AL PARO, NADA LO PARA

 “Vamos caminado, vamos caminando, vamos dibujando el camino, No Puedes Comprar Mi Vida, La Tierra No Se Vende… Trabajo en bruto pero con orgullo, Aquí se comparte, lo mío es tuyo. Este pueblo no se ahoga con marullos, Y si se derrumba yo lo reconstruyo. Tampoco pestañeo cuando te miro, Para q te acuerdes de mi apellido. La operación cóndor invadiendo mi nido, ¡Perdono pero nunca olvido!  (Vamos caminando) Aquí se respira lucha. (Vamos caminando)  Yo canto porque se escucha.  Aquí estamos de pie ¡Que viva Latinoamérica!”. Latinoamérica, Residente Calle 13

Se hace necesario lograr tener una lectura amplia en cuanto a la dinámica del PARO, entendiendo este como una coyuntura resultado y producto de los últimos 10 años de movilizaciones que se han dado en todo el país, -en periodos políticos particulares y periodos presidenciales donde el crimen, la impunidad, la guerra y la militarización han sido ejes fundamentales- las cuales además se han dado de forma característica a cada uno de los gremios y sectores de la sociedad en su conjunto y generalidad. Lograr dar tal dimensión a la actual coyuntura, pasa también por: primero, reconocer y entender la dinámica política, económica, y social que enmarcan el modelo de desarrollo y expansionismo con relación a la productividad minera y agrícola, la administración, regulación y expropiación de las riquezas, recursos naturales y la concentración de la tierra a favor de unos pocos.

 

No pretendo plantear aquí un análisis o una definición de los alcances, aciertos, desaciertos e impactos de tal PARO, lo que si pretendo es reflexionar desde mi construcción y visión política lo que he percibido, lo que leo y dimensiono de tan compleja coyuntura ¡que en medio de cortinas de humo y mediatismo, se mantiene!, una reflexión desde las realidades que se habitan aquí en lo urbano, en este “remedo de metrópoli” que es la ciudad de Medellín, espero poder aquí plasmar de forma simple como interpreto la actual situación que obviamente repercute en lo urbano, y que me llama mucho la atención teniendo en cuenta las lógicas de desarrollo que esta ciudad impone a sangre y fuego en medio del clientelismo y la politiquería.

 

¡EL paro se mantiene, el paro continua, el paro avanza y si no avanza, es por culpa de los paras!

¡Y aunque Santos lo niegue, Si Hay Paro! Difícilmente la comunidad internacional, el país, las regiones, las ciudades, los territorios y quienes lo habitamos, podremos pasar por alto lo que sucedió en el transcurrir de las movilizaciones convocadas y realizadas -el día 29 de agosto de 2013- a lo largo y ancho del territorio nacional en apoyo, solidaridad y en el marco político del actual Paro Agrario y Popular -el cual tiene tambaleando la credibilidad y la gobernabilidad ilegitima y que por la fuerza ha impuesto el actual gobierno y más en este periodo donde se respira aires de elecciones y precandidaturas presidenciales y una perversa, maligna y podrida posibilidad de reelección del gobierno Santos-, esto por las diferentes características que a cada una de ellas en la particularidad de los respectivos lugares donde se dieron dichas movilizaciones, han dado forma,  pero donde sin duda alguna el factor violencia y abuso de poder fueron las máximas expresiones de intervención por parte del estado, como lo han registrado los medios alternativos de comunicación, la prensa escrita (periódico el mundo, Qhubo, espectador, ADN, etc.), Prensa radial (Blu Radio) y medios oficiales y locales de comunicación. Si bien esta movilización fue esperada por los sectores gremiales, movimientos sociales y comunitarios, sectores políticos disidentes del gobierno, también era esperada por los sectores violentos tanto de ULTRA-DERECHA como los de ULTRA-IZQUIERDA, esto a razón de que se avizoraba en la marcha el escenario perfecto para desatar un factor de situaciones que favorecieran al PARO, al igual que situaciones que fueran en detrimento de lo que políticamente hoy le significa a este país, a nuestras ciudades y campos el contexto político nada favorable para las clases menos “favorecidas de la sociedad” en esta coyuntura.

