Antioquia: una mente en cuidados intensivos 

La salud mental está en alerta roja, y lejos de ser un tema prioritario, para las autoridades en nuestro país, es uno de los más preocupantes por estos días en nuestro departamento.

Temas como la política, el fútbol, la farándula, cambio climático y demás, ocupan toda la atención en los medios de comunicación, pero ¿dónde queda la enajenación que, en el último año, invade la mente de muchos de nosotros?

En la capital de Antioquia se ha alertado sobre un aumento en suicidios, según informes de medicina legal,  al mes de septiembre se habían conocido 128 casos, una cifra que sin terminar el año, sigue aumentando, en los últimos dos días, se han presentado 3 nuevos casos, que ha conmocionado a la población, cuando apenas nos estábamos reponiendo de la triste noticia que se produjo el día miércoles 09 de noviembre, de un hombre que se lanzó en el municipio de sabaneta, con su pequeño hijo de 22 meses, nos despertamos ayer con la trágica noticia de un hombre que se lanzó al sistema de metro… en tan sólo un día y medio, teníamos el corazón afligido, y  tan solo unas cuantas horas después, se conoce la noticia de una joven que se lanzó de la Torre intermédica ubicada en la avenida El Poblado, tres sucesos ajenos que nos dejan varios interrogantes ¿está nuestra razón en total cabalidad? ¿alguno de nuestros familiares o nosotros mismos, podría pasar por algo similar?…

Esta es una situación que no es algo puntual de nuestro departamento, es una problemática a nivel mundial, que se ha venido agravando poco después de la pandemia, situación que no se le ha prestado la suficiente atención y de la cual estamos siendo golpeados, no físicamente, pero sí mentalmente.

Está situación de constantes suicidios, se puede ver magnificado, debido a que, a través de la historia, se ha evidenciado que cuando ocurren una serie de suicidios, es algo así como una «pandemia de suicidios» y luego de una crisis así, los suicidios disminuyen.

Esta situación debería crear un interés mayor en las autoridades competentes, no puede dejarse pasar por alto, nuestra población y principalmente nuestra juventud, está afectada, ¿pero la pregunta es por qué? ¿Cómo se puede prevenir esta ola de suicidios?

Algunas personas señalan que es falta de Dios, de amor propio, de valores… pero lo cierto es que nadie en su total cabalidad tendría la voluntad de cometer un acto desmesurado y de tal vulnerabilidad, como el suicidio.

Cabe resaltar que, aunque exista la línea amiga, no es suficiente para el manejo de estos casos, necesitamos más atención, más acompañamiento a las familias, el país está pasando por una situación económica difícil, por temas de inseguridad complejos, desempleo, es difícil entender el comportamiento de cada ser humano ante estas problemáticas, lo que lo convierte en un tema prioritario, que sigue siendo ignorado.

La vida nunca será fácil, pero no podemos ser ajenos a los sentimientos de otras personas, siempre, siempre! piensa que puedes evitar una situación así, simplemente escuchando, valorando tu vida, dando un buen consejo, o simplemente pensando no sólo en ti, sino también en el otro… Es momento de rescatar la solidaridad, el servir al otro y de entender que el propósito de la vida misma, está en ti.


Otras columnas del autor en este enlace: https://alponiente.com/author/mmonsalve/

About the author

Mónica Monsalve

Estudiante de periodismo, escritora de prosa y poesía.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.