Antioquia cumpleañera

No me gustan los cumpleaños, ni el mío ni los de los demás, porque no le veo mérito a celebrar algo por lo que no hacemos ningún esfuerzo, el día simplemente llega y ya. Pero aceptemos pues que es una celebración útil para demostrar que algo o alguien nos importa y que pensamos en esa persona o entidad.

El pasado 11 de agosto pasó inadvertido, en las redes se hablaba de los 29 años de Teleantiquia y los padres buscaban angustiosamente a última hora trajes de campesinos para que sus hijos llevaran al colegio ¡Como si Teleantiquia hubiera hecho su primera transmisión ese día arbitrariamente o como si los campesinos se vistieran aún como pretenden en los colegios!

Vivimos en un sopor de ignorancia colectiva producto de la ausencia de voluntad política de movimiento alguno por promover el pensamiento antioqueño. Pasamos de largo por el aniversario 201 de Antioquia y de todo lo que ello representa para quedarnos en un canal de televisión o en un mito campesino al que no se le otorgan significados, explicaciones o interpretaciones.

Los masivamente educados sólo recuerdan la fecha de independencia de Antioquia cuando tienen que lanzar el caprichoso nuevo himno tropipop del Gobernador, pero de resto pasa inadvertida, y no sólo para ellos, sino para todos los grupos políticos del departamento. Por nuestra incapacidad legitimamos pasivamente la mentira centralista del 7 de agosto como día de la Independencia de Colombia, cuando Colombia no existía, ni era una unidad, sino que tenemos que hablar de provincias con historias y devenires particulares.

Ahí está la importancia de que el 11 de agosto no sea una fecha más en el calendario, que esa fecha resalte o no depende de la visión que tengamos del país: una de un país encerrado en Bogotá o la de uno que comprenda la diversidad de sus regiones y la necesidad que tiene Colombia de aceptar esas diferencias mediante un gobierno mucho más descentralizado.

Promover las celebraciones de la Independencia de Antioquia como una fecha viva, de pensamiento de la región es menester para el progreso colombiano. Es recordarle al país que su progreso está ligado a la mejor comprensión de las dinámicas y problemas regionales y a su autonomía para resolverlas. Ya lo decía Simón Bolívar: “Piensan esos caballeros que Colombia está cubierta de lanudos, arropados en las chimeneas de Bogotá, Tunja y Pamplona. No han echado sus miradas sobre los caribes del Orinoco, sobre los pastores del Apure, los marineros del Maracaibo, sobre los bogas del Magdalena, sobre los bandidos del Patía, sobre los indómitos pastusos, sobre los guajibos de Casanare y sobre todas las hordas salvajes de África y América que, como gamos, recorren las soledades de Colombia ¿No le parece a usted, mi querido Santander, que esos legisladores, más ignorantes que malos, y más presuntuosos que ambiciosos, nos van a conducir a la anarquía, y después a la tiranía, y siempre a la ruina? Yo lo creo así y estoy cierto de ello. De suerte que si no son los que completan nuestro exterminio, serán los suaves filósofos de la legitimada Colombia”.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-prn1/t1.0-9/10277343_1434376503486877_2042500542327969865_n.jpg[/author_image] [author_info] José Fernando Valencia Fernández Porque me ven la barba y el pelo y la mochila dicen que soy politólogo ¡y de la Nacional! Llevo el pereque en mi sangre y me gusta ora ponerlo ora incitarlo. Lusófono, paisa, latinoamericano. Me gustan algunas causas perdidas, para la muestra soy del DIM. @JFValenciaF #Chepepregunta.  [/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.