Crimen de lesa humanidad

Después de 22 años de un aterrador suspenso judicial, la Fiscalía General de la Nación del doctor Néstor Humberto Martínez, declaró crimen de lesa humanidad el magnicidio del estadista conservador Álvaro Gómez Hurtado.

Esta noticia no pasó desapercibida ante los ojos de los colombianos, toda vez que desde el principio la opinión pública se mantuvo a la expectativa del rumbo que tomaría el proceso, esto como consecuencia del apoyo ciudadano con el que siempre contó el dirigente conservador.

Colombia entera conoció cuales fueron los móviles del atentado, tan sólo basta revisar el último editorial del inmolado líder político en su trinchera periodística El Siglo, para identificar que a Gómez lo mató el régimen que en tantas oportunidades denunció.

Ese mismo régimen que sigue vigente y que año tras año ha encontrado la forma de hacerse más fuerte, hasta el punto en el que en la actualidad impera en nuestra Nación. Encontrar semejanzas entre el gobierno actual y aquél en el que murió Álvaro Gómez es una apuesta sencilla; ambos llegaron a la casa de Nariño con métodos cuestionados por la mayoría de los colombianos, ambos gobernaron con estilos similares y como si fuera poco, en ambos gobiernos participaron sujetos de dudosa reputación.

Álvaro Gómez encarnaba la decencia, la pulcritud, la honestidad y los principios en la política, era la prueba fehaciente que para lograr llegar a las altas dignidades de la República no son necesarias las triquiñuelas, las zancadillas y las traiciones; tal vez eso fue lo que sus contradictores nunca pudieron doblegar y por ello optaron por el camino más ruin.

Luego de tantos años es imposible borrar de la mente ese 2 de noviembre de 1995, cuando al frente de la Universidad Sergio Arboleda, las balas apagaron la esperanza de millones de colombianos, que encontraban en Gómez la reserva moral de la política colombiana. Es menester que en la actualidad los candidatos que se proponen ocupar la primera magistratura retraigan con firmeza el legado del dirigente conservador, quien siempre propuso mantener erguidos los intereses supremos del país, por medio de un acuerdo sobre lo fundamental.

About the author

Miguel Ángel Cetina Cuadros

Analista y activista político. Miembro del Think Tank @NDColombia Cofundador de Acción Colombia. Columnista de opinión.