Opinión

Mis abuelos eran gaitanistas

No conocí a mis abuelos, murieron mucho antes de que yo naciera y solo tengo la referencia de sus hijos, mis padres. Pero sé que eran dos hombres de extracción campesina y humilde de cuya ascendencia hay poca información.

Crecí con los relatos familiares de como en los 50, época que el cinismo de la historia ha llamado “la violencia”, mis dos abuelos liberales por convicción tuvieron que huir de la violencia chulavita en el norte antioqueño de donde era oriundo monseñor Miguel Angel Builes, autoridad religiosa y política que sostenía en su pulpito que matar liberales no era pecado y que, dicho sea de paso, algunos de sus áulicos sueñan con que la iglesia canonice algún día.

No conocí a mis abuelos, murieron mucho antes de que yo naciera y solo tengo la referencia de sus hijos, mis padres. Pero sé que eran dos hombres de extracción campesina y humilde de cuya ascendencia hay poca información; tengo muy claro que eran liberales en tierra de godos y que vivieron sus convicciones hasta el final de sus vidas, una militancia que mantuvieron casi en la clandestinidad pero que llevaron con orgullo.

Debo confesar que me enorgullece profundamente esa parte de la historia de mi familia, en especial porque el retrato de mis dos abuelos envueltos entre la mística y el amor con que me contaron sus vidas; evoca la historia de esos dos países que quiso unir Gaitán y que se mantienen separados. La imagen que me hice de mis abuelos evoca la gran victoria de Gaitán, que luego fue convertida en violencia. La historia de mis abuelos es el testimonio del gran logro del caudillo, sin réplica en nuestra historia, la unión del país real y el país político.

Dos hombres humildes y comunes, hijos de campesinos, sin mayor formación académica que entendían como pocos ciudadanos del ahora, la estrecha relación que tenía su porvenir y el de su familia con su compromiso político. Hombres recios y valientes que comprendían que la ideología no es un discurso interno del que no se habla, sino un compromiso con el futuro.

La muerte de Gaitán y la destrucción de su legado abrió una herida que no se cierra en la historia colombiana; por eso el 9 de abril es el día de las víctimas, porque es la fecha en que debe conmemorarse el día en que Colombia toda se convirtió en víctima. El día en el que el temor se hizo arma y se segó no solo la vida del caudillo sino que se convirtió en violencia el más pacífico de sus legados.

La muerte de Gaitán, en mi concepto, fue un golpe quirúrgico y calculado a lo que estaba por pasar en Colombia, no solo que él individualmente considerado se alzara con la presidencia en 1950, sino el triunfo de una idea de país gobernado por el país real. Calculado porque no solo se quería acabar con la vida de un actor político sino con su obra, Gaitán había logrado organizar a la gente común, como mis abuelos y los había sumado a su sueño. Solo bastaba con la chispa de la violencia para que el país real convirtiera su esperanza en odio y volviera a caer en las manos del país político.

Yo participo de la convicción de que la “violencia” fue calculada, los muertos, los exilios y los odios fueron cosechados en un pueblo en el que Gaitán sembró esperanza. Terror y odio bipartidista, fue la fórmula para sacar la política de la vida cotidiana para cerrar con violencia un sistema político abierto pacíficamente. Nada tiene que ver con el azar, el Frente Nacional fue la respuesta a una violencia que sus propios benefactores causaron.
El Partido Liberal de mis abuelos fue convertido en una maquinaria clientelar y manzanillo como seguramente llamaron a mis antecesores, dejó de significarse libertario para significar burócrata.

20779_241008346848_2598123_n

Esto fue escrito por

Carlos Mario Patiño González

Abogado de la Universidad de Antioquia, estudiante de la Maestría en Derecho económico del Externado de Colombia, Litigante y consultor; de Copacabana-Antioquia. Melómano, asiduo conversador de política y otras banalidades. Tan zurdo como puedo pero lo menos mamerto que se me permita.

4 Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario

  • I simply want to mention I am beginner to blogging and absolutely liked you’re page. Very likely I’m going to bookmark your blog post . You amazingly come with exceptional posts. Regards for sharing with us your web page.

  • Apple now has Rhapsody as an app, which is a great start, but it is currently hampered by the inability to store locally on your iPod, and has a dismal 64kbps bit rate. If this changes, then it will somewhat negate this advantage for the Zune, but the 10 songs per month will still be a big plus in Zune Pass’ favor.

  • An interesting discussion may be valued at comment. There’s no doubt that that you need to write much more about this topic, may well become a taboo subject but generally persons are insufficient to dicuss on such topics. To another. Cheers