 

No quiero dar lugar de relevancia a las situaciones de violencias dadas en las movilizaciones de todo el país, ¡porque esas, si que las sabemos, si que las recordamos, si que las vivimos quienes nos movilizamos! lo que necesariamente  no me lleva a obviarlas, pues es importante dar ¡píldoras para la memoria! Con relación a la forma en las que estas se iban dando en el transcurrir no solo de la movilización, sino de todo el día, incluso de las situaciones particularmente políticas que se daban un día antes y al empezar de dicho 29 de agosto, días antes las FARC-EP, por medio de “Pablo Catatumbo” anuncia a la comunidad internacional que como parte de la mesa las FARC, deciden dar una “pausa” a la mesa para “revisar y analizar los avances de dicho espacio”, lo que NO significa el fin de la mesa, pero que aun así no deja de llamar la atención. Paso seguido el presidente de la republica de forma sínica y descarada sale a decir ante los medios masivos de des-información que “El Tal Paro Nacional Agrícola, No Existe” ¡Valla, con declaraciones como esas del jefe de estado, lo llevan a uno a preguntarse, ¿este señor en donde carajos vive, el país de las maravillas o NARNIA?!, luego la Corte Constitucional le dice si al “Marco Jurídico Para La Paz” del cual lo que básicamente se dice es que será la herramienta que permita llevar a cabo dentro de los marcos judiciales procesos que permitan la verdad, acceder a la justicia, juzgar y establecer “castigos” a los violentos que estarían futuros a desmovilizarse y con ello lograr una reinserción a la sociedad civil, además permitiría o mejor garantizaría no ser “alcahueta” ni permisiva con los victimarios, como lo fue el confort de “La Ley de Justicia y Paz” para el PARAMILITARISMO en el país.

 

Después de esto el presidente, nuevamente se hace noticia ¡posando de demócrata! Dándole el visto bueno a la movilización nacional que se realizaría el día siguiente, a la par de ello Barbosa-Antioquia, también se hacía noticia; pues estaba siendo objeto de disturbios donde se estaba atacando al campesinado, pobladores y pobladoras albergados en el coliseo declarado “Campamento Humanitario Agrario”. ¡Y se llego el día, el tan esperado 29!, si señores y señoras ese día seria trascendental para el PARO, a la luz pública, la POLICIA NACIONAL y el gobierno anunciaban cual sería su plan para “acompañar” las movilizaciones mientras entre líneas señalaban y acusaban al paro de estar infiltrado, ¡lo que nunca dejaron claro en los señalamientos de que las movilizaciones estuvieran infiltradas, por quien lo estaban, si por la ULTRADERECHA, ejercito, SIJIN o la misma policía!, pues la frase trillada y mandada a recoger de que “Las Movilizaciones Están Infiltradas Por Los Terroristas y Facinerosos de las FARC” ya no funciona, o por lo menos eso pareciera.

Mientras el día transcurría rumbo a una gran movilización. los medios alternativos, defensoras y defensores de DDHH, denunciábamos por las redes sociales virtuales y de forma masiva las situaciones de violencia y abuso de poder por parte del brazo armado en su conjunto del estado en diferentes regiones del país, en diferentes momentos y escenarios de las movilizaciones, con la intención de sabotearlas y llevarlas a no muy felices términos, el ESMAD y grupos paramilitares infiltraban plantones, concentraciones y movilizaciones con la única intención de segregar tales momentos. En diferentes regiones y subregiones se registraban las desmedidas actuaciones de la fuerza pública en complicidad con población civil en desacuerdo con el paro y en complicidad además, de grupos armados ilegales más conocidos como “los muchachos-los paracos”. Y obviamente Medellín no podía ser ajena a estas situaciones dentro de las voluntades de poder que han sometido a esta ciudad y a los sectores movilizadores de ella, en relación a la vida, la dignidad, la autonomía y soberanía en nuestros territorios. Al dar inicio la movilización en Medellín, me llama la atención denotar que esta no está militarizada como ha sido costumbre de estas “Sacras y Santas Democracias” –donde ha imperado la vaga idea de que la revolución pida permiso para ser-, ya eso me genera inquietudes y alertas a su vez, pues si bien no hay un verde militar, si se denota la presencia de personas que dentro de sus actitudes y comportamientos develaban que no ser “marchantes”, que no se movilizaban por convicción política y menos social, demostraron a juicio de muchos que estuvimos atentos a dichos comportamientos que estaban vigilando, identificando, caracterizando personas, señalando, y definitivamente que estaban haciendo inteligencia dentro de la marcha y a quienes en ella participaban y resaltaban en los roles inmediatos de liderar consignas y la movilización en sí misma. Mientras la movilización avanzaba por calles arteriales y sectores económicamente favorecidos de la ciudad se daban rezagos de lo que posiblemente serian desmanes de gran magnitud estos encabezados por personas que en su gran mayoría ni eran Estudiantes, ni sindicalistas, menos obreros, tampoco y totalmente descarto integrantes de procesos sociales que acompañaban la movilización. Eso fortalecía la idea de que las movilizaciones si estaban infiltradas ¡pero por el estado y la ultraderecha armada! Pues cuando se hacían llamados a la movilización no violenta y la no destrucción de los pequeños comercios las respuestas se tornaban agresivas por parte de quienes faltando al respeto del contenido político y simbólico de la “capucha” usaban estas, ya para ese momento se tenía claro que podría pasar.

