¿De la pureza de los independientes a la de los expertos en Chile?

A días de haberse firmado el Acuerdo por Chile, como se le llamó al nuevo proceso constituyente en el país, resulta preocupante la excesiva importancia que se le ha dado en los grandes medios de información a los llamados expertos.

Lo planteo, ya que más allá de estar de acuerdo con las críticas a la designación desde el parlamento de un comité de expertos que elaborará un anteproyecto constitucional, se han generado demasiadas expectativas en estas personas, que se nos presentan como seres puros, objetivos y los encargados de garantizar una buena carta magna.

Es cosa de revisar las distintas encuestas de opinión pública, en donde la presencia de expertos en este nuevo proceso se vuelve una necesidad imperiosa, como si sin ellos estaríamos perdidos para elaborar una nueva constitución que esté a la altura (1).

De ahí que se vuelve imposible no recordar y hacer el paralelo entre lo que se está generando con los expertos hoy en día y los independientes al comienzo del proceso constituyente anterior, los cuales también fueron presentados como los grandes salvadores del país.

De hecho, haciendo un poco de memoria, también se hablaba de los independientes con mucha esperanza y como no políticos, por lo que harían las cosas bien, al estar supuestamente alejados de cualquier tipo de práctica corrupta y libres de fanatismos ideológicos.

Es decir, en ambos casos, tanto en la idealización de los expertos como en los independientes, se ve un desprecio completo hacia los partidos políticos y a las instituciones, lo que termina por dañar cualquier intento de construir un país con una mejor forma de hacer política.   

No debiera sorprendernos entonces, que tanto la noción de independiente como de experto, sea sumamente vaga y no se defina de manera clara, ya que lo que importa finalmente es que no sean personas provenientes de partidos políticos, lo que sería algo positivo en sí mismo.

En consecuencia, el riesgo de depositar tanta expectativa con un grupo en particular, esencializando su proceder, es que al menor error realizado de parte de algunos se invierta completamente el sentimiento hacia ellos y se terminen viendo como más de lo mismo.

Es lo ocurrido con los independientes en el último periodo de la Convención Constitucional, los cuales han sido catalogados por muchos como los grandes responsables de la derrota del 4 de septiembre, y por eso han sido marginados en el nuevo proceso a través de listas.

Las razones para tal desencanto con los independientes, era que no eran tan independientes según lo señalado, ya que defendían intereses e ideologías, por lo que actuaban igual o peor que los partidos políticos.

En otras palabras, al idealizar la noción de independiente, como alguien puro y ajeno a relaciones de poder, pasó rápidamente de ser alguien confiable a alguien perjudicial al país y que traicionó la fe pública, lo que reforzó el malestar existente a todo lo que se relacione con lo político.  

Por lo mismo, los expertos pueden terminar igual que los independientes, al verse con el paso del tiempo en personas que no fueron lo esperado, poniendo en riesgo nuevamente la aprobación de la nueva constitución, la cual no tendremos una nueva oportunidad de tener una en el caso que se rechace.

Dicho lo anterior, el problema de fondo no es ni los independientes ni los expertos en sí, más allá de que estos últimos sean designados por el congreso en el nuevo proceso constituyente, sino en una sociedad que sigue aún muy despolitizada, aunque quisimos creer lo contrario, luego de la revuelta del año 2019.

El riesgo por tanto de que se repita la historia y que se delegue nuevamente la responsabilidad en un nuevo texto constitucional, ahora a través de un grupo conformado por unos supuestos sabios e iluminados, que ni siquiera serán elegidos de manera democrática, se vuelve mucho más peligroso que antes, considerando también el fuerte inmovilismo social existente, luego de la derrota del 4 de septiembre.

El rol por tanto de los partidos políticos, de las organizaciones de la sociedad civil y de los medios de información, sobre todo de los públicos como TVN, es aportar fuertemente en formación ciudadana y en rescatar el sentido de lo político, tan dañado deliberadamente durante la dictadura y luego de décadas de neoliberalismo, que despolitizó fuertemente a la sociedad y redujo a las y los chilenos a meros consumidores y a votantes voluntarios.


Otras columnas del autor en este enlace: https://alponiente.com/author/kogan05/

1:https://cadem.cl/estudios/59-prefiere-una-convencion-mixta-expertos-y-electos-y-un-mayoritario-53-prefiere-que-no-supere-los-50-constituyentes/

About the author

Andrés Kogan Valderrama

Sociólogo
Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable
Magíster en Comunicación y Cultura Contemporánea
Con cursos de Doctorado en Estudios Sociales de América Latina
Profesional de la Municipalidad de Ñuñoa
Integrante de Comité Científico de Revista Iberoamérica Social
Director del Observatorio Plurinacional de Aguas www.oplas.org

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.