Clara López: La candidata de la incoherencia

A ver, hagamos un resumen de quién es Clara López Obregón hoy formula vicepresidencial de Humberto de la Calle Lombana. En un repaso sobre algunas de las mas importantes decisiones políticas de Clara López en los últimos 10 años.

Clara López Obregón es una mujer bogotana cuyo tío abuelo fue el ex presidente Alfonso López Pumarejo y cuya ascendencia llega hasta el ex presidente  Jorge Holguín Mallarino. Sus inicios en la política datan de cuando fue secretaria en la presidencia de su tío abuelo -antes de que se prohibiera contratar familiares, claro está-. Luego de ser concejala, contralora y candidata a la alcaldía de Bogotá; Clara fue secretaria de gobierno de Samuel Moreno en el año 2008, deshonroso protagonista del mayor desfalco de la historia de Bogotá: el carrusel de la coeación. Renunció a la alcaldía de Moreno para ser fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro (por el Polo Democrático). Y luego de esto, cuando Samuel Moreno fue destituido Clara fue elegida por Juan Manuel Santos (entre una terna del Polo) como alcaldesa encargada de Bogotá.

Al respecto, Clara López ha dicho que “seguramente es culpable de muchas de las cosas que le atribuyen pero no de todas” en una entrevista con la W en donde incluso afirma que la justicia se excedió en cuanto a severidad con Samuel Moreno; en una clara defensa del ex alcalde Samuel Moreno y de su partido el Polo Democrático.

Partido por el cual fue candidata presidencial en el 2014. En medio de esta campaña surgen algunas de las más claras ambivalencias de la candidata; puesto que, a pesar de que fue nombrada alcaldesa por el presidente Santos, aseguró que “él mismo (Juan Manuel Santos) se ha encargado de hacer difícil que podamos salir adelante, entonces yo no estoy viendo dónde está la reelección del presidente Juan Manuel Santos”  . En una aparición en prensa donde cuestionó la política del presidente Santos en materia de salud, justicia, tierras, infraestructura, economía y empleo. Sin embargo, en la segunda vuelta presidencial anunció su apoyo y voto a Juan Manuel Santos  (avalado por los partidos Liberal, de la U y Cambio Radical). De forma que, quien antes no merecía la reelección meses después parecía ser el mejor candidato para gobernar a Colombia.

Un año después, fue candidata a la Alcaldía de Bogotá por el Polo Democrático, la Unión Patriótica y el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS). Además, recibió apoyo de la candidata de Gustavo Petro, María Mercedes Maldonado; en una clara evidencia de su histórica cercanía con Petro y sus políticas. Perdió las elecciones; sin embargo, su anterior apoyo -pese a sus aún mas anteriores críticas- le valieron para ser nombrada Ministra de Trabajo del gobierno de Juan Manuel Santos.

Quién antes consideraba que Santos era una persona que no merecía reelegirse -y mucho menos sus políticas- ahora pasaba a formar parte de su gabinete ministerial; muy a pesar de que su partido estaba en contra de estas últimas dos decisiones y gracias a ello el Comité Ejecutivo Nacional  del Polo Democrático tomó la decisión de expulsarla del partido.

Renunció al Ministerio de Trabajo para ser candidata presidencial por el Polo Democrático; empero, las divisiones del partido y su participación en el gobierno Santos se lo impidieron. Por esto, buscó su candidatura en la Alianza Social Independiente (ASI) y, además, buscó intentar hacer una consulta para conformar una coalición con Gustavo Petro (quien salió también a las malas del Polo y creó su movimiento Progresistas) y Carlos Caicedo (ex alcalde de Santa Marta por el Partido Liberal).

Luego de fracasar su intento de coalición Clara López se volvió fórmula vicepresidencial de Humberto de la Calle y llegamos al día de hoy.

De forma que, la hoy formula vicepresidencial de Humberto de la Calle es una defensora de las políticas de Gustavo Petro, ha sido su coequipera a lo largo de los últimos años, cree que la justifica se excedió con Samuel Moreno y es una persona que ha saltado de partido en partido y que ha demostrado que la coherencia es una moneda de bolsillo, que se usa cuando le conviene. ¿Cuánta coherencia no?