¡En el momento en que la movilización ya pasaba más de la mitad por el sector de la administración municipal se desato el caos!, -pero como esto no es un diario de campo- tendré que puntualizar a que es este el momento álgido de la movilización en Medellín, pues en este momento de la nada, aparece un pequeño número de encapuchados más específicamente en el rompoi vial que conduce al edificio administrativo de la ciudad el cual nos desconcierta, pues su actuación siendo totalmente dual se limito a arrojar piedras y objetos a los agentes de la policía y ESMAD que hacían una barricada con tanquetas para impedir que la movilización llegara a la alcaldía y a su vez lanzaban objetos a la movilización lo que en menos de 5 minutos genero una desmedida reacción por parte de la fuerza pública en contra de quienes marchaban y nos movilizábamos, pero en medio de esto la fuerza pública garantizo que dicho grupo de encapuchados retornara y se refugiaran en un local comercial de este sector, local del cual algunos y algunas pudimos dar cuenta salieron al paso de la marcha ¡y esos, esos eran los paracos, las convivir como les dicen en el centro!. Luego de atropellos, usos desmedidos de la fuerza y el poder, luego de hostigar la movilización desde el complejo administrativo hasta llegar a la Plaza Minorista, me encuentro con la carnada perfecta -para quienes son fanáticos de protagonizar disturbios y lanzar piedras sin contenido y argumentos políticos-, el CAI de Policía de la Minorista, totalmente solo, sin ningún esquema de seguridad y en el cual en su interior se encontraban algunas motos, las cuales por su estado aparentaban ser nuevas, este no se escaparía a las manos de quienes se empecinaron por hacer de la movilización un escenario de batalla campal donde quienes obviamente terminarían en desventaja serian principalmente quienes en solidaridad habrían decidido culminar este día de paro en un acto Político-Cultural que tendría lugar al interior de la NACHO, ya que después de culminada la movilización paso lo que muchos ya avizoramos, enfrentamientos por algunas porterías del alma mater entre encapuchados y agentes del ESMAD, -particularmente abordamos a varios de los encapuchados que estaban protagonizando dicha situación con preguntas como ¿usted de que parche es, ubicación de bloques al interior de la universidad?, ¿de que carrera de la de Antioquia es?, a estas preguntas la respuesta generalizada que encontramos fue la mirada al suelo- esto una vez más pone en evidencia que quienes lideran dichas situaciones de violencia en un 95% son personas ajenas y externas a las dinámicas políticas y sociales del movimiento estudiantil y de los sectores comunitarios, gremiales y sindicales.

