Brasil: entre lo emergente y la emergencia (I)

Las relaciones económicas y políticas actuales en la reconfiguración sistémica dada la crisis mundial y una evidente declinación del poderío norteamericano dan como imprescindible la formulación de un análisis teórico sobre las nuevas lógicas de mercado que rearman su propia estructura y con ello, una peculiar transfiguración geopolítica que tiene como contiguo panorama, la crisis económica de 2008. El nuevo siglo, habrá de trascender el llamado “Fin de la historia”, tan cuestionado en el momento de su salida; la globalidad económica y bélica pondrían en jaque al posmodernismo intelectual, el de los pequeños relatos, y el crecimiento de países periféricos, que entrarían ya en un ejercicio de economía distinta al habitual, el BRIC (Brasil, Rusia, India, China) y Sudáfrica –el último de los BRICS-, son actualidades que darán la bienvenida a esta nueva centuria.

Brasil, surge en este panorama mundial; un país en un proceso lento de maduración que destaca por la abundancia de sus recursos naturales -18% de la biota mundial-, la reorganización de las fuerzas políticas y las estrategias nacionales-económicas. Así, también, los nuevos escenarios que los movimientos antisistémicos, como los Sin Tierra, tienen para la práctica de sus relaciones y el ejercicio de una reconfiguración entre la argumentación y la práctica.

Podríamos hablar de un desarrollo de América Latina, no obstante, qué tanto compete a esta geografía situada – y a su vez, periférica- este desarrollo creciente y no sólo a un país que se modifica en esta temporalidad mundial, dejando de lado a países que mantienen un crecimiento económico “estable” –en parámetros globales- como México, Chile y Argentina que se verán relegados por el espacio limitado y el objetivo de esta columna, pero no por ello menos importante. Términos como “subimperialismo” del sociólogo brasileño Mauro Marini, se prestan para el intento de comprender este proceso económico ascendente surgido como el análisis de la consecuencia histórica entre la dictadura militar (1964-1985), el proyecto industrial y militar hasta el surgimiento de los llamados: “gobiernos progresistas”. No obstante, el concepto ha quedado para algunos teóricos, rebasado, al igual que otros tantos, por la realidad en constante flujo dinámico y el transcurrir de los años; no implicando el dejarlo de lado, sino situarlo y analizarlo conforme al contexto. Sin olvidar, valga decirlo, la creación de “puentes” periféricos dentro y fuera de Brasil. Con ello, países como Paraguay y Bolivia y zonas como la Amazonia (Brasil), serán necesarios en la teoría neo-desarrollista actual para que exista un dinamismo en materia económica y así, el Edén capitalista del primer mundo, sea una realidad. Es decir, para que la periferia llegue al objetivo de desarrollo, requiere de nuevas periferias; una inherencia entre desarrollo y subdesarrollo.

Hay mucho para analizar, sin duda alguna; sin embargo, el ejercicio de esta columna en su brevedad, será dividirla en tres factores principales y de vehemente notoriedad que es necesario considerar. Por un lado, se habla de la reestructuración de las élites a través de mecanismos económicos tales como los fondos de pensiones y el creciente poderío del sindicalismo brasileño; por otra parte, las formas que el capitalismo está tomando, como una manera de articulación distinta a la que se ha visto en países como Estados Unidos o los europeos, que es preciso mencionar, y por último, la de los movimientos sociales como forma de contrariedad –de negatividad- ante el progreso de un país periférico que busca el posicionamiento de primer mundo.

En el primer punto, el crecimiento de la clase sindical o nueva élite –si es que se puede denominar “clase”-, que se configura y sobresale en este panorama ha tenido una reestructuración considerable, perteneciendo de manera prominente y de forma gradual al aparato gubernamental de Brasil; con ello, la vía unificada que ha tenido cause entre estos y la clase empresarial es una consecuencia de intereses mutuos que conlleva la práctica de un apoderamiento de las relaciones de poder y la formación de un grupo, ya no sólo empresarial, sino sindical (lo que esto implica) en las decisiones y formas de gobernabilidad. Ya no es la diferencia teórica entre sindicalistas y su antónimo empresarial, como contrincantes casi por natura al viejo discurso de la AIT (Asociación Internacional de Trabajadores), aunque siendo honestos, no sé si alguna vez se dio. Tal parece que el “Hacer justicia” –significado etimológico del término “Sindicato”- quedó entre el hacer, sin saber cuándo y la justicia, sin saber desde qué perspectiva.

