Opinión Selección del editor

Ciudades Abiertas y Ciudades Cerradas

La ciudad es un jeroglífico. Tiene maneras de comunicación entre sus casas, se crearon las direcciones para ubicar calles, carreras, transversales, diagonales y circulares. Algunas ciudades latinoamericanas poseen la herencia de la cuadrícula española,  la alcaldía o ayuntamiento, como le dicen los españoles, siempre ubicada en el marco de la plaza principal o plaza de armas. En la ciudad, es fácil ubicar la ruta para llegar a la biblioteca pública, puedes acceder al hospital y puedes hacer uso de la cancha municipal, de la piscina y de las ventajas del estudio local.

Las ciudades tienen una serie de servicios públicos, que hacen parte fundamental de los atractivos para el turismo. Hoteles, teatros, restaurantes, supermercados, centros comerciales,  zoológico, jardín botánico, planetario, servicio del metro y colectivos circulares. Resistencia y la Rioja, en Argentina, son municipalidades modelo en la recolección de basuras a finales de los años ochenta del Siglo XX. José Luis Romero, historiador Argentino recogió en su texto, la ciudad y las ideas, las peculiaridades latinoamericanas en la construcción del territorio y la cultura.

Las ciudades se fueron poblando, llegaron nuevos residentes con sus gustos y estilos de vida de acuerdo a la clase económica, barrios con cuadras completas con fachadas similares y solares cultivados al interior de cada cocina, no faltaba la huerta con cebolla y cilantro, hierbas aromáticas y jardín de flores, rosas y azucenas. La estadística aumentaba con cada año, aparecieron servicios de buses, taxis, servicio a domicilio,  términos nuevos, como urbanización.

La ciudad no es homogénea. Una bonita metáfora para referenciar la ciudad como una célula con vida propia. La ciudad tiene venas y arterias que son las encargadas de transportar el oxigeno y los nutrientes a los diferentes sistemas y órganos de nuestro cuerpo, las calles y avenidas en las ciudades, conforman la estructura primaria sobre la cual se organiza la trama urbana, de tal manera, que los productos y servicios necesarios para nuestra vida en comunidad, puedan llegar a cada uno de habitantes.

Las ciudades están cercadas por límites y peajes. Los terrenos baldíos, en las ciudades, son otro tema por su predial. No se conocen dueños hasta verificar en el catastro municipal, herederos de terrenos, para construir lotes con instalaciones: agua, energía y caminos comunes.  Las urbanizaciones, son estilos de vida, controlando la entrada y salida de las visitas. Las ciudades cerradas podrían pasar a ser ciudades sitiadas por controles de epidemias, contaminación química, desastres naturales. Las ciudades cerradas pueden ser vigiladas por cámaras, controlando la vida privada y productiva de cada ciudadano. Ciudades abiertas y ciudades cerradas.

Esto fue escrito por

Diego Calle Pérez

Especialista en Gestión Pública. Escuela Superior de Administración Pública ESAP
Especialista Gerencia Educativa con énfasis en Proyectos. Universidad Católica de Manizales.
Historiador - Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín - Analista Político
Miembro fundador de columnistaslibres.com

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.