PD2: El Polo y el Centro Democrático se oponen al plebiscito; título de la obra: “Intereses Creados”.

Esto fue escrito por

Pedro José Rivera Giraldo

Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (Nuevo Petroides), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo.

2 Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I just want to say I am beginner to weblog and seriously enjoyed this blog. Almost certainly I’m want to bookmark your website . You absolutely come with excellent article content. Thanks for sharing with us your webpage.

  • The Zune concentrates on being a Portable Media Player. Not a web browser. Not a game machine. Maybe in the future it’ll do even better in those areas, but for now it’s a fantastic way to organize and listen to your music and videos, and is without peer in that regard. The iPod’s strengths are its web browsing and apps. If those sound more compelling, perhaps it is your best choice.