Antes que desaparezca… desapareció

AhmeCgkyPa3PGMPZy07lDYQUzcADPYs2wf3cZbPytC4G

¿En qué realidades se están convirtiendo los planes parciales de Medellín? El proceso de El Naranjal no parece ser un ejemplo de urbanismo, como lo venden, sino, como lo dicen en voz baja los funcionarios públicos a la comunidad, «(…) un error (…)». ¿Es esa ciudad de errores e intereses la que refleja todo el POT?

Terminaran escasos no solamente los territorios, sino además, los servicios, el aire, la decencia en las condiciones de vida. Está resultando muy distinta la ciudad que se vende y la que hay a la vuelta de cada esquina.

Vale la pena revisar el proceso afanado y mediocre de las constructoras y sus pares en el Estado. Antes que desaparezca El Naranjal, en la comuna 11 de Medellín, el colectivo audiovisual PuntoLink, artistas del MDE15 -especialmente foráneos- y uno que otro de esos ciudadanos que quedan en la ‘urbe organizada’ de nadie y sin dolientes, recogen memorias y testimonios, dan fe y se enfrentan con las manos a las grúas enormes del futuro venidero.

Serán 37 barrios en condiciones similares, de norte a sur, de oriente a occidente, donde ‘futuro y progreso’ -bienvenidos- pasarán sobre lo que haga falta pasar: familias, empleos, dignidad, patrimonio, historia… Al viejo estilo de hombres poderosos que no tuvieron ninguna consideración y con espejos arrancaron territorios a los propios, esclavizaron a los ingenuos, les vendieron lo que era suyo.

Sigue pasando, seguirá pasando, pueblo ingenuo e indiferente.

Vea en este enlace la situación del ‘desarrollo urbano’ de El Naranjal: www.antesquedesaparezca.com

About the author

Juan Sebastián Salazar Gómez

Ciudadano sin sombrero y sin alta pipa y tampoco poeta.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.