COMUNICADO 60

paso acertado
volverían los cuerpos de agua a su curso normal (lo máximo posible) y lo más importante; se contrarrestaría el desplazamiento masivo forzado.

En medio de la desesperación y el pesimismo, donde los diálogos de paz que se llevan a cabo en La Habana (Cuba), habían pasado a ser un tema de quinto plano y chistes, cuando la tristeza rondaba en el ambiente, surgió una buena nueva. El pasado 23 de septiembre, se dio un pequeño paso a nivel cuantitativo, pero a nivel cualitativo es el mayor avance que se ha dado en este duro trabajo, a cargo de la delegación del gobierno, encabezada por Humberto de la Calle Lombana, al lograr que las Farc destrabasen el tema de la Justicia Transicional. Si bién es cierto, nada está acordado hasta que todo esté acordado, se ha desatado un nudo gordiano. El acontecimiento es de tal impacto que se pudo ver algo que parecía imposible; el apretón de manos entre el Presidente Juán Manuel Santos y el Máximo Jefe de las Farc, Timoleón Jimenez o Timochenko; con la presencia del presidente cubano Raúl Castro (quien de paso le ganó una dura partida a su antecesor, su hermano Fidel). Todo indicaría que este proceso entró en una etapa de irreversibilidad, y que el próximo 23 de marzo del año entrante, se daría la firma del pacto final para poner fin a una infamia de 70 años; pero las cosas hay que tomarlas con calma y echarle cabeza fría.

En el comunicado 60, donde no solo se refería al encuentro Santos – Timochenko, también al tema judicial se pueden leer los siguientes apartes: “Para acceder a cualquier tratamiento especial dentro de la Jurisdicción Especial Para la Paz, es necesario aportar verdad plena, reparar a las víctimas y garantizar la no repetición….En caso de las Farc – EP, la participación en el Sistema Integral, estará sujeta a la dejación de armas, que deberá comenzar a más tardar a los 60 días del Acuerdo Final…La transformación de las Farc – EP en un movimiento político legal, es un objetivo compartido, que contará con todo el apoyo del Gobierno en los términos que se acuerden”. Puede sonar tenebroso (especialmente para quienes ven en la guerra un negocio de millones de dólares), pero hay un documento fehaciente de que algo se está haciendo por el mayor anhelo de las colombianas y los colombianos; la Paz.

Para que todo esto sea una realidad que traiga el progreso y la justicia social a esta nación, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos: no se está dialogando con unas monjas de la caridad (así lo quieran ver ciertos líderes de la ultraizquierda). Las Farc han sido consideradas como un Grupo Terrorista de alta peligrosidad, el cual lleva a su cuesta miles de muertos, heridos, secuestrados y desaparecidos; que han atentado contra la infraestructura general del país a lo largo de 50 años de belicosidad. Se han lucrado de actividades ilícitas como el narcotráfico y el contrabando; han sido los mayores depredadores ambientales, con la invasión y destrucción de Reservas Naturales, así como la desaparición de especies de flora y fauna, la desaparición de cuerpos acuíferos y la contaminación de grandes zonas ambientales, tanto continentales como marinas, pertenecientes a esta Colombia golpeada. En este grupo predominan los intereses económicos y militares sobre los políticos, ya que sus supuestos grandes líderes en esta rama, como Jacobo Arenas y Alfonso Cano, han desaparecido, bien sea por causas naturales como el primero, o por la acción de las Fuerzas Armadas legales, sobre el segundo.

La verdad es el elemento más esencial para que haya una Justicia Retributiva y Eficiente, no como lo que funciona actualmente, una colcha de retazos con el 95% de impunidad, donde se impone la ley del Todo Vale y del más fuerte, el dinero mal habido ronda como ave de rapiña, y el pueblo raso no tiene derecho a acceder a la misma. Es más, los daños ambientales no han tenido el suficiente eco en los estrados judiciales para que al menos, hubiese una sentencia sobre los mismos, es que como si no existiese la Conciencia Ambiental (algo casi imposible en un país inviable como este), y eso que se encuentra en una de las zonas con mayor biodiversidad del mundo entero. Pero es imposible mentir; los temas ambientales y sostenibles no producen votos, ni animan posiciones ideológicas (llámense de izquierda o de derecha), luego no es un tema de prioridad para los gobiernos nacionales y regionales, así como para las respectivas oposiciones. ¿Cuándo habrá Conciencia Ambiental? Ojalá con la feliz culminación de estos diálogos.

Finalmente, la Reparación donde se puede hacer una reflexión fundamental: si las Farc se desmovilizan, le harían un enorme favor al Medio Ambiente y al Desarrollo Sostenible, ya que dejarían en paz a miles de hectáreas sembradas, de parques naturales, de especies animales (terrestres y acuáticas), volverían los cuerpos de agua a su curso normal (lo máximo posible) y lo más importante; se contrarrestaría el desplazamiento masivo forzado.

PD1: ¿Porqué tanto interés del expresidente y secretario de Unasur, Ernesto Samper, de reencaucharse políticamente, con el Proceso de Paz? No hay derecho.

PD2: Queda demostrado que para el expresidente y ahora senador Álvaro Uribe Vélez, y el Procurador Alejandro Ordoñez; la guerra es su elixir politiquero. Le hacen el juego a Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, cosas de la vida, que horror.

About the author

Pedro José Rivera Giraldo

Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (Nuevo Petroides), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.