El PT (Partido dos Trabalhadores) ha sido participe de una nueva composición dentro de la élite política desde la llegada de Luiz Inácio Lula da Silva y la actual presidente Dilma Roussef, que dicho sea y por el cual se menciona, es un partido mayoritariamente sindical. Una especie de monopolio asociativo que va creciendo desde 1991 con grandes contribuciones monetarias de empresarios, jugando un importante papel de financiamiento, especialmente de empresas constructoras cuya consecuencia será/es la del sindicato -¿parlamentario?- inmerso en el mundo financiero. Pero el financiamiento empresarial no le da dicha inmersión, sino otro punto considerable que es menester tomar en cuenta: El fondo de pensiones. Grosso modo, el fondo de pensión es un patrimonio de ahorro e inversión en el que se beneficia al trabajador en el momento de su jubilación, el cual retribuye una cantidad al final de su vida laboral con la cual, a falta de ingreso salarial, el trabajador garantizará un ingreso para satisfacer sus necesidades cuando ya no pueda realizar alguna actividad que le remunere alguna ganancia.   Así, quien ostenta el fondo de pensiones en Brasil son los sindicatos, lo cual se torna interesante si se contabilizan las millonarias sumas que reciben de estos fondos.

Las sumas cuantiosas de capital adquiridas por el fondo de pensiones y la intermediación en la administración por parte del sindicato, cuyos organismos como el FAT (Fondo de Amparo al Trabajador) y el BNEDS (Banco de Desarrollo Económico y Social) –encargado de apoyar emprendimientos para el desarrollo del país- con un crecimiento del PIB anual de 12% al 17% de 2002 a 2010, siendo los mayores inversores institucionales de Brasil, son a considerar, un elemento por el que se analizará al Brasil en emergencia, cuya particularidad es de notoria evidencia en este proceso de desarrollo. Con esto, se habla ya de un crecimiento no sólo en materia económica por la acumulación, sino de una élite en posicionamiento financiero que representa una cantidad considerable de capital en las inversiones que reorientan el capitalismo en función de los intereses estratégicos de la nueva élite, siendo los sindicatos los mayores beneficiarios y quienes, con el PT, se han posicionado en el gobierno desde hace ya 11 años.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-b-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-prn2/t1.0-9/1510529_1416364148621446_1897254464_n.jpg[/author_image] [author_info]David Álvarez Vázquez Estudiante de Sociología de la Universidad Autónoma de Querétaro, México. Actual investigador sobre movimientos sociales con grupos campesinos e indígenas de la región. Integrante y co-fundador del Colectivo Kopitzin, grupo que trabaja con la apropiacion de espacios para difusión cultural. Columista del suplemento Voz Zero y pensador periférico «desde abajo». Tiene un proyecto personal llamado: «Raíces Subversivas» como el convencimiento de la función social de la escritura. Seguidor del EZLN y estudiante de la Escuelita Zapatista, amante del café, el jazz, la reivindicación del «otro» sometido, de la lengua y cosmovisión náhuatl, los movimientos anti-sistémicos y otras perversiones. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

4 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I simply want to tell you that I am very new to blogs and absolutely savored you’re web blog. Most likely I’m planning to bookmark your site . You amazingly come with terrific articles and reviews. Thanks a bunch for sharing your web-site.

  • I’ll gear this review to 2 types of people: current Zune owners who are considering an upgrade, and people trying to decide between a Zune and an iPod. (There are other players worth considering out there, like the Sony Walkman X, but I hope this gives you enough info to make an informed decision of the Zune vs players other than the iPod line as well.)

  • BY NO MEANS.. receive click here involved in ‘get paid out to be able to examine email’ websites, they are swindles and you won’t bring in your penny, and they also will not solution the electronic mails connected with grievance! MULTI LEVEL MARKEING also, or maybe actually any web site telling you that the funds will be doubled or trebled from a subject with nights, or perhaps you are going to become prosperous suddenly, are hoaxes. Stay away from these folks!! It may not be difficult to locate genuine dealers on-line. Seek out away call tips. The correct and also telephone range is a superb indication they are genuine. A further beneficial test out should be to send these individuals a strong e-mail prior to deciding to join to find exactly how efficiently many people response. Prevent the particular ‘Get-Rich-Quick’ plans. Hi-def operate!