Este fue el detonante de las situaciones que paso seguido harían de la movilización la noticia y la comidilla de los medios de des-información masivos y lo que nutriría de argumentos insulsos, pero argumentos, al alto gobierno, a Santos y a Pinzón para satanizar de forma enfática y beligerante las movilizaciones y de lo cual el Ministro de Guerra se aprovechara para inteligentemente desprestigiar al campesinado colombiano, mientras por todo el país los desmanes, los daños a los bienes PRIVADOS como el edificio RutaN –en Medellín-, los enfrentamientos                                       –desproporcionalmente en desventaja- frente a la fuerza pública, las detenciones y las agresiones físicas por parte de los agentes responsables de proteger y garantizar la vida, contra quienes para ellos fuesen unos “vándalos” aumentaban, el gobierno se preparaba para dar una estocada de mediatismo y presión política a los sectores declarados en paro, se preparaban para tumbar el “Paro Agrario Nacional y Popular” amparándose en lo que había sucedido en el transcurrir de dicho 29 de agosto, los retrocesos que las actuaciones incoherentes, inconscientes, vacías de argumentos y además violentas por parte de unos pocos le dieron al paro fueron evidentes al día siguiente de la movilización nacional, esto con relación a reconocer que los campesinos y campesinas ya habían tenido un logro avasallante, sentar al gobierno a negociar en el marco de las presiones dadas por los bloqueos a las vías en el país, lo que terminaba siendo una victoria, pues tener al gobierno condicionado para el dialogo y las negociaciones bajo dichas presiones posibilitaba avistar un horizonte político muy favorable para las exigencias tanto de lo rural como de lo urbano.

¡Después de tanto esfuerzo y resistencia, se desbloquean vías, Santos llama a sus ministros a Bogotá, no hay diálogos, no hay negociaciones claras con relación a todas las problemáticas en cuanto a las garantías para el ejercicio y goce pleno de una vida digna, la mesa tambalea!

 

En una casería de brujas ha convertido a esta coyuntura el presidente de la republica, pues aparte de querer mantener las redes de informantes –donde se mantiene la idea de la militarización de la vida- ofreció dinero a la sociedad para que grabara y registrara tales movilizaciones con la única y firme intención de judicializar, y llevar a las procesos de movilización a los imaginarios y los planos de lo ilegitimo y la subversión. Al finalizar el día de paro nacional los resultados son desconsoladores para el campesinado pues en ultimas, es a quienes el gobierno hoy culpa de lo que ha venido pasando de manera muy diplomática y letrada, no han hecho más que burlarse y construir artimañas para poner en la palestra pública a los dirigentes sociales, campesinos y gremiales. Me preocupa el contexto con relación a las legislaciones que en un afán sin precedentes se adelantan en el país, me preocupa la ¡Paz en la Habana, Mientras la Guerra sigue en Colombia!

 

Esta y otras pasadas, presentes y futuras situaciones no dan mas como resultado que una urgencia por refrendar y reconstruir los tejidos sociales resquebrajados y sacrificados en los altares del capital donde la justicia o es prostituida o simplemente no es, en este momento es claro que el país vive los rezagos de intentos o mejor de las transformaciones, metamorfosis y acomodamientos de lo político y la política no solo en el país, si no en toda la región latinoamericana e incluso en el mundo, hoy vivimos los resultados de modelos, políticas, gobiernos, sistemas jurídicos y legislativos, sistemas politco-economicos inoperantes y por demás ineficaces con relaciona a las realidades y necesidades inmersas e inherentes a la condición humana. Además por estos días hay quienes se atreven a referir el actual momento político que se vive por estos territorios, con lo que dé últimos años a este momento viene pasando en las grandes extensiones de territorio del Medio Oriente; alzamientos y revueltas del pueblo árabe -que a su vez a recibido por nombre “Primavera Árabe”-, la gran diferencia es que en un dado momento estas si lograron trascender en derrocar ciertos rostros y figuras que han sustentado históricamente el poder. En medio de todo esto me pregunto cómo se afrontara y como se expresara en las dinámicas de lo urbano este tema de lo agrario, la productividad y el manejo de la tierra esto sujeto a las políticas agrarias y de expansionismo económico, donde las multinacionales y trasnacionales, no han hecho más que servir sus banquetes de prosperidad y acumulación desmedida de las riquezas, ¡banquetes servidos en los ríos de sangre que han humedecido el campo y que han inundado nuestras historias de dolor, impunidad y “desarrollo”!. Pues no es un secreto que estas también de la mano de pequeños pero poderosos y fuertes sectores económicos y políticos han sido sumamente beneficiados, se hace necesario dejar de ver al “Terrateniente” como un trabajador, pues no es más que el opresor del Agricultor.

