Un par de mojarras

Si dos mojarras y cuatro cervezas costaran más de 2 millones de pesos sería algo surrealista, pero lastimosamente es cierto


Si dos mojarras y cuatro cervezas costaran más de 2 millones de pesos sería algo surrealista, pero lastimosamente es cierto. En un sector turístico tan reconocido internacionalmente como lo es Cartagena de Indias y más específicamente en el sector de Barú y Playa Blanca, abusan del turista tanto extranjero como nacional, hace unos días estalló la noticia de que a un grupo de ecuatorianos les cobraron aproximadamente $2.500.000 por 2 mojarras y cuatro cervezas, lo cual causó que muchos colombianos nos indignáramos frente a tal abuso, pagar tanto por algo que normalmente no cuesta más de 60.000 pesos y eso que ya es exagerando.

A raíz de la polémica de las mojarras ha salido a la luz muchos más casos de abusos por parte de los avivatos hacia los turistas, especialmente los extranjeros, pero esta problemática no es reciente, viene desde hace muchos años atrás y la administración pasada durante un breve periodo de tiempo reguló los precios de servicios y productos en las playas, en la cual una cerveza costaba 5.000 pesos, una carpa doble 40.000, un coco loco 27.500 pesos, y esos son precios justos que no son para nada descabellados, lastimosamente esa regulación que fue hecha de forma conjunta con la Corporación de Turismo de Cartagena hoy en día no aplica, lo cual permite que hoy en día abusen del turista, sin embargo la Policía de turismo cuenta con unidades móviles turísticas que cuentan con elementos para promocionar el turismo y también recibir las denuncias de forma ágil, consiguiendo así que el turista no tenga que desplazarse demasiado y evitar perder tiempo que puede ser valioso.

El reto para el nuevo Ministerio de Comercio, Industria y Turismo será corregir la problemática anterior evitando los abusos para los turistas y no solo de Cartagena sino de todas las regiones del País, a través de precios justos, pero respetando el principio de libre comercio, si se logrará erradicar esa problemática tan abusiva, se puede incrementar el turismo, lo que se traduce como mayores ingresos tanto para los que viven del turismo y a su vez un mayor recaudo para la Nación.

No todo debe ser negativo sobre Cartagena y sus habitantes, realmente hay personas muy honestas, conscientes y empáticos con el turista, como se evidencia lo malo, también debe rescatarse lo bueno, ya que como dicen por ahí “los buenos somos más”, no todas las mojarras que se comen en playa tienen un valor excesivo, se pueden encontrar mojarras y otra serie de servicios a precios verdaderamente accesibles; todos tenemos que aportar nuestro granito de arena para evitar que estas injusticias no vuelvan a ocurrir y no sigan manchando el nombre de Colombia y Cartagena, si vemos que se está cometiendo una arbitrariedad o injusticia, ayudemos al turista local e internacional, ya que la gratitud es algo que se retribuye y termina siendo gratificante.

About the author

Sebastian Moreno Bello

Soy estudiante de Derecho con ganas de dejar su huella en el mundo, apasionado por los temas coyunturales que nos rodean, me encanta el Chocoramo con una pony malta bien fría.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.