 

Las ciudades, la misma Medellín tendrán que dejar por un momento a un lado los vánales discursos desarrollistas y vanguardistas de las máximas expresiones del capitalismo donde se ha dejado muy claro que en el actual modelo de inversión, expansión y desarrollo, lo urbano pareciera ser el epicentro de lo que económicamente hablando ha representado por décadas en la historia colombiana el campo.

 

¡Suenan rumores, a la par de las ráfagas de fusil y las granadas aturdidoras del ESMAD!, si, rumores de que el Paro Agrario Nacional pronto llegara a su final, de lo cual me temo sea cierto y que como pueblo solo nos quedamos en el inmediatismo, en la salida rápida a la movilización por que la agenda apremia, o peor a un en la revolución virtual y del “clic”. Esto lo digo tras conocer el anuncio de que el primer gremio en retirarse del paro sean una vez más el sector camionero ¡valla la historia se repite!; eso pensaríamos algunos, teniendo en cuenta que ya una vez el gobierno les hizo burla en el paro que un año atrás fue convocado primeramente por los camioneros  donde lo único que hizo en su rol paternalista fue darle a este gremio un “caramelo” para despistar su atención y así desdibujar y deslegitimar las exigencias de ese momento, el paro para ese entonces fue levantado en el marco de los acuerdos mal pactados con el gobierno, y hoy parece que eso se fuera a repetir, pues no es nuevo el que se congele por determinado tiempo el valor del ACPM, el tema de la tabla de fletes, reinversión de impuestos y cobros de peajes en mantenimiento y adecuación de vías y carreteras como temas acordados para llegar al acuerdo que se dio a conocer a la opinión pública al finalizar el día de ayer después de que se registraran tan fuertes enfrentamientos en la vía Panamericana donde desde hace dos días se estaban movilizando los y las indígenas rumbo a Popayán como apoyo al Paro,  y a su vez el desalojo que se llevo a cabo en Mojarras-Cauca, de dichos enfrentamientos y desmanes hay como resultado 4 personas muertas, la cantidad de heridos y heridas ya las imaginaran y de las pérdidas económicas ni hablar.

Este gobierno demuestra su gran nivel de brutalidad –que aunque suene fuerte, creo que las cosas se deben nombrar por lo que son y reconocer que el actual mandatario y presidente carece de inteligencia- pero para contra arrestar esto, si hay que reconocer que cuenta con un vasto y “buen equipo asesor” en materia de meter las de caminar, mientras comercializa la vida, la tierra y la dignidad, pues mientras distrae al pueblo colombiano ¡empobrecido y agobiado! con las noticias del cambio al gabinete ministerial, donde además sin adentrar en el tema si debo puntualizar que se tendrá que mirar con lupa dichos cambios, porque a grandes rasgos los perfiles de los y las ilustres que se posicionaron como nuevos ministros y nuevas ministras precisamente se han caracterizado por ser arrecimos defensores y defensoras de la hegemonía y las formas tradicionalistas de gobernar y someter, dentro de ello hay que resaltar que el niñito de la guerra se mantiene, ¡Pinzón Se Queda, Haciendo La Guerra!, retomando, lo único que pretende es poder seguir avanzando en mirar con los sectores gremiales la manera de finalizar el paro, como en algunos medios fue anunciado. Me inquieta pensar e imaginar que dichos gremios y sectores que siguen en pie de cara a mantener el paro, terminen doblegando las voluntades políticas, sociales, populares, comunitarias y transformadoras del paro en lo que serian paños de agua y soluciones superficialidades a la realidad de miseria y pobreza que por décadas a sometido a esta ¡La Patria De Unos Pocos, El Banco De Muchos y Fosa Común De Quienes Pensamos!, esto sería la estocada final con la que se le demostraría al país que aquí quien lleva la batuta es el gobierno de turno y las estructuras de poder, me preocupa el papel de los medios en los cambios constantes que da la dinámica nacional pues su papel no es tan imparcial como aseguran, el hecho de que sus titulares y principales noticas estén encabezadas con frases como “Paro a La Fuerza o Por La Fuerza” lo único que permite es alimentar la sectarización social y la indiferencia que a este pueblo le caracteriza con relación a lo que significa posibilitar condiciones de justicia con sentido social, donde la individualidad sea un factor que nos permita construir lógicas de colectividad, solidaridad y  respeto por la vida y la libertad.

 

¿Será que el paro avanzara realmente a una trasformación sustancial del actual modelo social de mendicidad, perpetuación de la miseria, negación de la vida, privación de la libertad y silenciamiento de la verdad? O será solo un capítulo más en los antecedentes de nuestra repetitiva historia y como un adorno de la coyuntura electoral en medio de mesas de paz y crisis mundiales a las que no somos ajenos y ajenas. Bueno creo que eso depende no solo de voluntades políticas y conciencias criticas, o acciones del gobierno, pienso y reitero que esto esta mas condicionado a los interés de cada uno y cada una y bueno no se puede negar, a los interés de los señores de la guerra, pero de nosotros y nosotras dependerá que ellos sean quienes definan el desenlace y fin de este momento y capitulo del contexto colombiano. Espero y aspiro que realmente este sea el momento de cambio que tanto hombres y mujeres hemos venido construyendo hace rato en nuestras lógicas, discursos, cuerpos, relaciones humanas, sociales y en las prácticas para habitar nuestros territorios. No puedo terminar sin dar lugar y mencionar los “CACEROLAZOS” que se han realizado en todo el país, como acciones directas NO VIOLENTAS de la sociedad consiente de la actual problemática y que además se asume no con sentido patrio, si no HUMANO, ante lo INHUMANO de este actual Gobierno y de la gran mayoría de la sociedad.

 

¡El paro, se mantiene, el paro, continua! O por lo menos eso grita desde los campos colombianos, y desde las calles de lo urbano. Finalizo solo planteando que de este paro depende el no lejano futuro político del país, con relación a lo electoral, la refrendación a la mesa en la habana y otros cuantos aspectos de las realidades sociales, culturales, económicas y políticas. Extiendo mi llamado a la sociedad, a la ciudad, al amigo mirón para que se sumen al montón que hoy protagonizan y avanzan en la movilización.

“Ya no hay Izquierdas ni Derechas: sólo hay excusas y pretextos. Una retórica maltrecha, para un planeta de ambidiextros. No hay unión familiar, ni justicia social, ni solidaridad con el vecino. De allí es que surge el mal, y el abuso oficial termina por cerrarnos el camino. Y todo el mundo insiste que no entiende por qué los sueños de hoy se vuelven mierda. Y hablamos del pasado en el presente, dejando que el futuro se nos pierda, viviendo entre la hipocresía.” Hipocresía, Rubén Blades

Yerson González Líder y Actor Juvenil Zona Nororiental Integrante del Movimiento Social Juvenil y Comunitario Objetor Por Consciencia y Antimilitarista “Kanabico Objetor Insumiso”
Yerson González
Líder y Actor Juvenil
Zona Nororiental
Integrante del Movimiento Social Juvenil y Comunitario
Objetor Por Consciencia y Antimilitarista
“Kanabico Objetor Insumiso”

About the author

Yerson H. González Marulanda

Soy Jerson González Marulanda, pero en lo político, lo comunitario y lo público me he hecho reconocer como KANABICO INSUMISO, como identidad política propia de mis construcciones y afinidades ideológicas y prácticas, desde los 8 años de edad me envolvió el mundo de lo social y los paradigmas de lo político. El HUMANISMO en mi un principio, el ANTIMILITARISMO mi estandarte político, la Objeción Por Conciencia una forma de vida. Soy líder y activista en temas de DDHH, MEMORIA, RESISTENCIA Y JUVENTUD en la Zona Nororiental y la ciudad, formado política y socialmente en las calles con el Movimiento Comunitario hace ya 16 años, un disidente político así me defino.

1 Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Que tristeza que este gobierno no sepa hacer TORTAS mas grandes, asi nos tacaba a todos en que fuera la cubuerta de chocolate.
    Por hacer TORTAS tan pequeñas es que no nos toca nada de nada.
    SALGAMOS A PARO OTRA VEZ….TOCO.